Beryl Swain, la primera piloto del TT de la Isla de Man

Beryl Swain, la primera piloto del TT de la Isla de Man

Una motera de pro a la que cortaron las alas


Tiempo de lectura: 5 min.

El 4 de junio de 1962 la británica Beryl Swain logró un hito, ser la primera mujer en competir como piloto en la carrera de motos más peligrosa del mundo, el Tourist Trophy de la Isla de Man (Reino Unido). Hoy, 8 de marzo, recordamos este hito en la corta carrera de la piloto.

Beryl J. Tolman nació un 22 de enero de 1936, y adoptó el apellido de su marido Edwin cuando se casó, en 1958. Previamente había trabajado como secretaria, pero ayudar a Edwin, que tenía un taller de motos, hizo que se convirtiese en motera también. En la imagen superior la vemos montando en una Maserati Tipo 50/T2/SS “Rospo” de 1957.

Su progresión como conductora fue muy rápida, ya que prácticamente empezó a montar en moto nada más casarse, y lo hizo en las pistas luchando contra hombres en la categoría de 50 centímetros cúbicos, incluso cató la categoría de 500 cc en el circuito de Hackney Wick. Beryl es del tipo A de moteros, es decir, que se ha caído (el tipo B es de los que se van a caer), pero aquel accidente en el segundo año no le hizo desistir de su empeño en seguir compitiendo.

En este vídeo histórico fechado el 18 de junio de 1962 podemos ver a Beryl Swain en acción en el circuito de Walthamstow. Hay que entender el contexto en el que se rodó, la describen como un “ama de casa” que tiene un “hobby particular”, y se refiere al sexo femenino como el “sexo débil”. Aún faltaba mucho territorio por conquistar en la batalla de la igualdad.

Pero Edwin era un adelantado a su tiempo y creía en el potencial de Beryl, apoyando su inscripción en el Tourist Trophy de la Isla de Man, que en la temporada de 1962 adoptó por primera vez la categoría de 50 cc. El circuito de la montaña Snaefell es de 60,725 kilómetros y tiene más de 200 curvas, y en muchas de ellas es fácil matarse.

No era la primera vez que una mujer competía en el TT, ya que Pat Wise acompañó en la categoría de sidecar a su marido Eric Olive en 1958. Esta vez iba a ser diferente, una mujer iba a estar a los mandos de la moto, y no precisamente en cualquier carrera, era una prueba puntuable para el mundial de motociclismo del FIM y era necesaria licencia para correr.

Beryl Swain 3 jpg

Beryl Swain tomó parte en la salida con una Itom de carreras que había sido puesta a punto por el matrimonio Swain, su dorsal fue el 54. En ese momento, Beryl tenía 26 años. Para la categoría ultraligera (50 cc) el recorrido constaba de dos vueltas, solo los seis primeros puntuarían. Estaban inscritos 33 pilotos en esa categoría, 32 eran varones.

Las motos de 50 cc más rápidas acabaron la prueba casi en 1 hora, ganó Ernst Degner con una Suzuki en 1 hora, 16 segundos y 4 décimas, a una velocidad media de 120,89 kilómetros por hora. Beryl Swain acabó en el puesto 22, y solo 25 corredores pudieron terminar la carrera. Tardó 1 hora 33 minutos y 41,4 segundos, su media fue de 77,78 km/h.

Detrás de cada resultado deportivo hay que fijarse en los detalles, no únicamente en las cifras. Y es que en la segunda vuelta la Itom sufrió una avería mecánica y Beryl no pudo acoplar la marcha más larga -tercera-, lo que le hizo perder tiempo. Beryl era rápida, en Brands Hatch se quedó a 3 segundos del mejor tiempo de su categoría.

Beryl Swain 2 jpg

Quería revancha, tenía que intentarlo al año siguiente y demostrar hasta dónde podía llegar sin que se averiase la moto, y en la categoría Senior de 500 cc

Ahí es donde entró en acción la FIM. Le retiraron la licencia para que no compitiera, y la razón es que daría muy mala fama a la carrera si una mujer sufría un accidente. En aquel entonces ellas eran consideradas como unas menores de edad que había que proteger, pues la muerte de participantes -varones- era un riesgo habitual en el TT de Man.

Para envolver el asunto en legalidad, impusieron una restricción de peso mínimo para el piloto, y como Beryl era una dama de peso contenido, no llegaba a dicha cifra. Swain trató de hacer presión y llegó a recurrir al vicegobernador de Man, sin éxito. No le dejaron competir, y Beryl Swain colgó los guantes.

Hubo que esperar a 1978 para que otra mujer participase en el TT de Man, fue Hilary Musson, que compitió contra hombres, y uno de ellos era su marido John. Hilary participó en ocho TT, y la estirpe continuó con su hija Gail, que corrió en la categoría de 125 cc en 2004.

La vida laboral de Beryl Swain continuó como gestora en tiendas de Sainsbury, y secretaria en una empresa que organizaba distribución de comida para personas mayores. Se acabó divorciando y no tuvo hijos para que siguieran su ejemplo. Beryl Swain falleció el 15 de mayo de 2007, ya enferma de Alzheimer.

Es una pena que no se pudiese comprobar hasta donde llegó su potencial como piloto, pero sirvió de ejemplo para otras mujeres que han competido en motociclismo. En la actualidad las mujeres han llegado, afortunadamente, mucho más lejos tanto en las motos como en la vida en general, y todavía tienen mucho por conquistar.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.