Menu

Yamaha Tricity 300: la firma de los diapasones apuesta por las tres ruedas

Motor de Yamaha XMAX 300 y homologado para llevar con carné de coche

Featured Video Play Icon

Yamaha parece querer apostar por los vehículos de tres ruedas y, por ello, nada mejor que anticiparnos en el Salón de Tokio el nuevo Yamaha Tricity 300. Este scooter, presentado ya el año pasado en Milán como el Yamaha 3CT en versión prototipo, ha sido mostrado hoy en la capital nipona aunque el grueso de sus características será desvelado en el EICMA 2019. No en vano el grueso de las ventas se repartirán en Europa.

El nuevo Yamaha Tricity 300 comparte elementos con su hermano pequeño, el Tricity 125. Pero también con el que podemos considerar el hermano mayor, el Yamaha Niken. Hablamos del tren delantero desarrollado por la marca y que recibe el nombre de sistema Leaning Multi-Wheel o LMW. Este tren delantero funciona gracias a una doble horquilla (dos tubos por rueda) y un sistema de trapecios superior que le permiten inclinarse en las curvas.

El motor que lo propulsará es el mismo ya visto en el Yamaha XMAX 300. Se trata del monocilíndrico de 292 cc Blue Core capaz de desarrollar 28 CV, cifras superiores a la mayoría de sus competidores directos. Otros detalles destacables es su sistema de iluminación LED, un frontal muy musculoso, un diseño de llantas muy bonito y diferente, etc.

Yamaha Tricity 300 00

Pero el aspecto más destacable del Yamaha Tricity 300 es que ha sido homologado para poder ser utilizado con el permiso B de coche, a pesar de que cubica más de 125 cc. Esto es gracias al ancho de vías delantero es superior a los 460 mm y que incorpora un freno combinado que se acciona con el pie derecho además de la posibilidad de bloquear la dirección para poder estacionar sin pata lateral o caballete. E incluso detenernos en un semáforo sin bajar los pies.

Todos los datos técnicos además serán publicados, como decíamos, en poco más de una semana con motivo del Salón de Milán 2019.

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.