Moto del día: Suzuki VL 800 Intruder Volusia

Moto del día: Suzuki VL 800 Intruder Volusia

Cuando los japoneses jugaban a ser americanos


Tiempo de lectura: 3 min.

La Suzuki VL 800 Intruder Volusia es otra de esas customs a la americana venidas desde japón. A finales de los 90 y comienzos de siglo este tipo de motos estaban de moda y todas las marcas asiáticas se lanzaron a diseñar y comerciar sus propios modelos al estilo de las Harleys estadounidenses.

En España los fabricantes japoneses tuvieron mucho éxito con sus modelos de acceso de baja cilindrada que ponían este tipo de moto al alcance de conductores que no tenían el dinero y/o las habilidades de conducción como para ponerse tras el manillar de una gran máquina americana. Pero no fueron solo pequeñas 125 y 250 lo que vendieron los japoneses como la Suzuki Intruder 125. También les dio por construir motos con grandes motores de tacto percherón y par infinito.

Una de ellas fue nuestra protagonista, la Suzuki VL 800 Intruder Volusia, que con su bicilíndrico refrigerado por agua de 805 cc buscaba ofrecer esa experiencia de auténtica custom con par de locomotora. El resto de la moto consistía en un conjunto de grandes dimensiones, con casi 2,5 metros de largo, todo ello muy ornamentado con cromados por todas partes y una gran atención por los pequeños detalles.

Suzuki VL 800 Intruder 02

La potencia no era excesiva, ya que el bicilíndrico de agua, aunque con los aditamientos propios de las mecánicas de aire, erogaba únicamente 52 CV los cuales empujaban la moto hasta unos aceptables 175 Km/h de punta. La caja de cambios de cinco velocidades es otra de esos detalles que no podríamos calificar como… al la vanguardia de la técnica. De todas formas las custom nunca han sido para correr así que con una cifra de potencia casi de “A2” era sobradamente suficiente para disfrutar de la conducción.

Estéticamente destacaba el gran guardabarros delantero envolvente, un depósito ancho con forma curvada de lágrima y esa pareja de enormes escapes que discurrían por el lateral derecho del conjunto, acababan en forma de bisel y que tenían un sonido sencillamente espectacular, como buen bicilíndrico “gordo” de giro tranquilo y sosegado.

Suzuki llegó a ofrecer otras motos todavía más bestias que esta como la Intruder C 1800 R, con más del doble de cubicaje, pero que en mi opinión eran excesivas a todas luces. Esta 800 era el punto perfecto, el término medio para tener una gran custom sin volverse locos con excentricidades ni cosas raras.

Suzuki VL 800 Intruder 03

A nivel dinámico destacaba por su estabilidad gracias a la enorme distancia entre ejes que tenía, aunque pecaba un poco en agilidad como es lógico. El generoso peso del conjunto tampoco ayudaba a la presteza en las maniobras aunque al estar ubicado muy abajo, era una moto amable y funcional en el día a día y por ciudad.

Pese a ser una moto con una calidad de fabricación envidiable y una fiabilidad infinita, seguía siendo más barata que las propuestas de occidente, llegadas desde el otro lado del Atlántico. A comienzos de siglo podía comprarse por la nada descabellada cifra de 8.100 euros. Aunque siempre estaba aquello de que una Harley era una Harley, y ese icono, esa personalidad, ese rollito no lo tenían las propuestas japonesas, por más que luego fueran motos mejor ejecutadas y más baratas.

Hoy en día pueden encontrarse unidades de segunda mano por unos 3.500 euros, dependiendo claro está del kilometraje y estado de conservación. Si te gusta esta moto es una gran oportunidad, ya que son modelos que por norma general se han conducido de forma amable y sosegada, sin agresividad ni malos tratos. Entre eso y la baja cifra de potencia específica… tienes moto para rato.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Suzuki VL 800 Intruder con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.