Esta Vespa 150 TAP está a la venta e incluye el cañón, por lo que pueda pasar

Esta Vespa 150 TAP está a la venta e incluye el cañón, por lo que pueda pasar

Una de las versiones más extrañas que se han producido de la Vespa, especial para el ejército francés


Tiempo de lectura: 3 min.

Es probablemente una de las Vespa más raras de toda la historia. A lo largo de la historia, las motocicletas han formado parte de las contiendas (mensajería, traslado de tropas, escolta, etc), pero pocas marcas pueden decir que su moto era un cañón, literalmente. De la Vespa 150 TAP os hablamos hace tiempo, pero aprovechando que un ejemplar ha salido a la venta, vamos a ahondar un poco en su historia.

En 1955, Vespa presentaba la Vespa GS 150 y caracterizada por un motor más potente, haciendo honor así al acrónimo GS (Gran Sport). Tomando como base este modelo, el Ministerio de Defensa Francés (Ministère des Armées) encargó a Piaggio la fabricación de una motocicleta con unas características muy peculiares: debía poder embarcarse en un avión, lanzarse en paracaídas, ser capaz de transportar un cañón antiblindado y a pesar de todo ello, no perder la agilidad siendo fiable y fácilmente reparable en cualquier lugar.

Nacía así la Vespa 150 TAP, en un primer momento para ser utilizada en la Guerra de Indochina por las tropas del CEFEO (Corps expéditionnaire français en Extrême-Orient), Con ellos esperaban hacer frente a los T-34 soviéticos que estaban en manos de las tropas del Viet Minh del general Giap. Sin embargo, la caída de Dien Bien Phu antes de que estuviese completada impidió que entrara en combate, aunque sí lo haría posteriormente en la Guerra de Argelia.

 Vespa 150 TAP

Entró en producción en 1956, en las instalaciones de la filial francesa de Piaggio denominada ACMA (Ateliers de Construction de Motocycles et Automobiles), donde ya se producían las Vespa bajo licencia. De hecho en el logotipo se puede leer Piaggio y ACMA París. Unos meses antes de empezarse a fabricar y en el marco del 33º Salón del Automóvil de Milán, la Vespa 150 TAP fue presentado en sociedad. Las siglas TAP respondían, por un lado, al acrónimo italiano Truppe Aero Paracadutate y por otro, al francés Troupes Aéroportée.

Partiendo de la Vespa GS 150, se recortaba el guardabarros delantero (evitando así la acumulación de barro) y el escudo frontal, para dar cabida así al cañón M20 sin retroceso de 75 mm fabricado en Estados Unidos, capaz de atravesar blindajes de hasta 100 mm de espesor. Tras el escudo había un depósito para la gasolina y otro para el aceite. En la parte trasera, un portaequipajes es capaz de albergar un total de seis proyectiles. Además la Vespa 150 TAP contaba con refuerzos estructurales tanto en el perímetro exterior como en la zona del tubo de escape, pensados sobre todo para cuando eran lanzadas desde un avión (normalmente los Fairchild C-119 Flying Boxcar). A pesar de todas las modificaciones, no era demasiado pesado (115 kg).

En total se produjeron casi 600 unidades, y el ejemplar que ha puesto a la venta Ruote da Sogno no entró en batalla. Fue completamente restaurada, hasta el más mínimo detalle, e incluye el cañón con seis proyectiles e incluso el raro remolque trasero de una rueda que servía para transportar más material. En un estado que podríamos considerar nuevo, esta Vespa 150 TAP se vende por 40.000 euros. Sin duda, un pedazo de historia del fabricante de Pontedera.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.