Moto del día: ABC Skootamota

Moto del día: ABC Skootamota

El primigenio scooter seguía en busca de su perfeccionamiento


Tiempo de lectura: 3 min.

A principios del siglo XX, el Auto-Fauteuil revolucionó la movilidad. O puede que no, pero al menos sentó las bases para lo que luego conoceríamos como scooter. Pero en esta evolución, y hasta llegar a las populares Vespa o Lambretta, hubo otros protagonistas que hoy en día son bastante desconocidos. Como por ejemplo el que hoy os traemos, que apareció casi cuando se apagaba la llama del invento de George Gauthier. Su nombre, ABC Skootamota, ya es un claro indicativo de lo que se traían entre manos.

En 1914, Ronald Charteris fundaba ABC Motorcycles en Londres, y lo hacíados años después de haber lanzado All British Engine Company Ltd., conocida más tarde como ABC Motors. Su ingeniero jefe, Granville Bradshaw, fue un auténtico genio que trabajó en motores de aviones, automóviles y motocicletas. De hecho, la ABC 400 que diseñaron fue un modelo adelantado a su tiempo, con motor bóxer transversal. Pero vamos a dejarlo aquí, ya que esa será otra historia.

Fue en 1919 cuando el ABC Skootamota ver por primera vez la luz. Para ello se construyó un chasis tubular de acero abierto, con una plataforma plana para los pies. En la parte posterior, justo detrás del asiento y encima de la rueda trasera, se ubicaba el motor en posición horizontal. Era un monocilíndrico de cuatro tiempos y 123 cc de tipo IOE (intake/inlet over exhaust), también llamados de admisión por encima del escape. Posteriormente sería usado uno más habitual (lógicamente ahora) de válvulas en cabeza. No era especialmente rápido, superando por poco los 20 km/h, pero suficiente para desplazamientos urbanos.

ABC Skootamota 03

Sobre el propio motor se colocaba el depósito de combustible, que suministraba la gasolina por gravedad al carburador. La transmisión era por cadena y los frenos era de tipo cinta, instalados en el los bujes de las ruedas, las cuales eran de menor diámetro que en las motocicletas. Los primeros modelos carecían de freno delantero, situando únicamente un pedal en la propia plataforma, con el cual se accionaba el freno trasero.

Este detalle fue concebido pensando en los conductores de automóviles. Luego se instaló otro freno delantero, comandado desde una leva en el manillar derecho. Desde aquí también se controlaba la válvula de escape y el acelerador. Como si de una bicicleta se tratara, tanto el manillar como el asiento se podían regular en altura, adaptándose así a las diferentes tallas.

Como os podéis imaginar, el vehículo fue muy popular entre las mujeres, ya que les permitía ir sentadas cómodamente con falda. Carecía de suspensiones, por lo que el asiento iba montado sobre muelles. No había hueco para guardar nada bajo el asiento como en los scooter actuales, o sí, puesto que había una pequeña caja de herramientas en la propia plataforma. Incorporaba un caballete para su estacionamiento.

ABC Skootamota 02

Estuvo en producción hasta 1922, momento en el cual ABC Motorcycles echó el cierre (quedaría la división de automóviles, comprada en 1951 por Vickers). Aunque fue lanzada para dar continuidad a los trabajadores que fabricaban aviones durante la Primera Guerra Mundial, el coste de desarrollo de unas motos de vanguardia tecnológica impidió que fuese viable económicamente. Aunque por suerte nos dejaron verdaderas motos adelantadas a su tiempo, como este ABC Skootamota.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.