Moto del día: Auto-Fauteuil

Moto del día: Auto-Fauteuil

Este invento de 1902 está considerado como el precursor de los scooter actuales


Tiempo de lectura: 3 min.

Como muchas veces ocurre, los historiadores no se ponen de acuerdo para algunas cosas. ¿Cuál fue la primera motocicleta? ¿Fue el velocípedo Roper a vapor? ¿Quizás el Michaux-Perreaux? ¿O fue la Daimler Petroleum Reitwagen? Pues en muchos casos depende a quién preguntes, o la fuente que consultes. En el caso de los scooters ocurre algo parecido, pues nadie se pone de acuerdo. Pero por ello nosotros consideramos el Auto-Fauteuil como el precursor de este tipo de vehículo urbano tremendamente práctico.

¿Por qué? Pues porque consideramos que cumple perfectamente la definición de scooter. Este tipo de vehículos en su definición más pura debe constar de un chasis abierto, un motor situado en la parte trasera, ruedas de pequeño tamaño y a poder ser, una carrocería que proteja a su conductor. Es cierto que este último punto no esté contemplado, pero visualmente encaja a la perfección con la silueta que todos tenemos en nuestra mente.

El Auto-Fauteuil aparece por primera vez en 1902. Su inventor fue George Gauthier, quien poco antes había fundado Georges Gauthier y Cie. en la ciudad de Blois (Loir-et-Cher, Francia). Buscaba desarrollar un vehículo que uniese las ventajas de una motocicleta y un automóvil, pero que no tuviese ninguna de sus desventajas. Lo más importante era que los clérigos, médicos, nobles e incluso mujeres pudiesen usarlo con su ropa habitual, que solía ser abrigos largos hasta los pies o faldas. Su uso, en una moto normal, era imposible o como poco para nada recomendable (o nada decoroso).

Auto Fauteuil 01

Gauthier desarrolló un chasis bajo, muy similar al que hoy en día podemos encontrar en un scooter. Dadas sus características, el motor solamente podía ubicarse bajo el asiento. Precisamente es el asiento el que da nombre al vehículo, pues Auto-Fauteuil, significa literalmente “Auto-Sillón”. Otra cosa no, pero cómodo debía ser un rato. Ahí tenías que ir sentado como un señor.

La transmisión a la rueda posterior se conseguía mediante una cadena. Mención especial a las ruedas, de un diámetro claramente inferior al usado en las motocicletas de aquella época, quienes compartían medida con las bicicletas de las que habían derivado.

En un principio, el Auto-Fauteuil empezó usando motores De Dion Bouton de 269 cc, de cuatro tiempos y una potencia aproximada de entre 2,5 CV y 3,5 CV. Las había tanto en versión refrigerada por aire como por agua. Debemos tener en cuenta que en aquella época los motores de combustión estaban en pleno auge, y por lo tanto en un año conseguían mejorar enormemente sus prestaciones.

Posteriormente, el propio George Gauthier desarrolló sus propios motores, de 390 cc (3,25 CV) o 432 cc (3,75 CV). Aunque es cierto que hay baile de cilindradas y números, pero lo que en algunos escritos se habla de motores monocilíndricos de 490 cc.

Auto Fauteuil 02

El arranque era a manivela, contando con un embrague que se accionaba desde la mano derecha. Fue la primera motocicleta que utilizó un caballete central, algo que no se volvería a ver mucho tiempo después. Se podía además pedir con varias opciones, entre ellas suspensión de ballestas o un escape que servía de calentador de pies en los días más fríos.

El Auto-Fauteuil estuvo en producción hasta que comenzó la Primera Guerra Mundial. Tras finalizar el conflicto, hubo un intento por parte de George Gauthier de retomar el proyecto, pero se había quedado claramente desfasado, con lo que en 1922 cesó su producción, aunque sin duda fue todo un adelantado a su tiempo.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!