Moto del día: Aprilia Red Rose 125

Moto del día: Aprilia Red Rose 125

Una rosa roja con cuerpo de custom y alma de deportiva


Tiempo de lectura: 5 min.

A finales de los 80 las marcas italianas copaban el mercado del octavo de litro con innumerables versiones en todos los segmentos de las dos ruedas. Pero quizás la Aprilia Red Rose 125 fuera un oasis dentro de aquella vorágine, donde las custom con un motor 2T de hasta 125 cc no abundaban precisamente, salvo excepciones como la Cagiva Blues 125, que usaba una receta similar.

La idea era clara, crear una motocicleta a imagen y semejanza de las chopper más destacables del momento, pero incorporando el famoso propulsor Rotax, que para esta ocasión se decidió “capar”, ya que las pretensiones de la Red Rose no eran las de bajar tiempos en un circuito, como sí podría serlo en su hermana la Aprilia AF1 125, que disponiendo del mismo motor, contaba con una filosofía bien distinta.

Así que el monocilíndrico de dos tiempos, refrigerado por agua y 124 cc conseguía rendir para esta versión custom, 26,5 cv a 10.000 RPM, manteniendo prácticamente inalterada su arquitectura mecánica respecto a las versiones deportivas de la marca, salvo en el apartado de la alimentación, donde contaba con un carburador Dell’Orto de 26 mm, en lugar del 34 mm que portaba la AF1.

Aprilia Red Rose 125 2

La Aprilia Red Rose 125 significaba un cambio en el concurrido segmento de los 125 cc donde las deportivas eran “las dueñas del corral” y favoritas de la mayor parte de la clientela

Además, el sistema de escape tampoco era el mismo que la deportiva italiana, que aunque contaba con válvula de escape neumática, la potencia quedaba reducida finalmente un poco en esta versión custom de Aprilia. No obstante, con pequeños cambios se podía llegar con facilidad a los 30 CV que declaraba la versión deportiva de la marca.

Siguiendo en el plano mecánico, nada se dejó al azar en aquella custom que Aprilia lanzaba al mercado allá por 1989. Además del Rotax 123 que usaba la marca italiana en todas sus versiones deportivas, también aprovechaba el cambio de seis relaciones o el sistema de arranque eléctrico, por lo que la comodidad y eficiencia en su conducción estaba garantizada.

A nivel de parte ciclo, la Red Rose contaba con un chasis doble cuna de acero que quedaba apoyado sobre una horquilla convencional compuesta por barras de 35 mm en su tren delantero, así como un doble amortiguador en la trasera, buscando ante todo el confort de marcha, no tanto la eficacia a nivel deportivo.

Aprilia Red Rose 125 3

Fotografía: neveragain (Bikepics.com)

El motor era el mismo que propulsaba a su hermana de gama la Aprilia AF1 y que después portaría la bella RS Extrema a principios de los 90

Para la frenada la marca de Noale dotó a la Red Rose de disco en ambos ejes, con medidas en 260 mm y pinza de doble pistón para el tren delantero y de 240 mm y pinza de pistones contrapuestos para la zaga, ambos anclados en llantas de 19 y 16 pulgadas -respectivamente-, con neumáticos en medidas 90/90 y 130/90, siguiendo de esta manera la tendencia del momento en el segmento chopper de rueda estrecha en el frontal.

El peso final declarado era de 120 kilogramos en vacío, contando con una capacidad de depósito de 14,5 litros incluida la reserva, que le otorgaba una autonomía cercana a los 300 kilómetros si nos controlábamos con el gas y no abusábamos del empuje de la italiana con la válvula de escape abierta en torno a las 7.000 RPM.

Con una velocidad máxima que superaba los 140 km/h, era capaz de aguantar ritmos de custom de mucha más cilindrada sin inmutarse, solo o acompañado, ya que gozaba de un sillón a dos alturas bastante confortable, aunque si bien es cierto, carece de cúpula frontal que nos resguardarse un poco del aire cuando acrecentábamos el ritmo.

El conjunto de la Aprilia Red Rose 125 era fantástico para disfrutar solo o en pareja de las virtudes de su propulsor, capaz de superar con facilidad los 140 km/h reales y mantener cruceros al ritmo de motocicletas de mayor cilindrada

En cuanto a terminaciones y equipamiento, la Aprilia Red Rose 125 presumía de unas calidades dignas de cualquier motocicleta de la casa de Noale, con una gran profusión de cromados, un completo cuadro de instrumentos, así como la opción de instalar un respaldo para el pasajero o un pequeño cupolino en su frontal.

Durante seis años esta custom 2R de 124 cc se mantuvo en el candelero junto con el resto de motocicletas de la marca italiana. Después llegó una versión denominada Classic, algo descafeinada respecto de la Red Rose, que incluso podía limitarse a 15 CV de potencia para los nóveles del A1. También se comercializó en versiones de 50 y 75 cc, siendo esta última sustituida por la mencionada Red Rose 125 con el cambio en la normativa que regulaba los carnés de conducir en nuestro país, aunque evidentemente las prestaciones quedaban mermadas por las limitaciones impuestas.

En la actualidad pocas son ya las Red Rose que circulan por nuestras carreteras. En parte por lo reducido de sus ventas en su momento, básicamente por lo especial del modelo en sí y una clientela prácticamente testimonial, pero también porque no han sido mantenidas y conservadas a lo largo de los años. Así que si conservas una de estas custom 2T puedes considerarte un afortunado, por poseer un pedacito de historia del segmento de las 125 cc noventeras.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Aprilia Red Rose 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!