Moto del día: Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter

Moto del día: Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter

Cuando los de Noale dieron al público lo que pedía, una Tuono en kit para montar uno mismo


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuántas veces habremos soñado con aquellas musculosas Aprilia RSV Mille… Y posteriormente con su versión naked, la picante Aprilia Tuono 1000R. Pero, ¿sabíais que la Tuono surgió primero como un kit que vendió Aprilia en un número limitado de unidades y que permitía transformar la Falco en una Street Fighter? Pues os presentamos la Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter. Y no, no dejes que los cromados te dejen ciego. El cambio de siglo fue difícil para los diseñadores.

Pongámonos en situación. En 1998 Aprilia lanzó la RSV Mille y un año más tarde, la Aprilia SL 1000 Falco como apuesta para el segmento sport touring. Eran 118 CV en vez de 128 CV, una posición de conducción ligeramente más elevada, un carenado que protegía algo más a su piloto y… lo cierto es que había pocos más cambios, por lo que acabábamos teniendo una Mille ligeramente capada.

Pero claro, estamos a finales de los 90 y en muchos países surgió la fiebre Street Fighter. Muchas deportivas fueron canibalizadas eliminando sus carenados, colocando un manillar alto con una careta de dudoso gusto y los más atrevidos, colines de formas imposibles y que apuntaban al cielo con lo que no sabías si eso era así o bien habían sido embestidas por detrás en un semáforo.

Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter 03

Foto: Eric Putter

Y la Falco no se libró aunque por suerte, sus propietarios fueron menos german style y optaron por cambiar el manillar, el frontal y poco más. Y entonces alguien en la fábrica de Noale tuvo una magnífica idea: ¿por qué no crear un kit específico para la Falco y venderlo a sus propietarios que busquen una moto de reacciones más rápidas en carreteras de curvas y a la vez, todavía más cómoda gracias a un manillar sobreelevado?

Dicho y hecho, en 2002 se puso a la venta el Falco Streetfighter Kit en un número limitado de unidades y a un precio que rondaba los 2.000 dólares de la época (unos 1.800 euros). Por este precio te llevabas todo lo necesario para cambiar completamente el look de tu montura, pudiendo además hacerlo uno mismo en el garaje de casa en unas pocas horas.

El kit estaba compuesto por una tija superior con anclajes para el nuevo manillar elevado. El cambio de posición exigía unos latiguillos de freno más largos, que también se suministraban. El carenado frontal era diferente, algo más pequeño e incluía la óptica. Al prescindir de parte del carenado, se incluían dos tomas de aire para seguir canalizando el aire hasta el airbox y a la vez proteger la entrada de elementos extraños mediante una rejilla. También los retrovisores se trasladaban a los extremos del manillar.

Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter 05

Foto: Eric Putter

Otro elemento que había ahora que cubrir era el radiador, así que había un par de tapas laterales. El guardabarros delantero y trasero también eran nuevos junto a los espejos, intermitentes y portamatrículas. Se había diseñado una quilla y un cubre discos delantero que nos recuerda mucho a las tomas de aire que lleva actualmente la RSV4 RR. Además de todo ello, unos nuevos escapes con un codo más vertical elevaban su posición y, con ello, unos soportes de estriberas reubicaban la posición de los pies del pasajero.

Y por último, algo más de chicha con una ECU desarrollada específicamente que te regalaba 5 CV. Ah, por cierto, para evitar violentas sacudidas del tren delantero, también pensaron que lo mejor era colocar un amortiguador de dirección.

Si volvemos a pensarlo y tenemos en cuenta que todo esto costaba unos 1.800 euros en 2002, hoy en día con la pertinente inflación hablamos de menos de 2.600 euros. Sinceramente, era una auténtica ganga, por lo que no nos extraña que se vendiese como churros hasta agotarse en muy poco tiempo.

Y claro, si sacas un producto y ves que se vende tan exageradamente bien, ¿cuál es el siguiente paso? Pues para Aprilia fue lanzar la Aprilia Tuono R Limited. Solo 250 unidades, para probar. Y como de nuevo superó las expectativas de los más optimistas, acabó creando una de las motos más divertidas y eficaces del mercado.

Aprilia SL 1000 Falco Streetfighter 04

Foto: Eric Putter

Y sí, lo sé, no hemos comentado que la mayoría de piezas venían cromadas porque en Aprilia pensaron que era una buena idea que hiciesen juego con el chasis pulido. Bueno, lo cierto es que no siempre iban a acertar en todo, ¿no?

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!