Moto del día: Aprilia Sportcity 200

Moto del día: Aprilia Sportcity 200

Potencia y versatilidad en este scooter de la casa de Noale


Tiempo de lectura: 4 min.

Nuestra protagonista de hoy, la Aprilia Sportcity 200, formaría parte de la gama de la marca de Noale desde mediados del 2004 -en el que aparecería en escena junto a la versión de 125 cc- y que se mantendría hasta entrado el año 2008. Fue el momento en el que una nueva variante de 250 cc e inyección electrónica daría definitivamente el relevo a esta versión de 198 cc, entre otras cosas por no poder superar las normativas anticontaminación de aquel momento.

Pero centrándonos en la Sportcity 200, habría que definirla por encima de cualquier otra cosa como potente y versátil. Lo primero, por aquel entonces entregar una potencia final de 21 CV a 9.000 RPM, dentro del segmento de los scooter con un propulsor 4T de casi 200 cc de cilindrada y un solo cilindro, estaba al alcance de muy pocos, por no decir de solamente este modelo en cuestión. Además, alcanzaba una velocidad máxima cercana a los 120 km/h, que le otorgaba una buena solvencia en carretera abierta.

Por otro lado, tanto su línea y compactas dimensiones, unido al empleo de unas llantas de quince pulgadas calzadas con neumáticos 120/70 delante y 130/80 detrás, dotaban al Sportcity de una notable agilidad, así como de una conducción adaptada a casi cualquier tipo de piloto, convirtiéndola en una de las opciones más atractivas dentro del mercado de los scooter de pequeña cilindrada.

Aprilia Sportcity 200 1

La Aprilia Sportcity 200 se posicionaba como uno de los scooter más rápidos y efectivos de la categoría, además de contar con una gran versatilidad de uso

Volviendo al propulsor, que se posicionaba como elemento estrella del Sportcity, hay que hacer mención a algunos aspectos que nos parecen interesantes. Por ejemplo su alimentación, que siguió siendo de carburador hasta la llegada de su sucesora en los 250 cc. Por otra parte disponía de encendido electrónico y un embrague por medio de un sistema centrífugo automático en seco, por el que se trasladaba potencia mediante el convertidor automático hasta la rueda posterior.

Si hablamos de parte ciclo, nos encontrábamos con un marco de doble viga en acero con cuna abierta. Las suspensiones, por su parte, estaban compuestas de una horquilla frontal de tipo telehidraúlica conformada por sendas barras de 35 mm y un recorrido de 100 mm. En la parte trasera disponía de una pareja de amortiguadores laterales y un basculante oscilante al que daba forma el propio propulsor.

La frenada quedaba encomendada a un disco de 260 mm de diámetro, accionado por una pinza flotante de doble pistón en el eje delantero y un segundo disco, de 220 mm de tamaño, mordido por una pinza de doble pistón opuesto en la parte trasera, siendo totalmente efectivos y suficientes como para detener con garantías los aproximadamente 150 kilogramos en seco que declaraba la marca.

Una parte ciclo, acorde a las prestaciones del propulsor, le daba a esta Sportcity 200 garantías suficientes para un uso intensivo en el día a día, tanto en ciudad como carretera abierta

En cuanto a cotas totales, el scooter Sportcity 200 contaba con una distancia entre ejes de 1.365 mm, siendo el largo total de 2.100 mm. La base del sillín la encontrábamos a 780 mm del suelo, y si de capacidades hablamos, el scooter de Noale disponía de un depósito de combustible de 9 litros junto a una reserva de 1,5 litros, lo que le permitía medias de autonomía en torno a los 200 kilómetros.

Por último y no menos importante, nos encontrábamos con un producto bien rematado, en el que podíamos encontrar desde un pequeño hueco portaobjetos bajo el sillón, pasando por doble espejo retrovisor, asas laterales para el pasajero o un completo cuadro de instrumentos compuesto de un velocímetro analógico, tarado hasta los 160 km/h, y una pantalla digital junto a este, operada desde un botón en la piña derecha, donde podíamos disponer de datos como el nivel de combustible, hora o parciales de kilómetros recorridos.

Con un precio que no alcanzaba los 3.000 euros en 2005, se posicionaba como una de las mejores opciones en su segmento por relación calidad-precio-prestaciones. En la actualidad, podemos encontrar algunas unidades a partir de los 800 euros, por lo que puede ser una buena opción para quien busque un scooter ciudadano con un motor solvente al que se le suma una utilización muy polivalente.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Aprilia Sportcity con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!