Moto del día: Ariel Leader 1958

Moto del día: Ariel Leader 1958

Con su carenado como principal característica, la Ariel Leader fue uno de los modelos urbanos más prácticos de la época


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy en día todos los tipos de vehículos tienden a una mayor versatilidad. Incluso las bicicletas, dentro de las cuales se está potenciando el concepto de “gravel” como una mezcla antes imposible entre montura de carretera y rutera para pistas de tierra. Así las cosas, resulta interesante buscar referentes en el pasado que fueran anunciando estas hibridaciones que ahora vemos en los crossover, los SUV y diversas motocicletas como las scooter Adventure de Honda. En ese sentido, el Reino Unido vio en 1958 el lanzamiento de un modelo que prometía “la comodidad de un scooter con la potencia de una motocicleta”. Hablamos de la Ariel Leader.

Una moto urbana apta para viajes cortos por carretera pionera en varios aspectos. Pero malograda a la hora de competir con los modelos japoneses que empezaron a proliferar en la Inglaterra de los sesenta. No obstante, antes de ser uno de los últimos modelos de Ariel – empresa que empezó fabricando bicicletas en 1902 – la Leader dejó soluciones de equipamiento, aerodinámica y ventas muy comunes hoy en día. Para empezar, lo primero que nos llama la atención es el profuso carenado de todas las partes. Integrando bajo sus chapas de acero las partes funcionales de la motocicleta para mejorar así la aerodinámica del conjunto.

Algo que, además, ayuda a crear una estética tan cuidada como diferenciada, lo cual se ve aupado con una amplia gama de combinaciones cromáticas principalmente en tonos pastel. De esta forma se empieza a crear un amplio programa de personalización, mejorando el servicio de ventas al ofrecer múltiples opciones a gusto del cliente. Todas ellas orientadas a mejorar el equipamiento, el cual incluía la posibilidad de montar un amplio parabrisas en plexiglas. Primera vez que esta pieza se ofrecía en una motocicleta británica de serie. Otro de los puntos a favor de la Ariel Leader, la cual resolvía a la perfección las necesidades de movilidad urbanas.

ariel leader 1959 (1)

El carenado de la Ariel Leader fue su principal característica, el cual integra casi todas sus partes en un conjunto homogéneo y práctico

Ariel Leader, tan efectiva como malograda

A veces las apariencias engañan, especialmente si esto interesa para camuflar un determinado espacio o uso. Característica de esta motocicleta, la cual esconde su portabultos en lo que parece el depósito de la gasolina. Y es que por delante del asiento corrido para dos personas no hay una cavidad llena de combustible, sino el hueco donde poder guardar el casco o un bulto ligeramente mayor. Además, para completar el necesario carácter práctico de toda motocicleta urbana la Ariel Leader integra en sus líneas fluidas dos alforjas rígidas.

De esta forma la practicidad está asegurada, quedando para el apartado mecánico un motor de dos tiempos y 249 cm3 capaz de entregar 16 CV a 6.400 revoluciones por minuto para llegar hasta los 109 km/h. Más que suficiente para una motocicleta que, más allá de lo urbano, sólo se planteaba para desplazamientos cortos por carretera en el contexto de áreas metropolitanas. Algo muy útil en Inglaterra, en la cual gran parte de la población vive diseminada por amplias zonas rurales dependientes de pequeñas ciudades cercanas.

ariel leader 1959 (2)

El programa de personalización no sólo incluía una variada gama de opciones como el parabrisas, sino especialmente múltiples combinaciones cromáticas

Respecto a los consumos, la Ariel Leader marcaba una media de 3’5 litros a los cien. Quizás algo subido para una urbana de la época, pero no cuando recordamos la promesa de la empresa: “con la potencia de una motocicleta”. Además, con elementos como la transmisión de cuatro velocidades el peso subía hasta los 150 kilos, asegurando para las en torno a 22.000 unidades fabricadas un buen aplomo en marcha. Desgraciadamente, a pesar de todas estas características la Leader no pudo sobrevivir al embate de las eficientes y atractivas motocicletas japonesas que deslumbraron a los británicos a finales de los sesenta.

No obstante, la Ariel Leader queda para el recuerdo como una montura llena de opciones, con un buen confort de marcha y, sobre todo, un diseño muy cuidado gracias al profuso carenado. Sin duda una clásica de lo más atractiva para cualquier aficionado al motociclismo británico.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Francisco
Invitado
Francisco

Creo que hay una errata en los 190 kms/h.

Pablo Mayo
Editor

Cierto Francisco, se nos movió el “9” de sitio. Muchas gracias por avisar.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez