Moto del día: Bimota DB6 Delirio

Moto del día: Bimota DB6 Delirio

Nunca un nombre había sido tan acertado para una moto


Tiempo de lectura: 4 min.

Quizá este sea uno de los mejores nombres para referirse a una moto de este calibre. La Bimota DB6 Delirio nació a principios de nuestro siglo como un producto de corte deportivo y desnudo. Llegó tras el renacimiento de la compañía una vez que Roberto Comini adquirió la firma en 2003. Era la más “barata” de la alineación, aunque con una tarifa superior a los 20.000 euros seguía sin ser lo que se dice una ganga.

El lenguaje de diseño único de Bimota siempre había atraído a muchos fanáticos y algunas de sus motos son consideradas como las más bellas de las carreteras. Sin embargo, las máquinas de la compañía de Remini no solo destacan por su atractivo, sino que también son bastante capaces y han solido estar equipadas con las últimas tecnologías del mercado. La DB6 Delirio no es una excepción, ofreciendo una gran estabilidad, velocidad y precisión.

La Bimota DB6 Delirio es el ejemplo perfecto de estilo naked. Las líneas rectas dejan el chasis y el motor a la vista en un conjunto muy minimalista. El carenado frontal, por ejemplo, recuerda a un avión de combate en modo de ataque, y su agresivo aspecto se completa con una pareja de silenciadores bajo el asiento. También se ofreció una versión R, donde su aspecto quedaba definido por la bandera italiana y una serie de ajustes que la hacían parecer más amenazadora.

Bimota DB6 Delirio (1)

La Bimota DB6 Delirio tomaba su base de la anterior DB5, también con motor Ducati y diseñada por el mismo hombre: Sergio Robbian

“La DB6 Delirio se ha convertido en una realidad -desde el lápiz de Sergio Robbiano hasta el ordenador de Alberto Strada y las manos doradas de Enrico Borghesan- y las mentes, las almas y las manos de todos en Bimota. Los datos técnicos confirman lo que es obvio a primera vista: la Delirio ofrece un rendimiento sobresaliente. El motor y el chasis se mezclan en perfecta armonía. El rendimiento y el manejo se complementan con una posición de conducción agresiva pero cómoda. Es la primer biposto de la nueva generación”, decía el comunicado de prensa en 2005.

El corazón de esta bestia italiana es un bloque de dos cilindros montados en forma de V a 90 grados. Es un motor de cuatro tiempos con una capacidad de 1.078 cm3. El propulsor, de origen Ducati, cuenta con inyección electrónica de combustible y un arranque eléctrico. En lo que respecta al rendimiento, es capaz de generar 92 CV a 8.500 RPM y 87,5 Nm a 5.750 RPM. Asociado a una transmisión de seis velocidades, podía superar los 220 km/h de velocidad punta.

Bimota DB6 Delirio (3)

Esta exótica obra maestra es una motocicleta hecha a mano que se ensambla con tanta atención al detalle y utilizando solo componentes de primera calidad, que puede llegar a provocarte algún que otro susto en tus partes nobles si estás en público con solo mirarla. Y también se conduce igual de estupenda, ya que su motor V-Twin refrigerado por aire y cargado de un tono ronco apenas tiene peso para empujar la máquina: 170 kilos en seco.

El chasis enrejado y la estructura de acero al cromo-molibdeno se complementan con placas de aleación mecanizadas a partir de metales sólidos. La horquilla WP Suspension de 50 milímetros de diámetro ofrece un gran rendimiento, al igual que el brazo oscilante y su monoamortiguador totalmente ajustable. Por último, la moto se asienta sobre llantas de aluminio forjadas OZ de 17 pulgadas en ambos ejes con dos discos de freno Brembo de 320 mm delante y uno de 220 mm detrás.

Sí, esta “nueva” Bimota era de todo menos barata. Aunque los componentes del chasis son de la más alta calidad, el motor tiene una especificación inferior al montado en otros modelos de Ducati. Este es el sexto modelo de Bimota con un motor de Bolonia, de ahí el nombre: DB significa “Ducati-Bimota”, con el “6” que indica el número de modelos en los que ambas compañías han colaborado.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.