Moto del día: BMW HP4 Race

Moto del día: BMW HP4 Race

Los alemanes también supieron fabricar su propia "super leicht"


Tiempo de lectura: 3 min.

Todavía no se nos ha secado la mesa que dejamos llena de babas tras conocer la nueva Ducati Panigale V4 Superleggera, pero debemos reconocer que los italianos no han sido los únicos en sacar una moto de características tan especiales. Solamente tenemos que volver a 2017, que fue cuando sus competidores alemanes pusieron a la venta la BMW HP4 Race, una versión radical y “carbonatada” de la BMW S 1000 RR que tampoco dejó indiferente a nadie.

Si bien es cierto que Ducati fue la primera en lanzar esas versiones aligeradas y potenciadas (de ahí el nombre de Superleggera o Súper Ligera) con las 1199 y 1299, los alemanes tomaron buena nota con el fin de lanzar su propia versión la cual podríamos denominar Super Leicht (súper ligera en alemán).

Aunque la base es la S 1000 RR, más allá de las formas del carenado y el motor hay pocas similitudes, porque toda la parte de ciclo incluyendo el chasis había sido rehecha buscando la máxima ligereza y rendimiento. Así, el chasis y subchasis era de material compuesto (fibra de carbono y otros elementos) fabricado mediante un proceso denominado RTM (Resin Transfer Moulding, moldeo por transferencia de resina). El chasis era 4 kg más ligero que el de la S 1000 RR.

BMW HP4 Race 07

La carrocería y las llantas también eran de fibra de carbono, siendo estas últimas un 70 % más ligeras que las de serie. Lo que sí se mantenía en aluminio el basculante, derivado del usado en Superbikes, pero mecanizado a partir de un bloque macizo.

Horquilla invertida FGR 300 y un monoamortiguador TTX36 GP de Öhlins, frenos Brembo con discos de 320 mm, pinzas GP4 RR monobloque (incluye pistones en titanio) y bomba radial RSC 19×18; lo mejor que había disponible en 2017.

El motor estaba profundamente retocado para llegar a ofrecer 215 CV a 13.900 RPM y 120 Nm a 10.000 vueltas, 16 CV más que la deportiva estándar

Cigüeñal más ligero, mayor compresión, árboles de levas, airbox, bielas fresadas en acero forjado, pistones con camisas bruñidas, cárter fresado en aluminio y un escape 4-2-1 en titanio fabricado por Akrapovic para mantener el peso al mínimo. Las especificaciones eran casi idénticas a la moto del Mundial de Resistencia. En báscula arrojaba solamente 171 kg con todos los llenos, por debajo incluso de la moto del mundial de SBK.

Electrónica retocada con nuevos modos de conducción, control de salida, limitador de pit lane, sistema de adquisición de datos 2D, etc. Si le pones un dorsal casi que puedes correr directamente aunque teniendo en cuenta que solamente se fabricaron 750 unidades y cada una de las BMW HP4 Race costaba la friolera de 81.000 euros, mejor no pegarse un “arrastrón” con ella.

Calcula cuánto cuesta asegurar una BMW HP4 Race con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.