Moto del día: Borile B300 CR

Moto del día: Borile B300 CR

Buen gusto y detalle en esta única café racer a la italiana


Tiempo de lectura: 5 min.

A mediados del año 2015, concretamente el 18 de junio, la empresa italiana Borile presentaba en Milán este prototipo con claras reminiscencias café racer, de hecho las siglas B300 CR hacen referencia a esa cultura tan marcada en las motocicletas que seguían aquella moda en los 60 y que desde hace unos años ha renacido más fuerte que nunca en innumerables modelos de todas las cilindradas.

La marca de Padua, fundada por Umberto Borile en 1987, ha sido una fábrica de motocicletas hechas de manera artesanal durante las tres últimas décadas, además de ser revolucionaria en algunos aspectos como en su Piuma 500, una enduro que ostenta el honor de ser la primera motocicleta dentro de su segmento en incluir un chasis fabricado en acero al cromo molibdeno.

En 2010 entró un nuevo co-propietario en escena, Carlo Bassi, un conocido empresario milanés que inyectó capital a las deficitarias cuentas de Borile y que coloca como CEO y director general a su hijo Alberto, mientras que Umberto sigue siendo el ideólogo y creador dentro de la empresa italiana.

Borile B300 CR 2

La Borile B300 CR llegaba para intentar hacerse un hueco dentro de las motocicletas del segmento ligero, con una inconfundible imagen basada en la cultura café racer

De esta unión nacieron motocicletas como nuestra protagonista de hoy, la B300 CR, una café racer para todos los públicos que se presuponía a la venta unos meses después de su presentación (aunque finalmente no fue así), con un ajustado precio final y que además brillaba por una calidad de componentes y buen acabado típicos de la empresa italiana.

Para su creación se llegó a un acuerdo con el gigante chino Loncin, el cual suministraría su contrastado propulsor de casi 300 cc que hemos podido ver en numerosos modelos procedentes del país asiático, como la VOGE 300RR y que es actualmente uno de los más utilizados dentro de esa cilindrada.

Todo lo demás quedaba de la mano del genio italiano Umberto Borile y en esta B300 CR, como no podía ser menos, dio el “do de pecho” en cuanto a estilo y diseño, utilizando elementos nunca vistos en una motocicleta de su categoría, como por ejemplo una horquilla invertida con barras de 41 mm en su frontal. Para el tren posterior se decidía emplear un monoamortiguador.

Borile B300 CR 5

Pero si algo brillaba por encima de cualquier otra cosa en esta café racer ligera era, como ha sido habitual a lo largo de la dilatada carrera de Borile, su chasis tubular fabricado en aluminio 7020, con soldaduras realizadas a mano, al igual que el basculante y subchasis superior, confiriéndole una calidad visual y dinámica de primer orden.

Tras el acuerdo con Loncin para incorporar el archiconocido propulsor chino, solo quedaba dar rienda suelta a las ideas de Umberto Borile a nivel de parte ciclo y acabados

Pero volviendo al propulsor, el cual creó algo de controversia en su momento, es a día de hoy uno de los motores más contrastados de la categoría. Con una cilindrada de 292 cc, el monocilíndrico conocido en código interno como YF 300, con doble árbol de levas en cabeza (DOHC) y refrigeración por aire, es capaz de desarrollar 27 caballos de potencia a 7.500 RPM y 24 Nm de par máximo a 6.000 RPM.

Con unas cotas internas de 78×61 mm quedaba asociado a un cambio de cinco relaciones. Iba alimentado en este caso y a diferencia de las versiones actuales que lo portan, por un carburador de 32 mm Keihin aunque, tratándose de un prototipo, no quedaría muy claro si ese sería el sistema definitivo para tal fin. Podría homologarse para Euro 3, difícilmente para Euro 4.

Borile B300 CR 4

Para la frenada se recurría a sendos disco de 320 mm en el frontal y 220 mm en el tren trasero, ambos junto a las pinzas que los mordían suministrados por Grimeca y anclados en unas llantas de radios con bujes en aluminio mecanizado, calzadas con neumáticos en medidas 120/70 R17 y 150/70 R17 delante y detrás, respectivamente.

La Borile B300 CR se quedaba a finales de 2015 a las puertas de su fabricación en serie, con la empresa nuevamente falta de capital y un futuro poco halagüeño

Pero como ya hemos hecho referencia, si en algo destacaba esta café racer destinada a los noveles del A2, era en los detalles. Por eso el maestro Borile puso toda la carne en el asador en este aspecto y buena cuenta de ello dan sus tapas laterales y depósito en aluminio, con detalles de pintura hechos a mano. También los relojes anclados al manillar rematados con fondo en blanco y aros cromados y un sinfín de detalles en los que recrear la vista y deleitarse ante esta motocicleta tan especial.

Pero la cruda realidad es que en el mismo 2015 en el que se presentó la B300 CR, la empresa fundada en 2010 se declaraba en quiebra y el proyecto quedaba parado. Una nueva sociedad se hacía cargo de Borile unos meses después y según hemos podido constatar gracias al periodista Nicola Andreetto, que entrevistó el pasado mes de diciembre a Umberto Borile en su canal de YouTube, esta sociedad estuvo gestionando la empresa hasta 2018 y supuestamente cobrando adelantos sobre motocicletas que finalmente no se han fabricado. La página web www.borile.it ha desaparecido de la red.

Borile B300 CR 3

En la actualidad el genio italiano trabaja en su propio taller en nuevos proyectos, que no sabemos si llegarán a la serie o quedaran como parte de su obra. Una pena que personas con tanta pasión y amor a las dos ruedas, como Umberto Borile, no consiga llevar a buen puerto proyectos como la que ha sido nuestra protagonista de hoy.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!