Menu

Moto del día: Brough Superior Golden Dream

Fue uno de los diseños más revolucionarios de su época

Moto del día: Brough Superior Golden Dream

Una de las configuraciones mecánicas más curiosas que hay es la del motor en H. La Brough Superior Golden Dream es uno de los pocos ejemplos con dicha arquitectura. Se mostró al público por primera vez en stand 12A del Salón de Earls Court (Londres, Reino Unido) en el prebélico 1938, concretamente el 7 de noviembre.

Para los que no conozcan la marca Brough Superior, fue lo que Rolls-Royce era a los coches antes de la Segunda Guerra Mundial. En la búsqueda de la perfección mecánica sus ingenieros buscaron alternativas desde finales de los años 20 para reemplazar a los motores V-Twin fabricados por JAP de un litro de cilindrada. En 1927 se intentó con un prototipo de motor V4 transversal.

Casi 10 años después los ingenieros de Brough Superior desarrollaron un motor de cuatro cilindros perfectamente equilibrado, sin vibraciones ni de primer ni de segundo orden. Hay dos filas de cilindros, una encima de otra, perfectamente sincronizados todos ellos mediante ruedas dentadas. Además, su diseño compacto favorece la refrigeración del conjunto.

Brough Superior Golden Dream 2

Motor de cuatro cilindros en H – Animación de Michael Frey (Wikimedia Commons) CC BY-SA 4.0

La versión original del motor, descrito como un «flat vertical», cubicaba 988 cc, es decir, cilindros cuadrados (68×68 mm) con las levas accionadas por piñones. El diseño final adoptó un mayor diámetro de los cilindros, 71 mm, y una menor carrera, 63 mm, resultando en 998 cc. La distribución finalmente se adoptó mediante árboles de levas accionados por cadena.

Fijaos en la animación de la parte superior. Es un motor de cuatro tiempos que parece ser la unión de dos bóxer apilados. Las bielas de cada piso están conectadas entre ellas, y los cigüeñales dentados son contrarrotantes. Aunque solo un pistón está haciendo trabajo efectivo a la vez, el balance mecánico es perfecto.

La revista Motor Cycle se deshizo en elogios en su primer contacto estático con la Golden Dream

En realidad, la idea del motor partió del capitán Jack Palethorpe, que ideó un propulsor para hidroaviones y motocicletas. Su idea se mostró a George Brough para repartir los costes de desarrollo. El primer prototipo del motor fue fabricado por Sharland Motors, misma empresa que fabricó hidroaviones para Palethorpe. Era la versión de 988 cc antes descrita.

Brough Superior Golden Dream 3

Motor Brough Superior H4 de 998 cc – Imagen: Ronald H. Clark, del libro «Brough Superior: the Rolls Royce of Motorcycles» (1964)

Esa solución no convenció a George Brough, de ahí que se decantase por el motor de carrera corta y 998 cc de la ilustración superior. El desarrollo del motor fue completado por Freddie Dixon -dos veces ganador del TT de Man- y H.J. Hatch, el cerebro que hubo detrás de la Excelsior Lightweight TT de 1929 y la AJR 7R de carreras posterior a la guerra. AJS se adjudicó el contrato para fabricar estos motores.

Dijo Harry Stevens, de AJS, que «nunca va a funcionar», en referencia al motor H4

El motor se acomodó en un chasis hecho a su medida, con la rueda trasera amortiguada en el buje y horquillas «Castle» de Brough Superior -inspiradas en un diseño de Harley-Davidson-. Otros componentes fueron tomados tal cual de otros modelos de Brough Superior, tales como el tanque de gasolina, el sillín o las llantas. El precio de 185 libras (unos 14.320 euros actuales) incluía el faro, velocímetro, bocina y portamatrículas, eso sí, la pintura dorada costaba 10 libras más.

La transmisión secundaria se efectúa mediante tornillo sin fin y engranaje de piñón, recubiertos por carcasa metálica. La caja de cambios podría ser de tres o cuatro velocidades y el selector se accionaba con el pie derecho. Estas cajas fueron diseñadas por el propio fabricante y la empresa David Brown Ltd. fue la encargada de su producción.

Brough Superior Golden Dream 4

Primer prototipo de la Brough Superior Golden Dream, expuesto en el National Motorcycle Museum – Fotografía: TR001 (Wikimedia Commons) CC BY 3.0

Se cree que la producción de la Golden Dream no pasó de los cinco ejemplares, antes del estallido de la Segunda Guerra Mundial en septiembre de 1939. Tenemos «localizadas» dos unidades, la primera que se exhibió en Earls Court y otra que es propiedad del director del Brough Superior Club, John Wallis, en color negro. Otras dos estaban siendo restauradas en 2015, dando una cifra máxima de tres unidades capaces de rodar.

El ejemplar dorado metalizado de las fotografías por poco no sobrevivió a nuestros días. El National Motorcycle Museum británico sufrió un incendio el 16 de septiembre de 2003 por una colilla mal apagada. Se perdieron 380 motocicletas, de las cuales más de la mitad pudieron ser restauradas.

Este ejemplar podría convertirse en la motocicleta más valiosa del mundo

Una de ellas fue esta moto, y fue la misma que se exhibió en 1938 en Earls Court. Los técnicos que la restauraron se encontraron con dos sorpresas al abrir el motor. La primera, que no había componentes internos, solo era carcasa, así que no es funcional y no cuenta como unidad conducible. La segunda es que se encontraron una nota manuscrita muy explícita por parte del que ensambló el conjunto. La palabra «bollocks» la podemos traducir como «¡cojones!» en su acepción de sorpresa o molestia, Pérez-Reverte ahondó en el concepto filológico asociado.

La producción de Brough Superior se dedicó exclusivamente al esfuerzo bélico del Reino Unido durante la contienda. Sus trabajadores sirvieron componentes para Rolls-Royce, que destacó en la producción de motores de avión. Tras el conflicto la producción de motocicletas no volvió a tener lugar. Brough lo intentó, pero había restricciones después de la guerra en lo relativo a materiales y la producción apuntaba a ser costosa. Ahí quedó su contribución a la historia de la motocicleta.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.