Moto del día: Bultaco GP

Moto del día: Bultaco GP

Situada entre la Tralla Sport y la famosa TSS, esta motocicleta fue el eslabón perdido que protagonizó el año 1960


Tiempo de lectura: 4 min.

Cuando examinamos los diseños de competición realizados por cualquier marca siempre hallamos una amplia genealogía de modelos con multitud de evoluciones y variantes. Así las cosas, la historia de las Bultaco de competición representa un verdadero desafío desde el punto de vista del cronista, obligado a poner orden cronológico en una línea donde, no pocas veces, detectamos algunos diseños a los que poder calificar como eslabones perdidos. Justo el caso de la Bultaco GP de 1960, puente entre la Tralla Sport y la icónica TSS, siendo ni más ni menos que el segundo diseño con entidad propia emanado del departamento de competición.

Pero vayamos por partes. Algo importante, especialmente cuando nos hallamos ante una montura que contó con tan sólo unos meses de vida útil. En primer lugar, hemos de situarnos en 1959. Año en el que, tras haber sido fundada en 1958, Bultaco presenta al fin su primer modelo: la Tralla 101. Adecuada para el uso diario pero también apta para cualquier veleidad deportiva si se la hacían unos pequeños ajustes, esta motocicleta fue un verdadero éxito gracias a su mezcla de practicidad, fiabilidad y claro toque deportivo. De hecho, gracias a ella no sólo se asentó el carácter de la nueva marca, sino también su libro de cuentas. En suma, una de las mejores páginas en la historia de la industria automotriz catalana.

No obstante, fiel a su lema “ el público siempre sigue la bandera a cuadros “ Xavier Bultó dedicó la máxima atención desde el primer momento al departamento de carreras. De esta manera, pocas semanas después del estreno de la Tralla 101 los ingenieros de Bultaco tenían lista la Tralla Sport. Básicamente igual en lo mecánico a la de serie, aunque convenientemente aligerada junto a elementos como un nuevo asiento apto para adoptar una posición más aerodinámica o un manillar de competición. Todo ello para firmar una excelente temporada en 1959 por parte de los pilotos oficiales de la marca, llevándose incluso el Campeonato de España de Resistencia.

bultaco gp (2)

Las primeras motocicletas creadas para el equipo oficial fueron las Tralla Sport de 1959, evolucionadas hacia un diseño más de carreras con la GP del año siguiente con modificaciones como la forma del depósito de combustible

Bultaco GP, la evolución necesaria

La verdad es que el estreno en carreras protagonizado por Bultaco no podía ser más halagüeño. No obstante, por eso mismo convenía saltar urgentemente hacia un diseño más evolucionado y específico. Un diseño con el cual los pilotos oficiales de la Escudería 2T pudieran dar lo mejor de sí, poniéndose justo un escalón por debajo al ocupado por las mejores marcas europeas del momento. De esta manera, a comienzos de 1960 surgió el proyecto de la Bultaco GP.

Una especie de eslabón perdido en constante evolución hasta finales de aquel mismo año, cuando la sobresaliente TSS al fin aparecía en el horizonte como la máquina que iba a entregar a Bultaco no pocas de sus mayores y mejores alegrías durante los años sesenta. Un camino de éxitos esencial para nuestro motociclismo más cercano, desplazando con su esplendor el recuerdo de la efímera Bultaco GP a un segundo plano.

No obstante, durante las más de 50 victorias ganadas por la marca a lo largo de 1960, la Bultaco GP fue protagonista en la mayoría. Diseñada en base a un chasis de doble cuna más ligero que el de la Tralla, nuestra protagonista seguía luciendo una mecánica de 125 centímetros cúbicos derivada de las monturas de calle aunque, aquí, se colocó en una posición ligeramente más inclinada que la usada en la Tralla Sport. Una pista evidente sobre el intento de mejorar la ventilación ya que se estaba pensando en los carenados aerodinámicos que finalmente incorporó.

bultaco gp (3)

Usada como base para la cazarécords, tanto la posición del motor como el propio chasis ya estaban preparados para incorporar un amplio carenado

Además, la Bultaco GP no incorporaba el depósito de combustible de las Tralla de serie como sí lo hiciera su antecesora la Tralla Sport. Lejos de ello, el compartimento para la gasolina se hacía más horizontal, asegurando una mejor estabilidad gracias a bajar el centro de gravedad. Cualidades de una verdadera y depurada montura de carreras, la cual sirvió como base para la famosa cazarécords así como a las variantes con 175 centímetros cúbicos presentadas después del verano de 1960. Uno de los últimos capítulos en la breve pero ejemplar historia de esta motocicleta con las que las piloto-cliente de la marca se iban orientando hacia las prestigiosas TSS.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.