Moto del día: Bultaco TSS 40 Ginger Molloy

Moto del día: Bultaco TSS 40 Ginger Molloy

Fue, posiblemente, la versión más competitiva de la TSS 125 y, además, dio grandes alegrías gracias al manejo de Ginger Molloy


Tiempo de lectura: 4 min.

Hoy en día, el Mundial es una máquina perfectamente engrasada donde nada se deja a obra del azar. De esta manera, desde la preparación de los pilotos hasta la logística de los equipos, cada detalle se mira con lupa a fin de no dar lugar al error. Obviamente, a esto se ha llegado después de décadas en las que la profesionalización ha ido, poco a poco, desterrando todos aquellos elementos propios de la primera hora del motociclismo. Algunos como la forma en la que dormían Ginger Molloy y su mecánico mientras recorrían Europa de carrera en carrera: tendidos en colchonetas colocadas sobre sus Bultaco TSS  y las herramientas almacenadas en la furgoneta.

Además, cuando el neozelandés vino a Europa en 1963 a fin de probar suerte en la competición, primero tuvo que trabajar en una mina de Escocia. El peaje necesario para poder ahorrar y comprar una AJS con la que foguearse en algunas competiciones británicas. No obstante, su objetivo no era quedarse en citas nacionales. Es más, de haber sido ése se hubiera quedado en su país natal, donde ya había conseguido destacar tanto en asfalto como en tierra gracias a las dotes mecánicas con las que afinaba cualquier máquina que cayera en sus manos.

Y bueno, hablando de máquinas que cayeron en sus manos resulta imposible no hablar de la Bultaco TSS. Con un chasis fechado en 1962, la primera unidad usada por Molloy – comprada en Londres – cambió su motor de octavo de litro por uno de 196 centímetros cúbicos. Todo ello para poder participar en carreras donde encontrarse con monturas de hasta cuarto de litro, aunque finalmente optase por participar especialmente en los 125 centímetros cúbicos. De hecho, tras un par de visitas a la fábrica y una excelente actuación en Zaragoza, Molloy fue fichado por el equipo oficial de Bultaco para correr el Mundial o, al menos, las pocas citas a las que podían acudir.

bultaco tss ginger molloy (3)

Imbuido por la fiebre de la competición, Molloy marchó a Europa en 1963 con 25 años para acabar trabajando en una mina escocesa, poder ahorrar y sufragarse así las carreras

Bultaco TSS Ginger Molloy, la marca salta a la escena internacional

Fichado por Bultaco antes del dominio ejercido por las multicilíndricas japonesas, Ginger Molly fue el piloto responsable de poner el nombre de la casa catalana en los registros de honor del Mundial. No en vano, tras puntuar en el Circuito de Monza durante su primera temporada bajo el cobijo de los Bultó sorprendió gratamente cuando, al año siguiente, logró la primera victoria para Bultaco en el Mundial al hacerse con el GP del Ulster 1966 en la cilindrada de 125 centímetros cúbicos.

Tras esto, vino una intensa relación con Bultaco estando en su equipo oficial hasta finales de 1969. En total cinco temporadas donde pudo correr en 125, 250 y 350 – en esta última cilindrada gracias a la TSS 350 Modelo 29 que tanta relación tiene con la icónica 360 24 Horas Montjüic – . Y bueno, aunque bien es cierto que las victorias no se sucedieron pues Molloy no volvió a ganar ni una sola carrera, en 1968 se dio el importante logro de quedar tercero en el Mundial de 125 tras las Yamaha de Phil Read y Bill Ivy.

Algo sin duda muy meritorio, ya que se hizo puntuando en tan sólo tres de las nueve citas de la temporada. Además, en el GP de España 125 de aquel mismo año Salvador Cañellas lograba para Bultaco la primera victoria de un español en el Mundial. De esta manera se firmaba un año muy reseñable para Bultaco, convertida en una referencia imprescindible al hablar de cilindradas compactas. Todo ello gracias a la montura utilizada por el equipo oficial durante aquel año: la TSS 40.

bultaco tss ginger molloy (1)

Las TSS fueron evolucionando durante una década no sólo a través de diferentes cilindradas, sino incorporando mejoras entre las que se encontraba el nuevo chasis montado en la Modelo 40

Dotada de un nuevo chasis tubular más pequeño y ligero, esta evolución de la Tralla Super Sport ya tenía poco que ver con el diseño original de 1960. Y es que no sólo cambiaba su base, sino también el rendimiento del motor que, en la versión de octavo de litro, llegaba hasta las 11.500 vueltas para rendir 29,4 CV. Todo ello rematado con un nuevo carenado en fibra de vidrio. Sin duda una las Bultaco TSS más llamativas, responsable de firmar la mejor temporada de Molloy hasta que, en 1970, quedase segundo en el medio litro por detrás de Giacomo Agostini. Eso si, aquello no ocurrió con una Bultaco sino con una Kawasaki.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.