Moto del día: Cleveland Lightweight Single

Moto del día: Cleveland Lightweight Single

Cuando la solución más simple es la más eficaz


Tiempo de lectura: 4 min.

La historia de las motos en Estados Unidos no se puede afrontar sin saber qué fue de la Cleveland Motorcycle Manufacturing Company, o abreviando, Cleveland Motorcycle. En su segunda época estuvo en activo de 1915 a 1929. Actualmente existe la marca Cleveland CycleWerks, pero no tiene digamos mucha relación más allá del nombre.

Bebiendo de la inspiración de las primeras Triumph (como la 3 HP) apareció en 1915 la primera Lightweight. Su configuración mecánica era muy particular, con un depósito colgando de la parte superior del cuadro -como las Triumph-, motor perpendicular al eje longitudinal, transmisión primaria por tornillo sin fin (primicia tecnológica) o una rudimentaria horquilla delantera con amortiguación sobre el eje de la dirección. El asiento tenía sus propios muelles.

Inicialmente la Lightweight tenía un motor de un cilindro y dos tiempos diseñado por Carl Neracher, con 222 cc y carrera larga (63,5×69,8 mm), solo tenía tres piezas móviles: pistón, biela y volante de inercia. Erogaba 2,5 CV y podía llegar a 65 km/h en los primeros modelos. El cigüeñal quedaba en posición longitudinal respecto al chasis. Este abrazaba al cárter por los dos lados y solo se unía con un par de tornillos.

Cleveland Lightweight 1916 motor

Detalle del motor del modelo de 1916 – Fotografía: Bonhams

Del motor a la caja de cambios -eje primario- tenía un tornillo sin fin. De ahí a la rueda trasera usaba una cadena de eslabones. Solo contaba con dos marchas (6,1:1 en segunda y 10:1 en primera), se cambiaba con el pie derecho, talón para primera, punta para segunda. El embrague se accionaba con una palanca a la izquierda del depósito, pero solo para arrancar. En marcha no hacía falta tocarlo. Del eje primario salía una elongación para mover el magneto y de ahí a alimentar a la bujía.

Las carcasas del cárter y de la transmisión estaban hechas en aluminio

Rápidamente la idea cuajó comercialmente, era un diseño ligero (unos 70 kg) y bicicletil (llantas de 26″), arrancaba fácilmente y encima tenía un precio asequible, 175 a 225 dólares de la época. Se diseñó como un medio de transporte rápido y económico para cualquier condición meteorológica, o de eso presumía su publicidad. Además, se labró una reputación como motocicleta fiable y de escaso coste de mantenimiento, lo cual tuvo un impacto positivo en las ventas.

Cleveland Lightweight 1923

En la segunda mitad de los años 20 la Cleveland Motorcycle Mfg. Company se atrevió con modelos más potentes, incluso motos de cuatro cilindros. La Lightweight dejó de venderse en 1927, superada ya por sus rivales. La competencia apretaba mucho y en 1928 empezaron a llegar las dificultades financieras. La puntilla fue el crac bursátil de 1929, la compañía aguantó muy poco más, tras rechazar Harley-Davidson su adquisición antes del desastre.

Dado el carácter de motos utilitarias de las Lightweight, y por su escaso valor, pocos ejemplares han sobrevivido hasta nuestros días. Afortunado es el museo que cuenta con alguna unidad. Se fabricaron unas 40.000 Cleveland en los 14 años que duró la empresa, la abrumadora mayoría fueron del modelo Lightweight. Irónicamente, el modelo más ligero se llevó el mayor peso de las ventas.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.