Moto del día: Dresda Tritón

Moto del día: Dresda Tritón

Un bello monstruo de Frankenstein


Tiempo de lectura: 2 min.

Lanzada a principios de los 60, la Tritón debe su nombre no al mitológico dios griego hijo de Poseidón y Anfítrite, sino a la contracción de Triumph y Norton. Esta motocicleta no era un modelo de fabricación en serie al uso. Los constructores idearon un plan que pretendía mantener los costes de fabricación lo suficientemente ajustados para crear una moto bonita, ligera y potente: corazón de Triumph sobre un chasis Norton.

Dresda Autos era una firma especializada en motocicletas situada al oeste de Londres que, viendo el éxito de la Tritón, decidió construir unidades completas y también kits de conversión -la mayoría de elaboración propia- para modelos ya existentes. Al ser la Tritón una moto compuesta por piezas de otros fabricantes no estaba considerada como un modelo nuevo de fabricación propia. Fue el piloto y jefe de Dresda, Dave Degens, quien le dio un empujón a las ventas de la Tritón. Venció a los lomos de su montura en las 24 Horas de Montjuic de 1965.

A nivel de manejo, el chasis Faetherbed de la inglesa Norton estaba considerado como uno de los mejores marcos de su día. Para propulsar ese amasijo de metal se confiaba en un motor bicilíndrico en paralelo de Triumph; concretamente, el mismo que se encargaba de mover a la Bonneville. Contaba con 649 cm3 de desplazamiento, carburadores dobles y árboles de levas gemelos. El resultado era una potencia máxima de 46 CV a 6.500 RPM. A pesar de tener 3 CV menos que el propulsor de 646 cm3 de la Norton 650 SS, el motor Triumph era mucho más resistente y refinado.

Norton Dresda Triton T120

Norton Dresda Triton T120 (1962) – Fotografía: Mecum Auctions

La Tritón equipó cajas de cambios Norton AMC de cuatro velocidades, aunque algunas unidades se asociaron a una Quaife de cinco. El sistema de suspensión quedaba relegado a una horquilla telescópica en el eje delantero y a un doble amortiguador en la zaga. Para detener la moto se confiaba en frenos de tambor para ambas ruedas. Con un peso en vacío de 159 kilos era capaz de superar los 190 km/h. De hecho, en 1969, una unidad de pruebas de esta café racer consiguió marcar en el velocímetro los 209 km/h.

La Tritón era un modelo que gozaba de lo mejor de las dos marcas punteras anglosajones del momento, aunque sí que es certero afirmar que no todas las marcas que la sacaron a la venta alcanzaban unos estándares mínimos de calidad. Muchas de ellas gozaban de una gran calidad, pero muchos otros fabricantes que pretendían hacerse un hueco en el mundillo carecían de experiencia y empleaban componentes de “segunda categoría” de Norton y Triumph. Gracias a Dave Degens, la leyenda de la Tritón ha permanecido hasta nuestros días como un bello Frankenstain.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.