Menu

Moto del día: Energica Ego

La base para el campeonato MotoE

Moto del día: Energica Ego

Las motos eléctricas se van abriendo paso poco a poco en el mercado, como Zero Motorcycles en Estados Unidos. A este lado del charco, en Módena, Italia, muy cerca de donde han nacido algunos de los mejores deportivos del mundo, nació en 2014 una compañía dedicada a fabricar motocicletas eléctricas. Esta fue su primera creación: la Energica Ego.

Energica Motor Company S.p.A. nace en 2014 como empresa especializada en la fabricación de motos eléctricas, pero su fundación proviene de CRP Group, una empresa industrial dedicada a la fabricación de piezas mediante máquinas CNC y otras técnicas, que provee a los fabricantes de la zona, léase Ferrari o Lamborghini.

CRP Group se lanzó a la aventura de crear una moto eléctrica allá por 2010, dando a luz a la eCRP 1.0, una moto eléctrica de carreras dedicada a los circuitos. Después de ella vinieron más versiones, perfeccionando cada componente, hasta llegar a la eCRP 1.4. Cuando estuvieron satisfechos con el resultado, dieron el salto al mercado, presentando en abril de 2014 la Energica Ego45, para unos meses más tarde, en noviembre de ese año, formar oficialmente la compañía y presentar su segundo modelo eléctrico, la Energica Eva.

Energica Ego 1

Sus dimensiones son 2.140 mm de largo, 870 mm de ancho, 1.465 mm de batalla y una altura de asiento de 810 mm. Su peso de 258 kg es algo alto para una deportiva, pero nada exagerado

Pero vamos con la Energica Ego. Nada más verla no nos da la sensación de estar ante una moto eléctrica, sino ante otra deportiva más. Su diseño no ha querido salirse de los cánones tradicionales, tal vez por miedo al rechazo del cliente con diseños muy estridentes.

Su motor síncrono de imanes permanentes refrigerado por aceite desarrolla una potencia de 107 kW/145 CV a 6.000 RPM, y un par motor de 200 Nm de 0 a 4.700 RPM. Sus prestaciones son muy buenas, acelerando de 0 a 100 km/h en 3 segundos y consiguiendo una velocidad máxima de 240 km/h.

Como es eléctrica no tiene embrague ni marchas, conduciéndose únicamente con el puño ride-by-wire. Dispone de cuatro mapas de conducción -Standard, Eco, Wet, Sport- y cuatro mapas de intensidad del frenado regenerativo –Low, Medium, High, Off-. Para no hacer caballitos mientras aparcamos tiene un interesante modo parking, que funciona limitando la velocidad a 2,8 km/h y el par a 50 Nm, tanto marcha adelante como marcha atrás.

Energica Ego 2

Posee una batería de 13,4 kWh de capacidad total, aunque son 11,7 kWh los realmente utilizables. La autonomía es de unos 160 km en modo normal, o 193 km en modo Eco, aunque es evidente que depende mucho del uso y velocidad máxima que alcancemos con ella. A más puño, mayor consumo y menor autonomía.

El sistema de frenos está firmado por Brembo, con disco doble flotante de 330 mm delante, y disco individual de 240 mm detrás, junto con ABS de Bosch. El ABS posee el sistema antihundimiento, para evitar la elevación de la rueda trasera en caso de frenada brusca.

Con el tiempo han ido mejoran el producto y ampliando la gama, hasta llegar al día de hoy, donde el campeonato de motociclismo MotoE ha elegido la Energica Ego Corsa como la moto oficial de los pilotos que compiten en él. Se trata de una versión mejorada de la Energica Ego, con un motor más potente y mayor batería. Su motor rinde 120 kW/163 CV, un par de 200 Nm, y posee una batería de 20 kWh. Sus prestaciones son muy buenas, con un 0 a 100 km/h en tan solo 2,8 segundos y una velocidad máxima de 270 km/h.

La Energica Ego se comercializa en tres combinaciones de colores: Blanco Lunar/Gris Titan, Rojo Pasión/Gris Titan o el nuevo Negro Sport. Parte de un precio de 23.083 euros sin impuestos, aunque siempre puedes gastarte bastante más eligiendo entre los extras que te ofrece la marca. Si como nosotros tienes el vicio de la procrastinación, en este enlace puedes jugar con el configurador.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.