Moto del día: Fantic Lei

Moto del día: Fantic Lei

Una minimoto urbana para los años 70


Tiempo de lectura: 3 min.

Siempre asocio la marca italiana Fantic a motos divertidas. Puede ser porque al pronunciarla, mi cerebro lo hace como “Fun-tic”, y el vocablo inglés para diversión surge automáticamente en mi mente. Lo cierto es que en su gama de motos hubo de todo, pero recuerdo con especial cariño aquellas que se salían un poco de lo tradicional. Por ello hablamos en su día de la Fantic Koala, o recientemente del Fantic Sprinter. El de hoy también es en cierta medida, poco habitual, y se le conoce como Fantic Lei.

La Fantic Lei estuvo a la venta entre 1976 y 1980, siendo una de las primera minimotos que se lanzaron en los años 70 (su boom se produjo durante los años 80). Fantic Motor buscaba atraer aun público diferente del que tenía hasta ahora como cliente, volviendo algo así a sus orígenes cuando triunfaba con la Fantichino, Broncco, Ranger, Diablo o Chopper. Puede que de esos años locos surja esa asociación cerebral automática que sufro.

Para propulsar a la Lei, la marca italiana confió una vez más en Minarelli, quien les suministró el conocido motor V1. Este propulsor, fácilmente tuneable con el fin de extraer más potencia, era un dos tiempos de 49,6 cc (38,8×42 mm) con refrigeración por aire y engrase mediante mezcla. Como suele se habitual, la simplicidad era máxima (arranque a patada), con una sola marcha mediante un embrague de fricción y transmisión por cadena.

Fantic Lei 01

Foto: https://www.mopedarmy.com/

El chasis de tipo abierto, muy en la línea de los ciclomotores pero de menores dimensiones, ofrecía un sillín regulable en altura como las bicicletas. Tras él, una parrilla portabultos permitía transportar la compra en un vehículo pensado para ser cien por cien urbano, y servir como modo de desplazamiento a la playa durante el verano. Nos obsequiaba con una horquilla telescópica y doble amortiguador trasero, frenos de tambor Grimeca y llantas del mismo fabricante en medidas 3,00×10″.

Dependiendo del año, podemos ver a la Fantic Lei con neumáticos nudosos como dicen los italianos, es decir, de tacos. Con ellos podíamos hacer incursiones fuera del asfalto, principalmente por caminos para llegar a esas calas perdidas del mediterráneo, o para llegar a la finca en el pueblo (recordad que estamos en los años 70). También se pueden ver dos versiones de esta moto, dependiendo del país al que fuese destinado ya que podía ser con pedales (ciclomotor) o sin ellos (principalmente para USA), pero en este caso con la velocidad limitada a 40 km/h en vez de 45 km/h.

No tenemos conocimiento de que llegasen a España, limitándose su comercialización en Italia y en Estados Unidos, donde este tipo de vehículos tuvo especial furor y todo el mundo quería uno. En el país transalpino suelen salir a la venta de vez en cuando, y no suelen ser demasiado caros (300 – 500 euros), aunque lógicamente no podrás circular con él por aquí al no ser posible matricularlo.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.