Moto del día: Moto Guzzi V9 Roammer

Moto del día: Moto Guzzi V9 Roammer

Distinta y con un diseño execente


Tiempo de lectura: 3 min.

La Moto Guzzi V9 Roammer es otra de esas creaciones de Mandelo del Lario que destilan gran personalidad y perfil propio, pero como suele ocurrir con este tipo de motos tan especiales y específicas, no se ha prodigado mucho en el mercado actual de motocicletas desde que se comenzó a vender en 2016.

La Moto Guzzi V9 se presentó hace 6 años en el EICMA de Milán, y era un nuevo modelo de media cilindrada que venía a compartir show room con la tradicional y ya asentada Moto Guzzi V7; Pero en vez de ofrecer otra naked retro, los italianos tiraron de imaginación con un producto diferente en busca de un nuevo tipo de cliente.

La V9 estaba disponible en dos sabores bien diferenciados. Por un lado estaba la Moto Guzzi V9 Bobber, con un toque más custom, oscuro, más agresivo, más “malote”; y de la que ya hicimos una prueba en profundidad hace un par de años.

Moto Guzzi V9 03

Después estaba nuestra protagonista, la Moto Guzzi V9 Roammer, una moto más cruiser, más rutera, más para… perderte por carreteras comarcales durante una buena temporada y vagar por el mundo, que al final eso es lo que significa la palabra roammer en inglés.

Los cambios entre las dos hermanas no eran solo a nivel estético, sino también a nivel dinámico y de ergonomía. La Moto Guzzi V9 Roammer destacaba principalmente por una llanta delantera de 19 pulgadas y un manillar elevado que le confería una postura más relajada y cómoda a sus mandos de la que podíamos encontrar en la Bobber. De esta forma se incitaba al conductor a realizar viajes más largos y extensos que los que se podían acometer con su hermana.

Mecánicamente ambas estrenaban un nuevo propulsor de 853 cc, superior en cilindrada y también en potencia al 750 que venía empleando la V7. En total no eran muchos caballos: 55, pero tenía un par de tractor desde muy poquitas rpm. De hecho, esta moto era un “parte cuellos” como abrieses gas con decisión a baja velocidad.

Moto Guzzi V9 03

Esta mecánica casaba perfectamente con la filosofía rutera de la moto. Bastaba con engranar sexta velocidad en cualquier ruta y dejar que las suaves pistonadas del bicilíndrico te llevasen impasibles, infatigables, implacables hasta tu destino.

A nivel dinámico no era lo más de lo más, pero la filosofía de la moto tampoco era la de buscar ese paso por curva perfecto, o unas sensaciones al manillar muy deportivas y agresivas,  El placer de conducción venía por la personalidad de la máquina, por el disfrute de su carácter, de sus vibraciones, de sus latidos,

Y si a eso le sumamos una estética espectacular con un cuidado milimétrico hasta el último detalle… entonces hay que reconocer que era un buen coctel y que tenía su encanto, aunque el público la diera la espalda. Y es que hay que reconocer que esta moto no es barata. Andaba sobre los 11.000 euros, y por ese dinero tienes propuestas mucho más polivalentes.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Moto Guzzi V9 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Jaime Peralta

Me llamo Jaime Peralta Sánchez y soy estudiante de Comunicación audiovisual en la Universidad Rey Juan Carlos.