Moto del día: Gilera GP 800

Moto del día: Gilera GP 800

Fue el scooter con mayor cilindrada y potencia del mercado


Tiempo de lectura: 5 min.

“Los scooter no son motos”, o eso se empeñan muchos en decir, aunque al fin y al cabo son vehículo de dos ruedas, con un manillar para su dirección, acelerador en el puño derecho y el conductor va sentado a la intemperie. Son otro tipo de moto, como las motos de cross, las custom o las enormes turismo como la Honda Gold Wing y compañía. Pero esa diferencia que muchos se empeñan en marcar, a veces se difumina de forma notoria y da lugar a modelos como la Gilera GP 800.

El GP 800 es uno de esos scooter que parecen tener poco sentido. Por lo general, un scooter es un vehículo práctico, fácil de conducir, con un motor de cilindrada contenida y una carrocería que busca proteger al conductor todo lo posible.

No obstante, hay cosas que cambiaron hace mucho, como es la cilindrada del motor o incluso el talante del modelo, que puede ser muy deportivo o un auténtico rutero de tomo y lomo. Se siguen manteniendo algunas características, como el hueco bajo el asiento (un maletero tremendamente práctico), el enorme escudo frontal o por lo general, el chasis tubular y las ruedas de poco diámetro. Cosas estas últimas, que suelen ser culpables de ese prejuicio que tienen algunos hacia estos aparatos.

gilera gp800 modo del dia (5)

Respecto a la Gilera GP 800, apareció en un momento en el que los scooter estaban de moda y comenzaron a llegar al mercado una serie de modelos, todos dentro del denominado sector de los maxiscooter, que abrían mucho el abanico de uso de estos cacharros.

Suzuki llevaba tiempo con su Burgman 400 monocilíndrico, pero no fue hasta que Yamaha puso en circulación el T-Max cuando todo se puso patas arriba. Era un scooter con chasis de doble viga y un motor colocado en el centro, que no hacía las veces de basculante trasero, tenía un comportamiento nunca visto en el sector y unas prestaciones que hicieron a muchos dudar sobre comprarse un Yamaha T-Max o una moto “de toda la vida”.

Con el mercado del scooter con “motor gordo” en pleno apogeo, el grupo Piaggio se tira a la piscina y crea el modelo con el motor más grande y potente del mercado. Suzuki fue el primero en sobrepasar los límites con el Burgman 650, un scooter que se ha convertido en uno de los más apreciados para realizar largas tandas de kilómetros, sin olvidarnos de Honda y el Silver Wing 600. Modelos que, por otra parte, se encontraban lejos del talante deportivo del Yamaha T-Max, justo donde apuntaba Gilera con el enorme scooter que acaban de crear.

gilera gp800 modo del dia (1)

De hecho, la Gilera GP 800 rompía moldes en muchos apartados y, hasta el momento, nadie se ha atrevido a replicar algo similar. Aprilia tuvo en el mercado el SVR 850, pero no era más que un GP 800 remarcado y con una nueva carrocería. Así, el “súper scooter” de Gilera tenía un motor de dos cilindros en V a 90º, con culatas de cuatro válvulas, inyección electrónica y refrigeración líquida.

Un motor “de moto” con 839 centímetros cúbicos y 75 CV que también se empleó en modelos como la Aprilia Mana, que no es precisamente un scooter. Con este propulsor, la Gilera GP 800 podía rozar por muy poco los 200 km/h, algo nunca visto en un scooter, pero también le obligaba a lidiar con un tara bastante alta de 245 kg declarados (que superaban los 270 kg con todos los llenos).

Para poder digerir este motor, el más grande que ha tenido nunca un scooter, el chasis era un doble cuna en tubo de acero que acogía al V2 en su interior, mientras que contaba con un auténtico basculante para la rueda trasera que además, era accionada por una cadena. La horquilla tenía barras de 41 milímetros y era de tipo convencional (las barras van sujetas a la tija y las botellas a la rueda), mientras que los frenos los firmaba Brembo y los delanteros llegaban a 300 milímetros de diámetro.

gilera gp800 modo del dia (6)

La Gilera GP 800, como se puede apreciar, no era un scooter convencional y, de hecho, tenía algunas pegas. Por ejemplo, al tener un V2 en el centro del chasis (o casi), el centro de gravedad quedaba muy alto y moverlo en parado resultaba complicado. También resultaba algo torpe cuando cuando se acumulaban las curvas en la ruta, aunque salía como alma que lleva el diablo cuando aparecía una recta.

No tenía guantera tras el escudo, algo muy común en otros scooter y el hueco bajo el asiento era de una capacidad justita, un casco integral, el chubasquero hecho un gurruño y nada más. Fue criticado por cosas que son más propias de un scooter “ de batalla” que de un buque insignia como este, como el hecho de tener la boca de llenado del depósito bajo el asiento.

Por otro lado, la capacidad de dicho depósito era más propia de una moto al tener 18 litros, y permitía autonomías de 300 kilómetros, aproximadamente. Destacaba por un piloto trasero de LED, las manetas regulables o por el bloqueo de freno cuando se aparcaba el scooter.

gilera gp800 modo del dia (3)

Al final, la Gilera GP 800 abandonó el mercado sin que nadie se atreviera a plantar cara con algo semejante, ni siquiera Aprilia, tras coger el testigo de Gilera, continuó con su trayectoria. ¿No le vieron sentido a un scooter así? Si hacemos caso a las pruebas de la época, cambió la mentalidad de muchos moteros, al igual que lo hizo el Yamaha T-Max o el Suzuki Burgman y los scooter no han vuelto a ser igual desde entonces. Solo hay que echar un ojo al mercado para darse cuenta de ello.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Gilera GP 800 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
cacho_perro
Invitado
cacho_perro

El problema que le veo a las maxiscooters son los costes de mantenimiento y sospecho que es el motivo principal por el que ni los “moteros” de toda la vida ni los amantes de los scooters “normales” o gente con coche se ha pasado a ellos (también son caras de adquirir claro…). No recuerdo si es el caso de este modelo en concreto, pero las Burgman 650, T-max, Silverwing, etc. tienen unos costes de revisiones muy onerosos, pues por un lado ya montan motores “gordos” pluricilíndricos a los que hay que atender mejor, por otro los cambios automáticos requieren más… Leer más »

Javier Costas
Editor

Se resume todo en “el que algo quiere”, algo le cuesta. El que va en un scooter de 125 cc no tiene ese tipo de preocupaciones…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.