Moto del día: Kawasaki VN 900 Classic/Vulcan 900

Moto del día: Kawasaki VN 900 Classic/Vulcan 900

Custom a la japonesa sin complicaciones


Tiempo de lectura: 5 min.

La Kawasaki VN 900 -o Vulcan 900, como se la conoce en algunos mercados- es una custom de libro. El modelo se empezó a vender en 2005 y se ubicaba entre la Kawasaki Vulcan 500 (de corte más convencional, asequible y pensada para mercados como el europeo), y la mastodóntica tope de gama Kawasaki Vulcan 1500, que a su vez luego sería sustituida por otras más y más grandes cada vez (la Vulcan 1700 y la Vulcan 2000).

A comienzos de siglo la mayoría de marcas japonesas se tiraron a fabricar motos custom al estilo de Indian y Harley-Davidson. Hasta ese entonces llevaban ya algunas décadas vendiendo customs económicas y de baja cilindrada, pensadas para más bien en otros mercados y en un público al que le gustaba esta estética, pero no necesitaba o podía permitirse un “tanque” de Milwaukee.

Sin embargo, era hora de competir de tú a tú con las reinas del segmento, y las Vulcan más grandes podían hacerlo. La receta estaba clara, y a nivel técnico tampoco es que fuera complicado imitar un tipo de moto cuyas soluciones tecnológicas parecían no haber variado apenas en décadas.

Kawasaki Vulcan 900 6

Para el desarrollo, los japoneses crearon un nuevo propulsor bicilíndrico en V con una carrera larguísima, un par enorme y una potencia de risa, justo como mandan los cánones del segmento.

Se tomaron una licencia técnica al emplear un motor refrigerado por agua en vez de aire, imagino que en aras de mejorar su funcionamiento interno y su eficiencia, ya que en el fondo la relación potencia/cilindrada seguía siendo muy baja, incluso inferior de que la que nos podemos encontrar en el mundo de las cuatro ruedas.

Exteriormente los ingenieros se encargaron de darle una apariencia refinada y agradable con sus aletines y demás parafernalia para que se asemejase a un motor de aire. Si no viéramos el radiador y los manguitos que están ligeramente camuflados en el frontal, ni nos daríamos cuenta de la refrigeración líquida.

Kawasaki Vulcan 900 4

La caja de cambios es de cinco relaciones, aunque al ser un motor que tampoco sube mucho de vueltas eso no es un problema. Por último, para la transmisión final se emplea una correa dentada, de funcionamiento más suave que las típicas cadenas y encima sin el engorro de tener que engrasarla y tensarla. Misma solución empleada en algunas competidoras americanas, de hecho.

La potencia no va a asustar a nadie, como ya he comentado. Son 50 CV, que para tirar de una mole de 280 kilos… tampoco van sobrados. No me mal interpretéis, la moto anda y puede coger velocidades bastante elevadas, en torno a 160 km/h de punta, solo que acelerar… acelera con parsimonia. Es un problema de relación peso/potencia.

Para ser una custom, tampoco tiene un motor especialmente grande. En este segmento son muy de colocar un par de pucheros gigantes de que suelen pasar con holgura de los 1.000 cm3.

Kawasaki Vulcan 900 1

En cualquier caso, al final las custom son motos de sensaciones más que de prestaciones puras. La gente lo que demanda es esa respuesta al primer golpe de gas, ese pistoneo lento pero implacable, como si hubiera un par de enanos golpeando con un mazo bien grande las bielas en vez de tener cilindros y cámaras de combustión.

A nivel estético la moto destila clasicismo y homogeneidad con lo que se venía haciendo hasta la época. Las ruedas son buen ejemplo de ello: llantas de poco diámetro con 16 y 15 pulgadas adelante y atrás respectivamente, pero con mucho perfil de goma.

Sin embargo, a medida que han ido pasando los años desde ese lejano 2005 donde comenzó a venderse, los japoneses han ido modificando y retocando el modelo aquí y allá para mantenerla fresca y acorde a las tendencias estéticas del segmento.

Kawasaki Vulcan 900 7

En los modelos a partir de 2011 se empiezan a notar algunas pinceladas de ese custom oscuro y más maduro, sin tanto cromado y “brilli brilli”. La horquilla frontal, palancas de cambio y freno, el marco de la instrumentación, la araña de los intermitentes… son piezas que hace unos años irían cromadas hasta la médula y que en nuestra protagonista van de un agradable negro mate.

Los japoneses también sacaron una versión que ahondaba más en esta línea estética, saliéndose un poco del estilo de siempre. Era la Kawasaki VN 900 Custom, de la que ya os hablaremos otro día.

Kawasaki Vulcan 900 2

Desgraciadamente, en nuestro país este tipo de motos no tienen mucha aceptación, y el que busca propuestas de este tipo es un comprador de mucho que suele irse a las marcas emblema de esta corriente motociclística, como Harley-Davidson.

Es por ello que Kawasaki dejó de traerla a España hace ya algunos años. Sin embargo, si os gusta el modelo, todavía se puede encontrar por ahí en el mercado de ocasión. No son muy caras, sobre todo si tenemos en cuenta el nivel de detalle, mimo en la construcción y calidad percibida que destilan estas motos.

Echando un vistazo rápido a las páginas de clasificados se pueden encontrar desde poco más de 3.000 euros. Una moto sencilla a nivel mecánico, difícil de ser maltratada por sus dueños, que por otra parte no suele sen quemados que vayan haciendo el salvaje precisamente. Es por ello que una de “segunda zarpa” no me parece en absoluto mala opción.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Kawasaki Vulcan 900 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Alberto
Invitado
Alberto

La vulcan en el 2005?sera en 1995.alguien se ha columpiado con las fechas…


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!