Menu

Moto del día: Gilera Saturno Sport

La gran estrella de Gilera

Moto del día: Gilera Saturno Sport

Si hace unos días traíamos la Moto Guzzi Falcone, la «Moto del día» que traemos hoy sería una de sus rivales más directas. El modelo en cuestión se fabricaría durante 13 años. Su diseño fue ideado por el italiano Luigi Salmaggi a finales de una década que quedó marcada por la quiebra de Wall Street. Es 1940 y se presenta un nuevo modelo en la Feria de Milán: la Gilera Saturno. Desafortunadamente, el estallido de la Segunda Guerra Mundial obligó a posponer la producción en masa a 1946.

Al igual que su compatriota, la Gilera Saturno integraba en su chasis de cuna simple y abierta el conocido corazón de un cilindro de 498 cm3 de la casa lombarda. Colocado en posición vertical, la cámara de combustión estaba alimentada por un carburador Dell’Orto RDF 28. A 5.000 vueltas, el motor rendía en su punto óptimo: 22 CV de potencia máxima. Engranar cuatro velocidades secuenciales, gas a fondo, y podías alcanzar los 134 km/h de velocidad punta.

A diferencia de sus rivales, la culata de la Gilera Saturno Sport estaba hecha de fundición de hierro, no de aluminio

La detención de los 175 kilos de masa quedaban confiados a una pareja de tambores de 185 mm integrados en un juego de neumáticos de 3 pulgadas delante y 3,25 pulgadas detrás. Respectivamente, el eje anterior descansaba una horquilla telescópica mientras que, en la zaga, se había optado por un basculante y dos amortiguadores telescópicos. Entre los aficionados, fue una moto muy popular. Con algunas modificaciones, se convertía en una moto lista para asaltar el circuito.

Una de sus mayores ventajas era su versatilidad. Además de la Sport, se fabricaron derivadas hermanas: la Turismo, la Competizone y la Corsa para uso civil, y las destinadas al ejército y a la policía. Un rasgo en común de la Sport y las tres primeras era el hecho de compartir el icónico depósito de gasolina pintado en rojo. En las unidades producidas para el ejército era de color gris y verde. Dado el éxito que estaba cosechando, en 1953 Gilera lanzó una variante con doble árbol de levas. La potencia se incrementó hasta los 45 CV a 8.000 RPM, pero fue un modelo que ha perecido en el olvido al presentarse, poco después, un nuevo bloque de cuatro cilindros.

Tras la construcción de cerca de 7.000 unidades, la Gilera Saturno se despidió del mercado en 1958, meses después de la última conquista de la casa de Arcore en la categoría de 500 cm3. Hubo que esperar hasta 1985 para volver a ver una Gilera con un bloque de un solo cilindro y medio litro de desplazamiento, la Dakota 500.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.