Moto del día: Harley-Davidson MC-65 Shortster

Moto del día: Harley-Davidson MC-65 Shortster

Una pequeña moto urbana lanzada en la época de Aermacchi


Tiempo de lectura: 2 min.
Harley-Davidson tuvo años oscuros (bueno, ahora también está en otro túnel, pero eso sería otra historia), como la época AMF. Bajo su tutela, y con el fin de ofrecer nuevos productos, adquirió Aermacchi, introduciéndose así en el mercado de pequeñas motos urbanas y de offroad como la MX 250 de la que os hablamos antes. Un ejemplo de ello lo tenemos con la Harley-Davidson MC-65 Shortster, que era algo así como una Honda Monkey pero con menos éxito.

Hay que tener en cuenta que la marca japonesa había dado el “pildorazo” con el “pequeño mono” en los 60, y todas las marcas intentaron subirse al carro de este tipo de motos. Y Harley-Davidson no quería ser menos, teniéndolo además bastante fácil, pues Aermacchi controlaba mucho la tecnología de los motores de dos tiempos, más que los americanos. Allí había pequeñas empresas (pequeñas porque vendían solo en USA, pero eran unos monstruos en facturación) como Fox o Rupp Industries, pero sus motores estaban a años luz de los desarrollados en Europa.

1973 harley davidson X90 shortster

Harley-Davidson X-90 Shortster de 1973

La Harley-Davidson MC-65 Shortster fue lanzada en 1972, y solamente estuvo a la venta un año antes de ser sustituida por la Harley-Davidson X-90 Shortster y con mayor cilindrada. Nació con un motor de dos tiempos, 63,8 cc (44×42 cc) y carburador Dell’Orto ME 18 BS.

Luego creció hasta los 90 cc y estuvo a la venta tres años más (de 1973 a 1975). Esta última versión, más potente, rozaba los 8 caballos para un peso total de aproximadamente 57 kg. El arranque era a patada por el lateral izquierdo, al lado de la palanca de cambios.

Un sólido chasis tipo columna vertebral en acero, horquilla telescópica, doble amortiguador trasero y frenos de tambor además de luces para que pudiese homologarse para la calle era todo lo que necesitaba. Una caja de cambios de tres velocidades (posteriormente cuatro) y pequeñas ruedas de 10 pulgadas. Teóricamente podía transportar a dos personas. Los detalles cromados eran herencia directa de Harley-Davidson, como os podréis imaginar.

Se ofreció en colores llamativos: amarillo, rojo y azul. Aunque la idea era buena, no fue un éxito aunque el precio era incluso competitivo. Se habla que de la versión X-90 Shortster se vendieron aproximadamente 17.000 en esos tres años. Son bastantes, pero no tantas como pensaban y finalmente cesó su producción. Hoy en día son motos muy buscadas y de las que quedan relativamente pocas, por lo que sus precios van al alza, sobre todo si están originales o con pocos kilómetros.

En el siguiente enlace podéis ver con todo detalle el ejemplar que se encuentra en el National Motorcycle Museum.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.