Moto del día: Hartford UK 450 Retro

Moto del día: Hartford UK 450 Retro

Clasicismo británico al estilo de Taiwan


Tiempo de lectura: 4 min.

La empresa Hartford Motors, fundada por el grupo empresarial taiwanés She-Hong Industrial Co., Ltd, lleva desde 1995 centrada en la fabricación de propulsores para motocicletas. Situada en el Parque Industrial de Taichung, en la actualidad cuenta con una completa gama de motocicletas entre las que podemos encontrar la Hartford UK 450 Retro. Este modelo se posiciona como el más elaborado de la marca y que va equipado con el propulsor de mayor cilindrada que la firma taiwanesa monta actualmente.

Esta Café Racer al uso mezcla una estética retro -característica de este tipo de modelos- con un buen equipamiento y empleo de componentes de calidad, cada vez más usuales en motocicletas provenientes de aquellas latitudes, donde antiguamente y por encima de cualquier cosa se buscaba la sencillez mecánica y dinámica para abaratar costes, aunque gozaran de estéticas medianamente atractivas.

La UK 450 Retro viene montada sobre un bastidor tubular en acero de simple cuna desdoblada, mismo material y sección empleada en el subchasis, no así en el basculante trasero, que es tipo H con brazos en sección rectangular. Por otro lado, y uno de los componentes que sorprenden en este modelo en particular, es su horquilla delantera invertida con barras de 43 mm firmada por la también taiwanesa Fastace Performance, así como el doble amortiguador trasero de 340 mm con botellas de regulación independiente. También se ofrece con horquilla convencional y fuelles.

La marca oriental pone en la Hartford UK 450 Retro todo su buen hacer y experiencia, acumulada desde hace más de un cuarto de siglo en la fabricación de motores y componentes mecánicos

En cuanto al propulsor, la marca asiática emplea un sencillo monocilíndrico refrigerado por aire de 445 cc asociado a un cambio de cinco relaciones, alimentado por un sistema de inyección de combustible. Dispone de cuatro válvulas en culata y una compresión de 8,8:1, logrando erogar una potencia final de unos 30 CV a 6.250 RPM y un par máximo de 35 Nm a 4.850 RPM, suficientes para mover con soltura los 172 kilogramos en seco que la marca declara en sus datos oficiales.

En el apartado de la frenada, esta cuenta con un equipo compuesto de doble disco delantero, asistidos amos por pinzas de cuatro pistones. En la zaga el encargado es un solo disco y la pinza que trabaja sobre él es de tipo monopistón. El ABS es de serie y sus llantas radiales de 17 pulgadas calzadas con neumáticos 110/70 en el eje delantero y 130/70 en la zaga no son de tipo radial, portando cámaras en su interior.

Las cotas de esta Café Racer oriental, respecto a su longitud, anchura y altura total, son de 2.040x811x1.020 mm, siendo la distancia entre ejes de 1.395 mm. El depósito de combustible, por su parte, cuenta con una capacidad de 15 litros. Eso, unido a un consumo medio según la marca de tan solo 3,65 litros cada 100 km, nos da una autonomía por depósito de más de 400 km, por lo que será ideal para desplazamientos en el día a día, ya sea en ciudad o interurbanos.

Hartford UK 450 Retro 4

Una estética atractiva, junto a un buen conjunto en general, hacen de esta Café Racer oriental una opción muy gustosa dentro del país asiático, ya que de momento no se ofrece en otros países

El nivel de acabados y equipamiento también es bastante bueno en apariencia, disponiendo de un completo cuadro de instrumentos con doble reloj, velocímetro y cuentavueltas, así como una pequeña pantalla LCD dentro del primero. Varios testigos luminosos completan la información necesaria en este apartado. Iluminación LED, asas laterales para el pasajero o doble retrovisor forman parte del equipamiento de serie. También lo son las diversas piezas con terminación cromada o el símil carbono con el que se ha recubierto la tija de la Hartford UK 450 Retro.

Con un precio en origen de 5.972 euros, unos 200.000 MTD taiwaneses, de momento no está disponible en Europa, aunque a buen seguro llegará la gama de esta marca a nuestro continente para competir con marcas como ZontesCFMoto, en esta u otras categorías de las que esta marca dispone de modelos capaces de hacer cara de tú a tú al resto de sus compatriotas.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.