Moto del día: Honda CB 1000 R Neo Sport Cafe

Moto del día: Honda CB 1000 R Neo Sport Cafe

Hypernaked con estilo


Tiempo de lectura: 5 min.

La Honda CB 1000 R Neo Sport Café es una naked Premium de altas prestaciones. Se presentó en 2018 y vino a sustituir a la ya vetusta Honda CB 1000 R, a secas, que en esencia es el mismo concepto de moto, pero con una estética mucho más convencional y atemporal, quizá previsible y también aburrida.

En esencia, esta moto es una vuelta de tuerca más respecto a su predecesora. Emplea las mismas ideas técnicas y muchas de sus piezas son evoluciones de las que llevaba el modelo anterior, pero los ingenieros se han pegado un buen curre intentando mejorar lo que ya era bueno, rascando caballos aquí y allá y sometiendo a la mayoría de piezas a una estricta dieta. El resultado es una moto que da 145 CV, 20 más que la anterior y que pesa 12 kilos menos, para llegar hasta los 212 kg en la báscula.

Son unas cifras muy buenas y que da en los morros a una de sus principales competidoras: la Kawasaki Z 1000, que pesa 221 kg. La Yamaha MT-10, es sin duda el hueso duro de roer del segmento con sus 210 kg y sus impresionantes 158 CV de potencia. No obstante, en estos segmentos y niveles de potencia, 10 caballos más o menos no van a cambiar gran cosa ya que son cifras altísimas y a las que rara vez se las puede sacar provecho en la vía pública.

Honda CB 100 r neo sport cafe 21

Volviendo a la Honda CB 1000 R Neo Sport Café, la receta está clara: mucha potencia, poco peso, parte ciclo “pata negra” y una estética y personalidad únicas como principal reclamo para destacarla respecto a la competencia. Si echamos un ojo a la Kawasaki Z 1000 o a la Yamaha MT-10, parecen motos muy agresivas y enfadadas, con un cierto aire de “Transformers”. Es un tipo de estética que cuadra con un público más joven, que, sin duda, no va a tener dinero para adquirir una de estas nueva.

Es por eso que la maniobra de Honda me parece más sensata porque nos ofrece una estética más madura, elegante, y seria que puede conectar mejor con el tipo de público que sí tiene dinero para meter en una motocicleta de este precio. En el apartado técnico, nos encontramos con un viejo conocido. El motor usa como base el que empelaba la Honda CBR 1000 RR Fireblade de 2006, pero convenientemente actualizado y mejorado con nuevas tecnologías y estándares de calidad.

Por otra parte, el chasis es de tipo espina dorsal o monobackbone. No es tan rígido ni optimo como una doble viga, pero los ingenieros se lo han currado para aportarle la rigidez necesaria. Se ha modificado respecto al de la CB 1000 R con nuevos refuerzos y partes diferentes. En cuanto a parte ciclo, tenemos el “pack” completo: barras invertidas, pinzas radiales, suspensión 100% regulable… no lleva componentes tan extremos como los de una moto de pista, pero es que no es una moto de pista.

Honda CB 100 r neo sport cafe 18

Para vía publica vamos sobradísimos con toda esa dotación. Además, el paquete electrónico es muy completo, con control de tracción y cuatro modos de conducción, por no hablar del siempre obligatorio ABS. Pero sin duda lo que más destaca de esta moto es la calidad de construcción y de los acabados, casi obsesiva. Estamos ante una de esas Hondas que están hechas con mimo y cariño a raudales. El cliente está dispuesto a pagar más si a cambio obtiene un producto exquisito en todos los aspectos.

La gran mayoría de las piezas que vemos son de aluminio, ya sea cepillado, pulido o pintado. El vulgar plástico se reserva únicamente a un puñado de sitios concretos. Esto le da ese toque de autenticidad, de estética “neo retro”, como ellos mismos lo llaman, ya que antaño las motos estaban construidas prácticamente enteras de metal, acero. Con el aluminio se consigue ese tacto metálico, pero sin que los kilos se vayan de madre.

¿Y cuánto cuesta todo esto? Pues 15.050 euros. Es bastante dinero si tenemos en cuenta que a cambio nos llevamos una motocicleta de tipo naked, que no es especialmente capaz en ningún ámbito en concreto más allá de circular por ciudad y rutina, donde desde luego tampoco es la más idónea por su motor de 1.000 cm3 y chorrocientos caballos.

 

Honda CB 100 r neo sport cafe 17

Si queremos viajar, le falta protección aerodinámica y capacidad de carga, por no hablar de que tampoco es la mejor a dúo. Si queremos correr, ir a altas velocidades y en definitiva, sacarle todo el jugo a su corazón, tenemos el mismo problema: no tiene carenado y el viento nos arrancará los brazos si queremos ponerla a velocidad punta. Ojo, esto no es exclusivo de la Honda CBR 1000 R Neo Sport Café. En general todas las hyper naked pecan de este problema, que no son motos buenas en nada, si tenemos en cuenta lo muchísimo que cuestan nuevas.

Al final, me quedo con la idea de que esta moto sirve un poco para lucir billetera, de que la compras porque puedes y porque tienes dinero como para acceder a un producto Premium y exclusivo con una calidad de construcción exquisita, aunque luego no sea verdaderamente eficaz en ningún ámbito concreto.

Calcula cuánto cuesta asegurar un Honda CB 1000 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez