Moto del día: Honda CB 77

Moto del día: Honda CB 77

La primera de una larga estirpe


Tiempo de lectura: 2 min.

También llamada Super Hawk, la Honda CB 77 fue la encargada de abrir el extenso legado de motocicletas deportivas que han pasado por la marca. Considerada como una referente incluso entre las motocicletas modernas, la CB 77 destacaba por su empuje, su velocidad, su manejo y su gran fiabilidad.

A fines de la década de 1950 Soichiro Honda y sus ingenieros dejaron de pedir prestado a otros fabricantes y crearon un motor de dos cilindros en paralelo de 247 cm3. La primera en recibir el nuevo corazón fue la Honda Dream 250. En 1961 la cilindrada aumentó hasta los 305 cm3, y nació la Honda CB 77, con un chasis tubular de acero donde el motor se incorporaba como un elemento estructural. Su peso en orden de marcha -con combustible, aceite, refrigerante, líquido de frenos y batería- era de 159 kg.

La Honda CB 77 se basaba en la experiencia de firma nipona en los grandes premios y difería mucho de modelos pretéritos. No solo cambiaba el chasis, también se incorporó una horquilla delantera telescópica y frenos de tambor dobles de 1.820 mm en ambos ejes. A comienzos de la década de los 60 muy pocas máquinas -independientemente del fabricante- ofrecía un sistema de detención tan completo.

Honda incluso ofreció un kit con piezas de alto rendimiento que animaban a los propietarios a ir de la carretera al circuito y volver a casa montado sobre la sobre la moto

El bloque fue concebido con la idea no solo de ofrecer un gran rendimiento, sino de ser fiable también. El cigüeñal se construyó como un componente prensado, se utilizaron bielas fabricadas en una sola pieza, y cojinetes de rodillos y de bolas. Justamente con estos últimos funcionaba el árbol de levas. Suponía un gran avance sobre las ofertas británicas y americanas. El motor podía girar hasta las 9.000 vueltas y podía rebasar los 160 km/h de velocidad punta.

Por entonces la recién creada revista Cycle World decidió comprobar hasta cuánto podía rendir la Honda CB 77 en condiciones reales. La velocidad promedio (dos pasadas) fue de 168,3 km/h, consiguiendo cubrir el cuarto de milla en 16,8 segundos, alcanzando los 134 km/h. Sus 28 CV de potencia se canalizaban a la rueda a través de una transmisión de cadena con una caja de cambios de cuatro velocidades.

Honda CB 77 2

Muchos coinciden en que la Honda CB 77 fue la primera motocicleta japonesa moderna, estableciendo la base de lo que debería de ser una moto deportiva aún casi seis décadas después de haber sido concebida. Como curiosidad, Elvis Presley montó una Super Hawk en la película “Roustabout” (1964) en lugar de una Harley-Davidson con la que acabaría asociándose.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez