Moto del día: Honda VFR 1200 F

Moto del día: Honda VFR 1200 F

Un modelo diseñado para impresionar


Tiempo de lectura: 4 min.

En 2011 los japoneses dieron un golpe en la mesa y enseñaron al mundo de lo que eran capaces cuando juntaban en un solo modelo todos sus conocimientos, su tecnología y su saber hacer. La Honda VFR 1200 F era esa moto y se diseñó como punta de lanza y escapare tecnológico de la marca del ala dorada.

La Honda VFR 1200 F es una moto de altos vuelos, un avión como se diría en el argot popular. El diseño era completamente nuevo y no tomaba prestados elementos ni caracterísiticas de modelos previos. El diseño corrió a cargo de la división europea de Honda, y la moto se diseñó al gusto del viejo continente.

El coranzón de la VFR era un motor tetracilíndrico en V, una configuración única que Honda reserva sólo para sus modelos más icónicos y especiales y que le da a la moto un aura de exclusividad que no tendría con un convencional cuatro en linea.

Honda VFR 1200f 4

Esta mecánica está orientada transversalmente al sentido de la marca y destaca porque la bancada trasera de cilindros es más estrecha que la delantera, de tal forma que se consigue un conjunto mucho más estrecho en la zona de unión entre el depósito y el asiento, lo cual facilita llegar más facilmente al suelo con los pies y la conducción en general de la moto.

Este motor rinde 173 CV de potencia, que se transmiten a la rueda trasera através de una caja de seis velocidades y un eje cardán. Con 1.200 cm3 y una configuración en V, el motor tiene un tacto exquisito en todo el régimen de revoluciones. Empuja siempre con firmeza y nunca vibra o hace un mal gesto.

Esta mecánica es de altas prestaciones, pero dado el caracter sport turismo del modelo, ofrece un buen agrado de uso a bajas vueltas a consta de penalizar la clásica estirada final de los tetras. La velocidad máxima de la moto es de unos 270 km/h, mientras que su consumo es de unos elevados 6,5 l/100 km, algo comprensible por otra parte si tenemos en cuenta las prestaciones brutales que ofrece y que en general es un conjunto grande.

Honda VFR 1200f 2

Al desnudo

Si el motor es sencillamente excepcional, los acabados, ajustes y materiales de la moto van en consonancia. Todo tiene una calidad perfecta y está hecho con el máximo mimo y cuidado por los pequeños detalles. No se ven muchas de estas por la calle, pero si algún día os topáis con una, fijaros en la construcción de la moto y los ajustes, porque son para quitarse el sombrero.

Estéticamente la moto destaca por un carenado muy cerrado que esconde todos los órganos mecánicos. El basculante trasero mono brazo también llama la atención y en general es una moto cuyas lineas nos transmite tecnología, sofisticación y precisión.

La Honda VFR 1200 F fue la primera moto de la historia en montar un cambio automático de doble embrague, el DCT. Como hito es toda una declaración de intenciones, pero al tratarse de un sistema nuevo, todavía tenía camino por delante y margen de mejora, algo que se ha ido viendo en las sucesivas generaciones que Honda ha presentado de este sistema.

Honda VFR 1200f 3

En cuanto a su zona de confort, esta es una moto a la que le gusta la velocidad. Se muestra muy estable realizando cruceros a ritmos elevados y curvas rápidas de amplio radio de giro. Tampoco es una moto que desentone en circuito aunque tanto sus frenos como su suspensión están un paso por detrás de lo que nos ofrece una deportiva pura. La ciudad y las carreteras reviradas no son su fuerte puesto que es una moto grande, larga y que pesa 267 kg.

Hoy en día rondan los 8.000 euros. Por lo que cuesta una Suzuki V-Strom 650 nueva, te puedes comprar la moto más tecnológica de Honda, incluso en la actualidad. Pese a que comenzó a venderse hace más de siete años, se me ocurren pocos vehículos nuevos que se vendan hoy en día más avanzados que este.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Jan
Invitado
Jan

Poseo una vfr 1200f de junio del 2010, es fina rápida y fiable. 148000 km y como el primer dia.

Francisco
Invitado
Francisco

Tengo una vfr 1200 dct y el articulo clava lo que es esta moto, bonita, tecnológica y con la calidad nipona, la saga vfr es mitica


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez