Moto del día: Kawasaki Vulcan 500 LTD

Moto del día: Kawasaki Vulcan 500 LTD

Con ella empezó la saga


Tiempo de lectura: 2 min.

Hoy queremos recordar una moto que nació en 1990 y que comenzó una saga de motos custom: la Kawasaki Vulcan 500 LTD. Se trata de la entrada a la gama, pero no por ello la marca descuidó los detalles, realizando una moto para iniciados, pero que aparentaba mucho mayor de lo que era.

La saga Vulcan poseía modelos mucho más grandes, como por ejemplo la VN2000, pero en la marca querían una entrada a la gama, así que realizaron algo más pequeño. Tomaron prestado el motor de la Kawasaki Ninja 500R y se lo colocaron a esta pequeña custom. Se trata de un dos cilindros en línea, colocados de manera transversal, y cuatro tiempos de 498 cm3 que rinde 50 CV montado sobre el bastidor de doble cuna. Con sus 198 kg de peso, la moto lograba alcanzar una velocidad máxima de 153 km/h, más que suficiente para aguantar cruceros de autovía o autopista.

Sus longitud era generosa, como en todas las custom con avance de la horquilla delantera, con 2.320 mm de largo y una batalla de 1.595 mm, lo que le daba aplomo a altas velocidades. El asiento a 715 mm del suelo, facilitaba esa posición hundida con las manos más altas, que tan de moda estaban en aquellos años. El calzado era modesto, pero suficiente, montando neumáticos de 100/90×19 delante y 140/90×15 detrás, junto al disco único delantero y el tambor trasero, suficiente equipo de frenado para detenerla en caso de ser necesario.

En caso de llevar “paquete”, no debía ir muy incómodo, pues disponía de anchura de asiento suficiente y el mullido era agradable para que nuestras posaderas no se resintiesen con el paso de los kilómetros. Aunque, claro está, el piloto viajaba mucho más cómodo debido a su generoso asiento que recogía parte de la espalda.

La saga Vulcan llegó hasta el año 2009, estando en el mercado durante 20 años, lo cual nos indica el éxito que tuvo esta pequeña, pero coqueta motocicleta.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea