Moto del día: Kawasaki Z 750 (Z2)

Moto del día: Kawasaki Z 750 (Z2)

La moto de un "Gran Profesor"


Tiempo de lectura: 3 min.

La Kawasaki Z 900 (Z1) revolucionó por completo el mercado de las motocicletas de época con su potente motor: un DOHC cuatro cilindros refrigerados por aire y un funcionamiento a cuatro tiempos que, en su día, con sus 903 centímetros cúbicos de cilindrada, se jactó del mayor desplazamiento entre las motos japonesas. Podía alcanzar los 210 km/h en 1972, una velocidad estratosférica para las motos de calle de la década.

La mayoría de las unidades se destinaron al mercado japonés, aunque en Estados Unidos fue un completo éxito, con algunos ejemplares repartidos por Europa e incluso Australia. Buscando un escalonamiento inferior debido a la nueva normativa japonesa, apenas unos meses más tarde, en diciembre de 1972, se presentó al público la hermana pequeña, la Kawasaki Z 750 (Z2). Se convirtió en un éxito inmediato. Las ventas comenzaron en marzo de 1973 y superaba ya a sus competidoras en ventas en un 10%.

Uno de sus puntos fuertes fue el sistema Double OverHead Camshaft (DOHC), con pistones y piezas del cigüeñal rediseñadas respecto al bloque de 903 cc para dar una sensación similar al motor de la Z 900. El propulsor de 746 cc tenía un diámetro y una carrera de 64 x 58 milímetros (66 x 66 mm en la Z 900) que, con un cuarteto de carburadores Mikuni de 26 milímetros, podía desarrollar 70 CV a 9.000 revoluciones por minuto; suficientes para lanzar la moto a más de 190 km/h.

Visualmente, apenas existen diferencias entre la Z 900 y Z 750. Su principal diferencia es su motor más pequeño

Comparada con su hermana mayor, que se vendía en grandes cantidades a lo largo del globo terráqueo, la Z2 era un modelo de baja tirada, con 3.600 unidades fabricadas en su primer año de producción; la mayoría de ellas destinadas a la población local. Su rival más directa, la Honda CB 750 Four, no podía competir con su homóloga de Kōbe, siendo más pesada, lenta, gastona y torpe en su manejo. Quién lo diría con los precios que están alcanzando en el mercado de segunda mano…

Prácticamente cada año, la Z 750 recibía pequeñas actualizaciones al igual que la Z 900. En 1976, la conocida como Z 750 A4 estaba disponible en nuevos colores (Diamond Brown y Dark Green), además de contar con frenos de disco gemelos en el eje delantero -tambor atrás-, y guardabarros cortos muy al estilo estadounidense. El bloque no sufrió modificación alguna, aunque, de alguna manera, la moto se hizo 10 km/h más lenta. Durante los seis meses que estuvo en producción la serie A4, tan solo se hicieron 1.980 unidades.

Tras esta, llegó la versión A5 para 1977, muy similar a la anterior y, un año después, la Z 750 (Z2) dijo adiós al mundo cuando fue reemplazada por la Z 750 FX. El nacimiento del mito “Z” en los años 70 marcó el comienzo de una época memorable en la historia de Kawasaki, y fue más allá de los días de gloria de la Z1 y Z2 con la creación de las maravillosas ZXR, más conocidas como Ninja, Zephir, ZZR o ZRX.

Conocida por ser la moto de los matones, tanto en la vida real como en la ficción, la Kawasaki Z 750 (Z2) es una estrella dentro del mundo nipón. Su participación más significativa la encontramos en el manga, anime y dorama “Great Teacher Onizuka” (GTO). Kyosuke Masaki fue uno de los moteros más relevantes de Shonan, sin rival entre las bandas. Conocido y respetado por todos, siempre era reconocido por el rugido de su moto: la Kawasaki Z2. A través de su carisma y su habilidad a los mandos, fundó una banda (Los Ángeles de Medianoche) que, ciertamente, pasó a la historia en el universo GTO. Eikichi Onizuka, protagonista de GTO, trató a Masaki como a un hermano mayor.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Rodrigo

Sinceramente, el "bicho" de las motos me picó ya siendo adulto y desde entonces no he parado de disfrutar una y otra vez hasta que lo he convertido en parte de mi profesión. Tan pronto te hago una sesión de fotos que te destripo un motor o te transformo una moto en cafe racer. Las motos son mi pasión y me encanta todo lo que les rodea