Moto del día: Keeway Superlight 125

Moto del día: Keeway Superlight 125

Custom para todos los públicos


Tiempo de lectura: 3 min.

La Keeway Superlight 125 es otra de esas motos custom asiáticas económicas de 125 que crecieron como setas por los concesionarios de diferentes marcas a comienzos de siglo. Las había a montones: la Daelim Daystar 125, la Hyousung Aquila 125, la Kymco Zing. Y ojo, también tenían sus homólogas japonesas, un poquito más caras y un poquito mejor hechas, pero con similar orientación.

La idea detrás de todas estas marcas asiáticas que acababan de aterrizar en suelo europeo era la misma: ofrecer un producto a un precio asequible pero ofreciendo una estética cuidada y que diese el pego de ser “motaza” entre el público de ojo inexperto y por último, una calidad de fabricación digna y una fiabilidad aceptable, como demanda el cliente del viejo continente.

La Keeway Superlight 125 se presentó en 2006, y en esta primera generación venía con una estética muy clásica y barroca, a imitación de las Harley-Davidson del otro lado del charco: largos guardabarros envolventes, pilotos muy ornamentados y cromados, muchos cromados, la mayoría de plástico pintado, eso sí.

keeway superlight 125 03

Hasta se vendía como opción con alforjas de cuero y una gran cúpula frontal para imitar a la perfección el estereotipo americano. No hay que criticar a Keeway por esto. En aquellos años todas las marcas coreanas y japonesas estaban haciendo más o menos lo mismo, solo que esta moda del custom clásico ya empezaba a tocar a su fin.

Mecánicamente era una moto que empleaba soluciones sencillas y económicas, pero tecnologías archiconocidas y archi probadas por lo que no había sustos en este apartado y los posibles disgustos y averías que pudiesen tener estas motos siempre se podían arreglar por un puñado de euros.

El motor era un monocilíndrico refrigerado por aire que erogaba 10,7 CV a 8.500 vueltas, en la misma línea que sus principales competidoras, a excepción de la Hyousung Aquila 125, que con su motor de 125 cc despuntaba hasta unos sorprendentes 15 CV. Quizá la principal pega de esta moto era su alimentación mediante el clásico carburador de toda la vida.

keeway superlight 125 03

Aún habría que esperar algunos años para que este modelo recibiera una inyección electrónica que le facilitase la vida a sus propietarios, especialmente en invierno. La potencia no era mucha, pero los caballos solo tenían que mover 137 Kg de moto, siendo una de las customs más ligeras que me viene a la cabeza ahora mismo.

Por lo demás, os lo podéis imaginar. Horquilla convencional delantera, amortiguadores gemelos atrás, disco de freno delantero y tambor atrás. A lo clásico, a lo de siempre. Lo que no tenían estas motos, por un tema de costes, eran las llantas de radios, algo que sin duda las daría ese golpe de gracia de clasicismo.

Comparador de seguros de moto

La Keeway Superlight 125 se conformaba con unas llantas de aleación de aluminio con aros de 16 y 15 pulgadas para el eje delantero y trasero respectivamente, algo que sin duda ayudaba y contribuía a la maniobrabilidad de conjunto por ciudad, su hábitat natural.

De segunda mano se pueden encontrar a precios de risa. Hay unidades plenamente operativas con kilometrajes bajos por unos 600 euros. La verdad que la marca desde el desconocimiento no ofrece mucha confianza, pero a nivel de motor son productos sencillos y normalmente emplean diseños “descatalogados” de fabricantes japoneses por lo que no suelen ser malas motos en ese aspecto.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Keeway Superlight 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Sanaa Mokaddam