Moto del día: Laverda 700 “El Cid”

Moto del día: Laverda 700 “El Cid”

Un prototipo desarrollado en el peor momento le impidió llegar a producción


Tiempo de lectura: 4 min.

Los años ochenta no fueron felices para los fabricantes europeos y, sobre todo, italianos. Con los japoneses haciendo motos netamente superiores, muchas de ellas tuvieron que echar el cierre o cambiar de manos. Fue una época de prototipos e intentos fallidos, poniendo tiritas a hemorragias que necesitaban intervenciones en quirófano. Algunas de ellas sobrevivieron renqueantes, más por pasión que por cifras de ventas o viabilidad económica. Fruto de esta época nacía ya muerta la Laverda 700 “El Cid”.

Realmente estamos en una de las peores épocas de Laverda. Massimo Laverda, hijo del fundador Francesco, había abandonado hacía poco la empresa y esta había pasado a manos de sus trabajadores. Conocida como Nuova Moto Laverda, solo habían presentado como quien dice un nuevo modelo: la Laverda OR 600 Atlas. Fruto de la fiebre de las enduro que acabarían derivando en las trail dakarianas, el bicilíndrico de 500 cc de la Laverda Alpina, Formula 500 o Montjuic; fue subido de cilindrada hasta los 572 cc, creando una moto genial para la época pero un fracaso en ventas: poco más de 450 unidades.

Laverda necesitaba encontrar algo que funcionase, y fue entonces cuando debieron echar un ojo a su vecina Cagiva y la Elefant e intentar, usando como base la Atlas, hacer algo con un enfoque más dual-sport. Fue entonces cuando en 1989, en el marco del Salón de Milán, Nuova Moto Laverda presentó dos prototipos con unos nombres claramente inspirados en la cultura hispana: la Laverda 700 Hidalgo (una custom quijotesca) y la Laverda 700 El Cid.

El Cid

Ese motor usado en la Atlas, que ya había subido de cilindrada y recibido nuevos cárteres, evitando así las grietas por estrés que adolecían las 500, fue de nuevo revisado. Refrigerado por aire y aceite, el viscoso líquido estaba ahora también presente en las culatas para mantener la temperatura en un régimen óptimo. La cilindrada creció hasta los 668 cc y, buscando diferenciarse de la competencia, eliminaron los carburadores y en su lugar montaron una inyección Weber-Marelli. De ahí que en las cachas traseras, destace la frase Electronic Injection.

Como se trataba de un prototipo, en Laverda supieron darle un buen uso al material que tenían en el almacén (no había dinero ni para pipas). Así que cogieron el chasis del prototipo que ya habían usado para crear la propia 600 Atlas, y lo atornillaron directamente a él. Tampoco es que cambiase mucho en cuanto a anclajes o dimensiones. De hecho, toda la parte de ciclo era la misma que ya se había usado: desde la horquilla telescópica de aire al monoamortiguador trasero, y también las medidas de las llantas (21″ y 17″). Eso sí, con una orientación pensada en un uso mixto, había una notable diferencia en el tren delantero: un doble disco de freno.

Atlas Palette

Prototipos de Laverda

La carrocería fue rediseñada completamente. Muy redondeada, según marcaban los cánones de la época, llamaba la atención las múltiples tomas de aire laterales a modo de branquias y que nacían desde la parte delantera. Un doble bifaro, sin cúpula, un asiento que permitía moverse incluso hasta el tanque de combustible y un guardabarros recortado.

El prototipo no tuvo continuidad, e incluso la propia moto mostrada en Milán desapareció durante el desmantelamiento de la fábrica de Braganza, y su posterior traspaso de la línea de producción a Zanè. Debemos tener en cuenta que poco después de haberse presentado este modelo, Laverda pasaba a manos del grupo financiero Zanini (con apoyo de los japoneses de Shinken) y, ya en 1994, a manos de Francesco Tognon.

No todo acabó en el cajón del olvido. El motor demostró buenas cifras en el banco de potencia (70 CV y 60 Nm), siendo además ligero. Laverda había pedido en aquella época a Nico Bakker que diseñara una moto deportiva y, con este motor, acabaría dando vida a la Laverda 650 Sport. Posteriormente y con el motor de nuevo recrecido hasta los 747 cc (dando ya 85 CV), acabaría en la Laverda 750S Sport Formula.

Fotos: Laverda Club Comparador de seguros de coche

COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Mario Jiménez