Moto del día: Rondine 125 Sport

Moto del día: Rondine 125 Sport

Poco conocida en la historia del motociclismo español, esta montura quiso estar por encima de las Lube


Tiempo de lectura: 4 min.

Aunque hoy en día sea una de las motocicletas clásicas fabricadas en España más desconocidas, lo cierto es que la Rondine 125 de 1951 era una montura de gran calidad. Con piezas elaboradas en su mayoría por la propia fábrica, situada en la madrileña Ronda de Toledo, esta máquina costaba incluso más que una Lube. La motocicleta vasca de excelente calidad que, hasta la consolidación de Montesa, fue sin duda el referente en calidad e innovación para el sector español de las dos ruedas. Mientras la Lube se ofrecía por unas 16.000 pesetas, la Rondine salía del concesionario previo pago de 20.000.

Así las cosas, la pregunta es obvia. ¿De dónde salió Rondine? Pues bien, como algún políglota ya habrá adivinado, en su génesis hay bastante de italiano. Y es que este nombre comercial responde a la palabra italiana referida a la castellana “ golondrina ”. Aquí situados, la verdad es que tenemos varias vías para recorrer puesto que antes de la Segunda Guerra Mundial existieron diversas empresas automotrices transalpinas llamadas así. Sea como fuese, lo cierto es que a finales de 1950 se fundó en Madrid Moto Scooter S.A. Una de las muchas empresas motociclistas de la postguerra, aunque al tiempo una de las pocas con actividad en Madrid frente al vigoroso panorama exhibido por Cataluña, País Vasco e, incluso, Elche.

Ahora, ¿cómo se echó a rodar la cuestión tecnológica en Rondine? Pues bien, para ello se contó con la dirección técnica del ingeniero Bruno Hettore, responsable de trazar las líneas maestras de la nueva gama donde se encontraban un atractivo scooter de octavo de litro así como un socorrido y práctico motocarro. Eso sí, al poco de su lanzamiento se anunció la llegada a España de las Vespa. Un hecho crucial para el devenir de Rondine, más aún si sumamos al mismo la fundación en 1953 de Lambretta Locomociones S.A en el País Vasco. Así las cosas, estaba claro que el dominio sobre el campo de los scooter se lo iban a llevar estas últimas, por lo que Rondine decidió sacar un modelo de cara a 1952 apartado del segmento de las urbanas.

rondine 125 sport (1)

Aunque iba a ser una empresa destinada a monturas urbanas con un scooter liderando su oferta, la llegada de Vespa y Lambretta a España hizo que se enfocase al mundo de las motocicletas más prestacionales

Rondine 125 Sport, apuntando alto

Los inicios de toda empresa siempre son de lo más interesante, viendo cómo se tantean diversos mercados mientras se va perfilando la línea de negocio definitiva. De esta manera, mientras Rondine empezó apuntando con fuerza a las urbanas con su interesante scooter a la cabeza, en cuanto vio que este sector acabaría dominado por las nuevas Vespa y Lambretta tomó un cambio de rumbo radical hacia las monturas más prestacionales. Eso sí, siempre dentro del mundo de las motocicletas de serie.

Llegados a este punto, con la Rondine 125 Sport se dio una alternativa magnifica a las Lube y Montesa para todos aquellos que desearan explorar el lado más deportivo de las dos ruedas. De hecho, algunas fuentes citan a la Rondine 125 Sport como la motocicleta de octavo de litro más exitosa en las pruebas populares celebradas durante aquellos años en España. No en vano, su monocilíndrico de 123 centímetros cúbicos con 6,5 CV a 4.850 revoluciones por minuto era digno de toda la confianza.

Respecto al peso de la Rondine 125 Sport éste rondaba los 90 kilos, mientras que la velocidad punta podía alcanzar los 100 kilómetros por hora en medio de un estruendo realmente llamativo según testimonios del momento. Y es que, para conocer a esta motocicleta, hay que revisar bastante en los archivos y hemerotecas. Al fin y al cabo, su producción fue más bien escasa, por lo que resulta extraño encontrarse con una de ellas aunque se recorran concentraciones históricas de forma asidua.

rondine 125 sport (2)

Desgraciadamente, Rondine no pudo encontrar a lo largo de los años cincuenta su nicho de mercado. Sufriendo una situación que se vio agravada por el gran coste de fabricación de este modelo con un ensamblaje casi artesanal

Además, mecánicamente es llamativa gracias al uso de sus cotas cuadradas – 54 x 54 – capaces de dar un gran brío a la respuesta del motor. Eso sí, como punto negativo se señalaba la presencia de un cambio con tan sólo tres velocidades. De todos modos, la Rondine 125 Sport fue todo un icono de la producción cuasi artesanal, con un mimo apasionado por el detalle y los buenos acabados. Quizás una de las razones por las que Rondine no sobrevivió más de una década en un mercado cada vez más orientado a la producción masiva.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Jesús Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi 125 Especial y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.