Moto del día: Suzuki Burgman 650 (2013)

Moto del día: Suzuki Burgman 650 (2013)

La conquista de la carretera desde el sector urbano


Tiempo de lectura: 6 min.

Podríamos decir sin miedo a equivocarnos que la Suzuki Burgman 650 creó un nuevo segmento de moto cuando se presentó en aquel lejano año 2002. Por aquel entonces la gente no le veía ningún sentido al concepto de maxiscooter, ya que estas motos siempre habían estado confinadas al ámbito urbano y no cabía en la cabeza de nadie que se pudieran orientar también para viajes por carretera. Se equivocaban.

En 2013, y tras el arrollador éxito que había cosechado el modelo durante la década anterior, Suzuki renovaba uno de sus productos insignia, si no el que más, y presentaba esta nueva Suzuki Burgman 650 que adentraba al modelo en una nueva fase de madurez manteniendo toda la filosofía Burgman 650, pero puliendo cosas aquí y allá para hacer un producto más redondo si cabe.

Y esto era más necesario que nunca, ya que la competencia no dejó de apretar fuerte en todo ese tiempo. Los de Iwata tenían la Yamaha T-Max. Desde Honda nos llegaba la Honda Silver Wing 600, y posteriormente la Honda Integra, y hasta la casa bávara se había apuntado a la moda de las scooters GT con la BMW C 650 GT.

Sin embargo, la Suzuki Burgman 650 por A o por B siempre fue la preferida del público. La T-MAX podía ser más deportiva, las Hondas podía ser más refinadas, la BMW tener mayor calidad… pero ninguna sabía combinar tan bien en un mismo envoltorio el tener un scooter usable en el día a día y a la vez tener toda una GT para llevarte por carretera con total comodidad, casi como lo haría una Goldwing.

Y el truco tiene su miga, porque toda la parafernalia GT (buen equipamiento, carenado envolvente, motor “gordo”…) hacían que el peso de la moto subiera hasta unos asombrosos 277 kilos lista para rodar ¡en un scooter! y aun así podía usarse con mucha dignidad para recorridos urbanos y del día a día.

Buena parte de la culpa de esta agilidad la tenían las ruedas de pequeño diámetro, con aros de 14 y 15 pulgadas para los ejes posterior y anterior, respectivamente. A eso tenemos que unirle unas geometrías en la dirección y una distancia entre ejes más corta que primaban la agilidad. Por último, el bajo centro de gravedad del modelo también contribuía a ponernos las cosas más fáciles.

En general, los principales cambios del modelo de 2013 respecto a su predecesora se centraban precisamente en esta faceta, en hacerla más amigable y ágil para el día a día respecto a su predecesora. Los japoneses también trabajaron en el embrague y el motor para dotarlos de un tacto más aterciopelado, especialmente a baja velocidad, que es donde el modelo previo a veces pecaba de cierta rudeza.

Por lo demás, a nivel mecánico mantenía el motor bicilíndrico de 638 cm3 de su predecesora, una mecánica única en Hammamatsu y que sólo emplea esta moto. Dos cilindros en línea, una rareza, ya que las “bi” de la firma japonesa siempre han sido fieles al esquema V-Twin a 90 grados.

Dicen que este bicilíndrico en línea de hecho deriva del tetracilíndrico de la Suzuki GSX-R1300 Hayabusa, algo así como un “tetra” partido por la mitad, una historia que en parte también nos recuerda a la gama NC 750 de Honda. En cualquier caso, con su culata de ocho válvulas y su refrigeración líquida es capaz de erogar 56 CV a unas confortables 7.000 vueltas. Ideal para el tipo de uso GT y confortable al que va orientado este modelo.

Suzuki Burgman 650 4

La planta motriz es tan grande que va colocada donde una motocicleta convencional llevaría el motor, es decir, muy adelante y cercana a la rueda delantera. Esto hace que la Suzuki Burgman 650 pierda el característico suelo plano de los scooters más urbanos, algo que siempre aporta un extra de facilidad, pero que era el peaje a pagar a cambio de contar con mayor potencia.

En el apartado de equipamiento, estaba trufada de chucherías y gadgets. En la versión Executive, la más cara, la dotación incluía algunas lindezas como el asiento y puños calefactados, respaldo para el pasajero, cúpula delantera regulable eléctricamente, ABS, espejos retrovisores plegables eléctricamente, etc. Solo hay que ver las piñas de la moto para darse cuenta de que eso tiene más botones que el volante de un Fórmula 1.

Habrá mucha gente que diga que las scooters no son motos, pero en muchos aspectos son “más moto” que la mayoría de modelos. Todo gira entorno al concepto de practicidad y confort. Hoy en día la gente justifica la compra de grandes maxitrails por el confort, cambios de doble embrague por el confort, y el leit motiv de las motos de turismo siempre ha sido lo de viajar con total comodidad. Y si hay un scooter que nos da todo eso que buscamos… ¿Por qué no?

Suzuki Burgman 650 6

El confort viene gracias al enorme asiento en el que apoyar nuestro trasero, en una gran amplitud a bordo que nos permite adoptar diferentes posturas o incluso estirar las piernas para relajar las rodillas, algo que no podemos hacer en una moto convencional, y por último gracias a la genial protección aerodinámica que nos quita el viento frío y la lluvia. Y a todo esto tenemos que sumarle el maletero que tiene bajo el asiento, que supera la capacidad de los grandes baúles traseros del mercado.

Y ahí está parte de la clave del éxito de este modelo. Es una moto que da mucho y que nos pone las cosas fáciles cuando salimos a carretera. Es buena incluso viajando a dúo. Pero es que además también sirve como vehículo de diario. Quizá el punto más gris de este modelo es que pecaba de tener un mantenimiento algo complicado y caro de realizar.

Al final, el motor bicilíndrico es bastante avanzado, y al estar oculto bajo tantas capas de plástico, hay que escarbar para poder acceder a él y realizar las operaciones pertinentes. Quien quisiera una moto más económica de mover tenía en su hermana pequeña, la Suzuki Burgman 400, una buena aliada ya que su mecánica monocilíndrica era mucho más democrática en este aspecto, aunque también más tosca y menos prestacional a la hora de salir a carretera.

Calcula cuánto cuesta asegurar una Suzuki Burgman 650 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Fran
Invitado
Fran

Yo tuve una y todo lo que pone el reportaje es asi pero acabo como muchas, en el desguace…. y todo por su cambio CVT que cuando se rompe es mas caro de reparar que lo que vale la moto, una lastima, algun defecto tenia que tener……

cacho_perro
Invitado
cacho_perro

Un amigo tiene una y coincide también en que la moto va de fábula pero es cara, muy cara de mantener… parece ser que es la tónica de las megascooter, llega un momento en que para que aguanten bien tanto motor, electrónica y complejidad mecánica hay que dejarse una pasta en las revisiones y claro, si te sale mucho más cara de usar y mantener que un coche pierde gran parte de la gracia… con otras motos “automáticas” como la Aprilia Mana 850 por lo visto pasaba parecido y no eran raras las facturas de más de 600 pavos en… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.