Menu

Moto del día: Suzuki GS 550 M Katana

Una turismo convertida en una moto de pretensiones deportivas

Moto del día: Suzuki GS 550 M Katana

La Suzuki GS 550 M Katana nació en 1981 como un modelo derivado de la familia GS 550 (1977) y se unía a las versiones E y L. Nuestra protagonista del día compartía esqueleto y corazón mecánico con el resto de sus hermanas. Pero, a diferencia de las dos primeras, muy parecidas entre sí y enfocadas a los paseos lúdicos, la GS 550 M Katana parecía una máquina completamente distinta.

En una primera instancia puedes pensar que es simplemente un dinosaurio disfrazado de moto deportiva, y que cualquier cosa que no sea el último lanzamiento no vale la pena. Habladurías y conjeturas. Mientras una motocicleta cumpla con su cometido, es irrelevante si la estructura básica tiene cinco años o cinco décadas, incluso después de que los japoneses se hayan encargado de hacer que los cambios estéticos se conviertan en una política anual.

Cuando se introdujo la GS 550 en el mercado, el objetivo era proporcionar un rendimiento medio para aquellas personas que sentían que podían prescindir de algo de potencia y los gastos más elevados de una 750, pero se prestó suficiente atención al manejo y al frenado para que fuese un producto muy competente como turismo. Quizá una de las mejores exponentes en este aspecto fue la Yamaha RD 400, buscando algo más que un juguete de paseo.

Suzuki GS 550 M Katana (7)

Si bien el probado motor tetracilíndico DOHC de 549 cm3 mantenía sus cifras de diámetro y carrera casi idénticas (56 x 55,8 mm), no era exactamente el mismo que el empleado en el resto de modelos GS 550. Continuaba estando refrigerado por aire, pero los cuatro carburadores de 22 mm dejaron paso a unos Mikuni de 34 mm, ganando ligeramente en prestaciones y en suavidad de entrega de potencia. El resultado eran 54 CV a 9.400 RPM y 41 Nm a 8.250 RPM.

La Suzuki GS 550 M Katana no podía ser considerada como un miembro de la “nueva generación” de los 80, cuando llegó una oleada de motos de cilindrada media, ligeras y carácter deportivo como la Kawasaki GPZ 550, la Yamaha XZ 550 o la Honda CBX 550. En su lugar, se basaba en mejorar apariencia y la dinámica de conducción para ayudar a que tanto el motor como el bastidor compensasen el peso extra. Afortunadamente, la fórmula funcionó bastante bien.

Suzuki GS 550 M Katana (9)

Su consumo medio se situaba en torno a los 5,5 l/100 km. Con un depósito de 23 litros, podía superar los 400 kilómetros entre repostajes

Con una masa en mojado de 214 kilos, la Suzuki GS 550 M Katana podía rozar los 180 km/h de velocidad máxima; por debajo de la 650, pero suficiente para muchos de los mortales. En cuanto a la suspensión, el eje delantero quedaba conformado por una horquilla asistida por aire de 35 mm de diámetro y 145 mm de recorrido con ajuste de precarga en dos posiciones. Detrás había una pareja de amortiguadores con ajuste en precarga y rebote y 85 mm de recorrido.

La respuesta de la dirección a baja velocidad era encomiablemente rápida teniendo en cuenta su buena estabilidad en línea recta en general, pero su alto centro de gravedad tendía a hacerla menos ágil que algunas de sus rivales directas. Las detenciones quedaban aseguradas gracias a dos discos de freno de 275 mm con pinzas de un pistón delante y un disco de igual tamaño en la zaga. El resto de vertientes de la gama GS 550 equipaban un tambor en la rueda posterior.

En general, la Suzuki GS 550 M Katana es una motocicleta japonesa bien terminada y equipada, desde su brillante faro delantero hasta la gran luz de freno trasera. Los espejos retrovisores ofrecen una buena vista posterior, pero se agitan tanto en sus soportes de goma que se cancela el efecto anti-vibraciones. Su estética también es cuanto menos llamativa, con una base grisácea que se combina con toques blancos, rojos y negros en todo el conjunto.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.