Moto del día: Suzuki RE5

Moto del día: Suzuki RE5

La rotativa japonesa


Tiempo de lectura: 2 min.

Siguiendo con nuestra pequeña serie de motocicletas con motores rotativos, como la Norton F1 JPS o la DKW W2000, hoy traemos la que fue una superventas con este tipo de motor: la Suzuki RE5. Por poco no fue la primera en salir al mercado, pues fue coetánea de la DKW, siendo comercializada desde 1974 hasta 1976, un año menos de vida comercial que la DKW W2000.

Hubo solo dos modelos de producción de la RE5, el modelo M hasta 1975, disponible en “Firemist Orange” o “Firemist Blue” y el modelo A de 1976, disponible solo en negro. Debido a sus bajas ventas -se comercializaron alrededor de 7.000 unidades, aproximadamente el 70% en EEUU- muchos concesionarios modificaron el modelo M con un kit de fábrica, para rejuvenecer las motos no vendidas en los años anteriores.

Suzuki venía dando vueltas a la idea de montar un motor Wankel en las motos desde 1960, pero no fue hasta noviembre de 1970, cuando finalmente llegan a un acuerdo con NSU Motorenwerke AG -comprada por Volkswagen e incorporada a Auto Union, la compañía precursora de Audi-, empresa alemana que había llevado a la producción este tipo de motores.

Los japoneses querían hacerlo bien, así que se pasaron dos años probando diferentes técnicas catalíticas para el baño y recubrimiento de las piezas, especialmente el rotor. Tan bien lo hicieron, que ofrecían una garantía que cubría el cambio del motor completo si se producía cualquier fallo en el primer año o 19.000 km. Para el diseño recurrieron a Giorgetto Giugiaro, quien dejó sus toques especiales, sobre todo en el cuadro de instrumentos. Parece una lata de cerveza, por su forma cilíndrica, y se cierra con una cubierta transparente, dotando al diseño de la RE5 de mucha originalidad.

El motor era bastante más complejo que el de Norton o DKW, pues estaba refrigerado por agua y aceite, disponía de tres tanques separados de aceite y el carburador era igual que el de un coche. Todas estas complicaciones extra le daban mayor fiabilidad, pero aumentaban su peso y complejidad considerablemente.

En cuanto al motor, se trataba de un único rotor Wankel con 497 cm3, que rendía 61,9 CV a 6.500 rpm y 75,4 Nm de par a 3.500 rpm. Tenía encendido CDI (Capacitive Discharge Ignition) y la caja de cambios era la misma que la GT750, de cinco marchas. Con su gran peso de 230 kg, no tenía un rendimiento espectacular, alcanzando los 184 km/h con aceleraciones algo discretas y un consumo algo elevado, que de media ofrecía 7,6 l/100 km.

Una moto única que no tuvo el éxito esperado, pero que tiene mucho encanto debido a la exclusividad de su motor. Parece que no han tenido muchos problemas de calidad, y actualmente se pueden encontrar de ocasión por unos 3.000 euros.

COMPARTE
Sobre mí

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!