Menu

Moto del día: Suzuki VanVan 125

Personalidad a raudales mezclada con un estilo muy veraniego

Moto del día: Suzuki VanVan 125

La Suzuki Van Van 125 es de esas motos que nada más verlas te arrancan una sonrisa de la cara. Fue en 2003 cuando el fabricante de Hamamatsu decidió reeditar uno de sus clásicos: la Suzuki Van Van de 1972. Este modelo se diseñó originalmente como una moto playera de aspecto desenfadado, con unas ruedas enormes y peso pluma, ideada para surcar las dunas sin problema.

La Suzuki Van Van 125 que vio la luz con el nuevo siglo se renovó por fuera y por dentro, pero sin perder un ápice de su personalidad. Es más, el paso de los años y el avance de la industria han hecho que sea incluso más llamativa y carismática que el modelo original.

Pese a mantener esa estética clásica tan fiel a su predecesora, la Suzuki Van Van 125 es una moto moderna con tecnología actual. El motor es un monocilíndrico de cuatro tiempos, refrigeración por aire y 11,5 CV de potencia. En 2007 incorporó un sistema de inyección electrónica con el fin de mejorar en eficiencia y ecología.

Suzuki Van Van 125 4

La parte ciclo es sumamente sencilla. El chasis es de cuna simple construido con tubos de acero, donde el motor completa la estructura. Monta una horquilla telescópica en la rueda delantera y un monoamortiguador, directamente anclado al basculante, para el eje trasero. Los frenos: sin complicaciones. Monta un disco de 220 mm mordido por una pinza de dos pistones adelante y un tambor de 130 mm atrás.

Lo más llamativo de la moto son sus gigantescos neumáticos, de medidas 180/80/14 y 130/80/18 para las ruedas trasera y delantera, respectivamente. Esto, aparte de ser un recurso estético, tiene mucho sentido a la hora de circular con la moto por terrenos blandos como arena, barro o incluso nieve. Recordemos que la Van Van nació originalmente como una moto para moverse por la playa.

El motor de reducida potencia, unido a esos neumáticos que parecen rodillos, no es la mejor combinación para favorecer las prestaciones. La velocidad punta puede alcanzar los 100 o 105 km/h. Los consumos no son muy elevados al tratarse de un motor con un toque tranquilo y una moto bastante ligera en lineas generales. Las medias andan sobre los 3 l/100 km.

Suzuki Van Van 125 5

El diseño de la Van Van es verdaderamente minimalista. No le sobra ni una sola pieza de las que tiene. Todos sus órganos mecánicos están a la vista. Destaca el tanque de gasolina de formas alargadas y estrechas. Este se junta con un asiento ancho fabricado con una tapicería muy retro. El escape circula por el lateral derecho -bien cubierto por protecciones térmicas- a una buena altura respecto al suelo y lejos del agua.

La Suzuki Van Van es una moto diferente y muy icónica. Es algo similar a lo que ocurre con otros modelos, como la Vespa. Esto hace que sean motos cotizadas y que siempre haya gente dispuesta a pagar algo de sobreprecio por conseguir esa imagen especial.

Los precios comienzan en unos 1.600 euros de segunda mano. La mayoría de las unidades a la venta son de la era de la inyección y no cuentan con muchos kilómetros en su haber. Esta es una moto que se compra más con el corazón que con la cabeza. Si te gustan sus lineas, su alegría desenfadada y su personalidad divertida, entonces no lo pienses más, puesto que no hay en España ninguna moto parecida a la venta.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

1
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Vic Matt
Invitado
Vic Matt

Moto sencilla y sin pretensiones más que las de servir de utilitario de 2 ruedas en los desplazamientos diarios ya sean urbanos o interurbanos. Eso si, no es muy muy amiga de las autopistas y siempre y cuando se realice una conducción en solitario lel consumo máximo rondan los 3 litros cada 100 kms, dando una autonomía cercana a los 200 kilómetros para lo reducida capacidad de su depositó de combustible de tan solo 7,5 litros. Con unas velocidad óptima de crucero de 80 kIlómetros a la hora la moto va redonda, en su marcha más larga, la sexta, pero… Leer más »


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.