Moto del día: SWM Ace of Spades y Outlaw 125

Moto del día: SWM Ace of Spades y Outlaw 125

SWM está de vuelta para dar mucho juego con estas pequeñas scrambler


Tiempo de lectura: 5 min.

Después de más de 30 años aletargada, SWM resurgía en 2015 volviendo a poner en la carretera (o mejor dicho en los caminos), motos que mostraban con orgullo sus siglas en el depósito. Especializada en modelos offroad, poco a poco ha ido ampliando su gama hacia modelos de carretera, o incluso para un uso mixto. Esto ha sido gracias a su adquisición por parte de Chongqing Shineray Motorcycle Co. ,Ltd. (Shineray para los amigos), y con Ampelio Macchi a los mandos. De aquí sale la moto de hoy, o mejor dicho las dos motos: la SWM Ace of Spades 125 y la SWM Outlaw 125. Pero antes y si queréis profundizar un poco sobre su nueva vida, os recomendamos leer el artículo de la SWM Gran Milano 440 donde os contamos cuál es la situación actual.

La SWM Ace of Spades 125 y la SWM Outlaw 125 son en esencia la misma moto. El “As de Picas” se diferencia de la versión “Fuera de la Ley”, por el tono de su depósito y el del tapizado de su asiento, pero son detalles que no alteran el precio final, ya que es el mismo en ambos modelos. Hay que recalcar que las SWM no son fabricadas en China y posteriormente renombradas, sino que se ensamblan en la fábrica que tienen en Cassineta de Biandronno, de Varese (Italia). En esta fábrica se construían las Husqvarna cuando la marca pertenecía a BMW, y había cerrado sus puertas cuando la firma sueca fue adquirida por KTM en 2013.

En el caso de los modelos de 125 cc, el motor está suministrado por Shineray, aunque tiene su origen en el que montaban las Husqvarna. Se trata de un monocilíndrico de carrera corta (58×47,2 mm) con distribución DOHC (doble árbol de levas en cabeza), cuatro válvulas, inyección electrónica y una potencia máxima que roza los 15 CV, el límite legal para licencia A1. Se trata de un motor moderno y con prestaciones más que suficientes para alcanzar 120 km/h de marcador, gracias a su caja de cambios de seis velocidades.

SWM Ace of Spades 125 2020

SWM Ace of Spades 125

Está claro que la autopista no es su ambiente, sino zonas urbanas o carreteras por los alrededores, pero si tenemos que coger algún tramo de autovía no estaremos jugándonos el pellejo entre el tráfico. Además, el consumo no es exagerado, anunciando la marca 3,36 l/100 km y que en uso normal será ligeramente superior, pero no mucho. Con un depósito de combustible de 17 litros (ojo, tapón sin bisagra), con toda probabilidad superaremos los 400 km de autonomía entre visita y visita a la gasolinera.

Aunque el chasis es un sencillo doble cuna de acero, es más que suficiente para lidiar con los escasos 150 kg de peso en orden de marcha. Todas las pruebas destacan que la SWM Ace of Spades 125 es muy fácil de llevar, ágil y ligera cuando vas a sus mandos. Y también que la parte ciclo está muy por encima de las prestaciones del motor. La horquilla invertida con barras de 41 mm, junto al doble amortiguador trasero regulable en precarga, se tragan cualquier bache pero no pierden la compostura en las curvas.

Como dijimos, la SWM Ace of Spades 125 y la SWM Outlaw 125 se decantan por una estética scrambler, es decir, con ciertas capacidades offroad. Por ello cuenta con neumáticos de tacos Pirelli Scorpion Rally STR, en media 120/70 y 150/60. Delante y detrás las llantas de radios son en medida de 17″, insuficientes para una moto que quisiese meterse en apuros lejos de la carretera, pero suficientes para incursiones por pista. Hay que pensar que no tenemos protector de los bajos del motor, por lo que en estos casos hay que ir con ojo para no dejar alguna pieza por el camino.

Quizás en el punto que más flojea es el apartado de frenos. Aunque monta un disco delantero de 300 mm con pinza de tres pistones, ayudado por uno trasero de 220 mm y pinza simple, redondeando además con un sistema de frenada combinada CBS (una de las tres pinzas delanteras entra en funcionamiento con el freno trasero), su tacto y potencia es un poco justo. No es que no frene, pero si lo hiciese un poco mejor nadie se iba a quejar.

Una iluminación completamente LED (incluyendo el faro principal), una instrumentación digital LCD moderna y una altura de asiento a solamente 720 mm hacen que sea una moto ideal para aquellos con el permiso B que no quieren un scooter, gente con poca experiencia o chicas que buscan una moto ligera y que no sea alta. Por supuesto, el estilo está muy cuidado, con esas líneas tan de moda hoy en día.

Otro de los atractivos de la SWM Ace of Spades 125 y la SWM Outlaw 125 es el precio, que es de 3.745 euros (incluyen matriculación gratuita como promoción en SWM). Comparado con la competencia directa, está un poco por encima, pero también es cierto que no se trata de un clon chino con diferentes pegatinas, sino un producto montado en Europa y con diseñadores que han trabajado en multitud de proyectos de otras marcas italianas.

Calcula lo que cuesta asegurar una SWM Ace of Spades 125 o una SWM Outlaw 125 con nuestro comparador de seguros.

Comparador de seguros de coche
COMPARTE
Sobre mí

Ender

Japan Rules!!

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
juanjo
Invitado
juanjo

pareceser que heres el unico que dice que esta moto no frena.
todos los videos y comentarios sobre la moto smw que e visto an ablado. muy bien de la moto y de los dichosos frenos .
Inclullendo un piloto. profesional de carreras
tu quieres decir que as probado esta moto.

Javier Costas
Editor

Juanjo, Ender ha puesto, literalmente: “No es que no frene”.

Su queja es por el tacto, no porque no frene.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablarán de velocidad y seguridad y sobre todo mujeres que aportarán información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!