Menu

Moto del día: Triumph Model H «Trusty»

Una auténtica veterana de la Primera Guerra Mundial

Moto del día: Triumph Model H «Trusty»

En la década de 1910 Triumph ya había logrado una reputación como fabricante fiable de motocicletas, siendo su primer modelo propio la 3 HP, de la que ya hablamos previamente. Este Model H nació como una moto para equipar al ejército del Reino Unido en el primer gran conflicto armado de carácter industrial, donde la caballerosidad y las reglas de la guerra tradicionales se mandaron a hacer puñetas.

En los frentes de batalla que se fueron abriendo las comunicaciones fueron fundamentales, y aún no se había ido del todo el chip de mandar mensajeros a caballo. Antes de terminar 1914 el ejército británico hizo un concurso para una motocicleta para reemplazar a los caballos, y después de probar distintas alternativas, salió ganando la propuesta de Triumph. Las primeras unidades estuvieron disponibles en febrero de 1915.

El Model H tiene una importante evolución técnica respecto a los modelos previos: perdió los pedales en plural (quedó uno para arrancar a patada), por lo que -ahora sí- podemos hablar de la primera motocicleta de Triumph. La conexión entre el motor y la rueda trasera siguió dependiendo de una correa, pero contaba con una caja de cambios Sturmey-Archer de tres relaciones accionables por palanca y protegida por una carcasa de aluminio.

Triumph Model H publicidad 2

El motor monocilíndrico de 550 cc daba una potencia de 4 CV, también había sido revisado. En vez de tener un árbol de levas para la admisión y otro para el escape, adoptó un árbol único accionado por varilla, las válvulas aumentaron de tamaño y quedaron más separadas. También era nuevo el propio cilindro, con un diámetro de 85 mm y una carrera de 97 mm. Cada pequeña ganancia contaba.

Los aliados emplearon en el frente europeo más de 30.000 unidades de la Triumph Model H, consolidándose como una moto fiable y en la que se podía confiar, salvando un problema con la horquilla delantera, que podía romperse en terrenos abruptos. De ahí sale el apodo «Trusty», que podemos traducir como «fiable» o «confiable». La publicidad explotó ese filón, cómo no.

A partir de 1919, cuando se puso a la venta para civiles, estuvo disponible un modelo con sidecar de mimbre en el lado izquierdo

Son idénticas la rueda delantera y la trasera, con 26 pulgadas de diámetro y un ancho de casi 60 mm. La rueda delantera se frenaba con una pequeña zapata contra la llanta, la trasera con un freno de fricción accionado por el pie contra la correa de transmisión. En su depósito de combustible entraban 6,8 litros de gasolina y el que quería iluminación por la noche tenía que rellenar la lámpara -de tenerla- de Powell & Hanmer con acetileno de vez en cuando.

Triumph Type H Trusty

Acabada la guerra sí, era fiable, pero no rápida, y en aquella época los éxitos en competición tenían más peso a la hora de vender motos. No obstante, se siguió vendiendo hasta 1923, con una producción civil de unas 27.000 unidades, y muchas motos militares sobrantes tras el conflicto acabaron también en manos de particulares. La insignia del depósito permite diferenciar las militares de las civiles.

No sobran las unidades disponibles y son caras, incluso sin haberse restaurado nunca, a partir de cinco cifras se puede hablar.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javier Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.