Moto del día: Vespa TX 200

Moto del día: Vespa TX 200

Vespa a la española


Tiempo de lectura: 5 min.

Hablar de la Vespa es hablar de todo un icono, y posiblemente sea la motocicleta más conocida a nivel mundial de toda la historia. El modelo que nos ocupa hoy, la Vespa TX 200, no es tan conocida al menos fuera de las fronteras españolas, ya que fue un modelo fabricado en exclusiva por Motovespa España S.A. para el mercado nacional.

En 1985 veía la luz la Vespa T5 Pole position. Era un modelo de corte deportivo, o todo lo deportivo que puede ser una creación de la firma transalpina. La Vespa T5 contaba con algunas moderneces de aquellos tiempos como motor de cinco transfers y cilindro de aluminio amén de algunas o un novedoso cuentarrevoluciones electrónico.

El modelo se vendía razonablemente bien por toda Europa, pero no así en España. Cuentan las malas lenguas que el stock de piezas se estaba acumulando en la fábrica madrileña, ya que los gustos del consumidor local eran diferentes.

Vespa PX 200 3

De aquellas hacía falta sacarse el carné de moto para conducir modelos que fueran de 125 cc, y la gente, ya metida en la harina de tenerse que sacar un nuevo permiso de conducir, al obtenerlo preferían acceder a motocicletas de mayor cilindrada. Si os fijáis la historia es un poco análoga a lo que ha pasado hoy en día con las motocicletas de 250 cc. Para conducirlas hace falta sacarse el carné de moto, y si ya tienes el A2 en tu poder… qué menos que irte a por una motocicleta de “cuarentaytantos caballos”.

En Motovespa España querían dar salida a toda esa cantidad de piezas y chasis que se les estaban acumulando en la fábrica, y para ello decidieron aplicar la vieja máxima de que el cliente siempre tiene la razón, así que cogieron los chasis de la Vespa T5 y empezaron a equiparlos con motores de 200 cc provenientes de la Vespa PX 200. La jugada resultó, y así nació el nuevo modelo, Vespa TX 200, que no se podía comprar en ningún otro lugar.

Mecánica aparte, las similitudes a nivel estético y de parte ciclo con la Vespa T5 eran totales. La moto seguía siendo una Vespa de las de “siempre” con su motor de dos tiempos, caja de cambios de cuatro velocidades, su bastidor de chapa de acero autoportante, su rueda de repuesto almacenada en la zaga y su suspensión de tipo horquilla adelantada.

Paseo Vespa 10

El motor era tecnológicamente menos avanzado que el de la T5, ya que solo contaba con tres transfers y el cilindro era de acero, pero ya solo por el aumento de cilindrada compensaba esas deficiencias. Respecto a la cifra de potencia, es difícil encontrar datos oficiales, pero la cosa debía de rondar los 10 CV, aproximadamente.

Estéticamente poco puedo aportar de esta moto. Todos la tenemos en la cabeza y nos hemos cruzado con cientos de ellas por la calle a lo largo de nuestra vida. Es la Vespa de siempre con su culo gordo y redondeado, solo que aquí aparecían algunas aristas en la zona del asiento y del foco central, algo propio de la estética de los años 80.

El modelo se vendía con algunos extras opcionales bastante interesantes para los más exquisitos y pudientes. Me refiero al arranque eléctrico y al mezclador. El problema es que no eran precisamente baratos, por lo que muchas unidades salieron de la fábrica “peladas”.

Paseo Vespa 07

Esto tampoco era algo necesariamente malo, puesto que un monocilíndrico de esta cilindrada y compresión no requería de mucho esfuerzo para ponerlo en marcha, mientras que por otro lado en la España de comienzos de los años 90 no era difícil encontrar surtidores en las gasolineras que nos proporcionasen directamente el combustible mezclado con el aceite.

De todas las creaciones previas y coetáneas de la casa transalpina, la Vespa TX 200 destacaba por su faceta viajera. Gracias a su chasis más grande, era una moto más aplomada y cómoda que sus predecesoras. La velocidad punta se situaba en unos 110 km/h, aunque si querías cuidar la mecánica era recomendable bajar un poco las expectativas y circular a 90-100 km/h.

El depósito alcanzaba los 8 litros de capacidad, lo cual en la práctica suponía unos 130 km entre repostajes. No era una cifra extraordinaria, pero lo de viajar en Vespa siempre ha sido algo más romántico que práctico, y la paciencia, la calma y el relax forman parte de la experiencia.

Vespa PX 200 2

En resumidas cuentas, un icono de las dos ruedas y hoy en día ya todo un clásico de pleno derecho. Cuando te compras una Vespa TX 200 no solo te estás comprando un vehículo para desplazarte y moverte por la ciudad, sino también un estilo de vida y el ticket de acceso al rico y siempre interesante mundo de los vespistas, por no hablar de una suscripción a un cursillo de mecánica práctica.

Hoy en día se pueden encontrar a precios muy dispares. Las unidades más “estronchadas” arrancan en unos 600 euros. Pueden ser interesantes si te quieres tomar la restauración como un hobby, ya que hay muchas piezas disponibles y mucha información por internet.

Si por el contrario, lo que buscas es una moto en la que meter la llave y salir zumbando, entonces mejor reserva algo más de dinero. Por unos 1.500 euros hay unidades en aparente buen estado de conservación. Puede parecer demasiado por un scooter con tantas “taras” tecnológicas. Pero he ahí la cuestión, que no estás comprando “solo” una moto.

Agradecimientos a Jaime por cedernos las fotografías y por sus interesantes comentarios como propietario de una Vespa TX 200

Comparador de seguros de moto
COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!