Moto del día: Yamaha FC-AQEL

Moto del día: Yamaha FC-AQEL

Un prototipo de pila de combustible de hidrógeno


Tiempo de lectura: 3 min.

Aunque las bicicletas eléctricas ya existían a finales del siglo XIX, hubo que esperar a 1996 para que los particulares pudieran comprar una moto eléctrica, la Peugeot Scoot’elec. Hoy día las motos eléctricas son una realidad habitual, pero ¿qué pasa con el hidrógeno? Aún se está investigando.

Uno de los primeros prototipos que apareció fue la Yamaha FC-AQEL, desvelada por primera vez en Japón durante el Simposio y Exhibición Internacional de Vehículos a Baterías, Híbridos y de Pila de Combustible (del tirón) en su vigésimo segunda edición. Este prototipo equivale a un scooter de 125 centímetros cúbicos.

FC viene de pila de combustible (en inglés, fuel cell) y AQEL de agua (en italiano, acqua) y eléctrica

Bajo el asiento encontramos un par de depósitos de hidrógeno a alta presión, 35 MPa, de los que desconocemos su capacidad. Esos alimentan una pila de combustible que alimentan baterías secundarias de iones de litio que a su vez dan energía a un motor eléctrico DC compacto y sin escobillas. La potencia tampoco se conoce, pero echémosle unos 10 CV.

Yamaha FC AQEL 1

También se exhibió en el Salón de Tokio de 2007

Entrando más en harina, el sistema completo se llama Yamaha Integrated Power Unit (YIPU). Sus elementos son el propio motor, una unidad de control electrónica y la transmisión secundaria de engranaje planetario que se integra en el buje de la rueda trasera. Todo es bastante compacto, lo exigido en un scooter. El único producto de escape es vapor de agua.

Las dimensiones del prototipo son de 1.845 mm de largo, 770 mm de ancho y 1.100 mm de alto. Aunque hablamos de un prototipo de hace 13 años ya contaba con iluminación integral a base de ledes: faro, intermitentes y piloto trasero. Detrás del escudo frontal se halla el radiador que mantiene controlada la temperatura de la pila de combustible. La YIPU -por abreviar- se integra en el basculante trasero.

El FC-AQEL fue un paso más tras haber hecho un experimento previamente con otra pila de combustible, pero no funcionaba con hidrógeno, sino con metanol. También produce electricidad, pero hay algo más de residuo. En 2003 se comenzó el desarrollo de esa vía y en 2005 se llegó al prototipo FC-me, equivalente a un ciclomotor, y que se utilizó en oficinas gubernamentales de Shizuoka (Japón) en régimen de leasing.

Yamaha FC AQEL 5

Las bombonas de hidrógeno dejan inutilizado el espacio de carga bajo el asiento

Es fácil especular con que esas bombonas de hidrógeno presurizado podrían almacenar la energía suficiente para recorrer algo más de 100 kilómetros, que para moverse por entornos urbanos es algo aceptable. Eso sí, la infraestructura es clave. En Japón el tema del hidrógeno está mucho más avanzado que aquí, tengamos en cuenta que es un país energéticamente dependiente, de hecho, se metió en la Segunda Guerra Mundial contra Estados Unidos básicamente por tener petróleo.

Mientras tanto, la investigación continúa y puede que algún día veamos scooters de pila de combustible de hidrógeno, pero al ritmo que avanzan las eléctricas no lo tengo tan claro.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.