Moto del día: Moto Guzzi California 1400 Touring

Moto del día: Moto Guzzi California 1400 Touring

Otro tipo de viaje es posible


Tiempo de lectura: 4 min.

La Moto Guzzi California 1400 Touring es… bueno, es una maxi custom, si es que existe ese segmento. Estamos ante un modelo italiano al american style, y fruto de estas dos culturas nace una moto única en muchos aspectos e irrepetible, que quizá no sea para todos los paladares, pero que sin duda enamorará a unos pocos inconformistas.

Una de las claves de esta moto está precisamente en su apellido: touring. Estamos ante una viajera, y no, no es una maxitrail de rueda alta hasta arriba de defensas, ni tampoco una touring al uso con más plástico que la isla artificial esa del pacífico. Estamos ante puro hierro, pero moldeado con las formas adecuadas para que recorrer cientos o miles de kilómetros sea un placer y no un suplicio.

Y no solo es viajar, ah, es la estética. Las custom nunca han sido de mi rollo (quizá cuando peine canas) pero ¡diantres!, hay que reconocer que son preciosas y que a uno se le cae la baba contemplándolas. Y si a toda la subcultura custom y su cuidado por la estética le unimos las manos de un diseñador italiano, entonces esto es el no va más.

Moto Guzzi California Touring 1400

Estamos ante formas clásicas, elegantes, sobrias y con un toque retro, todo muy clásico. La cúpula frontal redondeada o los tres faros redondos apuntan en esa dirección y nos hacen recordar las viejas películas americanas plagadas de aquellas grandes Harleys de hace 50 años. Y de hecho este modelo se le da un aire a la H-D Road King o la Electra Glide.

Sin embargo, es otra cosa, es una Moto Guzzi: “proudly Made in Mandelo di Lario”, ya sabes. Las señas de identidad que todo “guzzista” busca están ahí, a saber: el gran motor bicilíndrico en V longitudinal con sus dos enormes “pucheros” rebosando por ambos lados (chúpate esa, Harley); y cómo no, el eje cardán en la transmisión secundaria, que hace que mancharse de grasa sea algo del pasado.

Mecánicamente monta un motor de 1.400 cc, ahí es nada. Es tan masivo que hasta las culatas le muerden parte del espacio al tanque de gasolina, creando un curioso efecto de integración. Cómo no, está refrigerado por aire, y además cuenta con cuatro válvulas por cilindro.

Moto Guzzi California Touring 1400 7

No es un prodigio de potencia, ninguna Guzzi lo es en realidad; aquí la cosa va de par, y de empuje constante y contundente a cualquier régimen, y en eso cumple con nota. Los 95 CV están a tan solo 6.500 vueltas, pero es que el par es de 120 Nm a solo 2.750 vueltas, dando esa sensación de “tractor”, moto con la que ir al fin del mundo sin sacar la sexta velocidad jamás y con el motor girando a régimen de diésel.

Y como empezaba diciendo, esta es otra forma distinta de viajar en primera clase. No pensamos como primera opción en las custom si la cosa va de comodidad, pero entre la ergonomía 100 % natural y relajada, el asiento que más que un asiento es una butaca y la cúpula frontal se consiguen unos niveles muy dignos.

Además, la Moto Guzzi California 1400 Touring completa la mezcla con una pareja de maletas laterales, que si bien están fabricadas con plástico, su calidad de fabricación es muy elevada, aunque algunos las tachan de un poco pequeñas.

Las suspensiones son tirando a blandas, persiguiendo ante todo el confort de rodadura, como es lógico. Monta un esquema bastante clásico de horquilla convencional con las barras carenadas para que no se vean, y curiosamente pinzas de freno radiales. Creo que es la primera vez que veo esta combinación en una motocicleta: frenos radiales con horquilla convencional y a nivel estético es… raro como poco.

Aparte de eso lleva una pareja de amortiguadores gemelos atrás con botellas separadas y regulaciones varias. No es la solución más dinámica ni deportiva que existe, pero en una moto de estas características tampoco se persigue el rodar fuerte. De todas formas, para tratarse de una custom, las estriberas están bastante elevadas, por lo que permite realizar buenas tumbadas.

De segunda mano… la cosa está complicada. Hoy en día las custom no se venden como lo hacían hace 20 años, y se han vuelto modelos más de nicho, la fiebre trail, ya sabéis. De todas formas, precisamente por eso hay veces que podéis dar con auténticas gangas en las páginas de clasificados e incluso encontrar alguna unidad por 12.000 euros en perfecto estado de conservación. No obstante, si queréis una “muy mucho”, lo más seguro es que os toque acercaros al concesionario a por una nueva.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

Ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

J. Rubio

Soy un enamorado del motor en general y de los vehículos clásicos y motocicletas en particular. Dedicado al mundo de la automoción desde hace unos años, disfruto probando toda clase de vehículos y escribiendo mis impresiones y experiencias sobre ellos.

Luis Martínez

Cuando era un niño, no podía pasar una semana sin el nuevo número de mi revista de coches favorita. De adolescente, descubrí que me apasionaba escribir, divulgar y comunicar ideas. Ahora me encuentro dando mis primeros pasos en la profesión que me apasiona de la mano de la afición que ocupó buena parte de mi infancia, toda una suerte que demuestra las vueltas que puede dar la vida.

Elena Lebrón

Soy Elena Lebrón, una joven periodista que desde los 16 años bucea entre grasa y aceite. A los 20, tuve un grave accidente de moto y entendí que faltaban mujeres que hablaran de velocidad y seguridad, y sobre todo mujeres que aportaran información útil y diferente sobre el motor. El motor siempre ha sido una cosa de hombres y las mujeres también tenemos mucho que decir así que toca gritar bien alto :  ¡Gas amigas!