Menu

Moto del día: Yamaha FZR 600 Genesis

La R de Yamaha en los años 90

Moto del día: Yamaha FZR 600 Genesis

La Yamaha FZR 600 o Yamaha Genesis 600 es una moto que hoy en día tenemos algo olvidada, ya que, para ser sinceros, no ha envejecido muy bien a nivel estético ni mecánico, pero en 1989, cuando se presentó, era la caña. Por aquel entonces era la única superdeportiva de 600 cc capaz de hacer frente a la todopoderosa Honda CBR 600 F, ya que el resto de japonesas, como la Kawasaki ZZR 600 o la Suzuki RF 600, tenían un aire mucho más sport turismo.

Aunque estamos ante un modelo deportivo, hemos de entender cómo era la deportividad a principios de los años 90. Por aquel entonces las R eran motos que estaban pensadas para correr, sí, pero que podías utilizar sin mucho inconveniente para el día a día y tus recorridos de rutina sin que te saliera una hernia.

La Yamaha FZR 600 trajo consigo unas cuantas novedades a nivel técnico que eran bastante rompedoras por aquella época. El chasis era de tipo delta box construido en acero, una palabra que estaba muy de moda en la casa de Iwata en aquellos años. Quizá lo más rompedor de esta moto es que el propulsor estaba colocado de forma inclinada hacia adelante, con los cilindros formando un cierto ángulo con la vertical y que en el fabricante japonés llamaban el concepto «Genesis», de ahí su apellido.

Yamaha Fzr 600 3

Lo que se conseguía con esta novedosa disposición era bajar el centro de gravedad de la moto y así mejorar el paso por curva. Al no estar en vertical, también se ganaba un cierto espacio donde normalmente iría la culata, y este se utilizaba para colocar el tanque de combustible, también en una posición más baja de lo habitual, por lo que también se mejoraba el centro de gravedad. Desde fuera, lo que parecía el depósito de gasolina era en realidad una cubierta bajo la cual se escondía la caja de aire.

En el apartado mecánico, la moto estaba animada por un tetracilíndrico de 600 cm3 con refrigeración líquida y alimentado por una bancada de cuatro carburadores. Tenía 16 válvulas, a diferencia de su hermana mayor, la Yamaha FZR 1000 exup, que contaba 20 en su culata. Aun así, la potencia alcanzaba los 91 CV, casi los mismos que la CBR 600 coetánea, que erogaba 93.

En cuanto a la parte ciclo, estaba en la línea de casi todas las deportivas de aquella época. Hay que reconocer la valentía que tenían algunos pilotos a comienzos de los años 90 para subirse a estas motos. Las mecánicas empezaban ya a despuntar y a ofrecer potencias de infarto; sin embargo, los chasis, frenos y suspensiones de aquella época iban varios pasos por detrás. Quizá lo más destacable de sus ciclística era el reducido peso en vacío: 180 kg.

Yamaha Fzr 600 4

La Yamaha FZR 600 Genesis contaba con una horquilla convencional en el tren delantero, mientras que atrás llevaba el típico monoamortiguador central. Lo que me empieza a asustar más son las pinzas de freno, de dos pistones contrapuestos, que mordían unos discos de 298 mm de diámetro.

Para completar el paquete, he de destacar la rueda de 140 60 R18 con la que salían de fábrica las primeras series. Hoy en día hay motos de 125 que llevan más goma atrás. También me resulta curioso la llanta trasera de 18 pulgadas, algo muy inusual en las deportivas, mientras que adelante se optaba por la omnipresente medida de 17.

Como suele ser habitual con las deportivas, el modelo fue sufriendo diferentes actualizaciones en ciclos cortos, y con cada año que pasaba iban mejorándole cosillas aquí y allá. Las últimas versiones ya daban 97 CV de potencia y además contaban con frenos mejorados y unas ruedas más acordes a la potencia del modelo. Estéticamente también sufrió algunos cambios a lo largo de su vida. Las primeras venían con un característico y atractivo bifaro frontal, muy de los ochenta, que, desgraciadamente, dio paso a los pocos años a una óptica trapezoidal siguiendo los cánones estéticos de los noventa.

Yamaha Fzr 600 2

Comenzaba el artículo diciendo que no han envejecido muy bien, y es debido a que las primeras series del modelo tenían un defecto en el diseño de las guías de válvulas por el cual tendían a consumir bastante aceite, algo que nunca es de recibo. El problema se solucionó a mitad de su vida comercial y las de los últimos años no pecaban de este inconveniente, aún así, le quedó la mala fama para el resto de su vida y es por ello por lo que nunca han tenido mucho éxito en el mercado de ocasión.

El modelo se descontinuó en 1999, cuando llegó la Yamaha YZF-R6 para sustituirla, una propuesta mucho más radical y enfocada en las prestaciones puras que, a tenor de las cifras de ventas, se ha demostrado que era el camino adecuado a seguir para las deportivas de calle.

Huelga decir que también hubo una especie de hija «bastarda» de la FZR 600 que fue la Yamaha YZF-600R Thundercat, una moto que empleaba el mismo motor y que se orientó hacia un tipo de uso más sport turismo y cómodo, algo que tenía mucho sentido para rellenar el hueco que se creó al presentar la R6, mucho más radical.

Yamaha Fzr 600 5

De segunda mano empiezan a estar bastante caras para la moto que te llevas a cambio del dinero que pagas. Podríamos empezar a considerarla una clásica, o al menos una moto en la que hay que pagar un sobreprecio por el factor nostalgia. Por algo menos de 1.000 euros te la puedes jugar con unidades más zurradas y muy modificadas respecto al modelo original.

Si quieres una que esté en buen estado de conservación y con una estética lo más parecida posible a la de fábrica, tendrás que gastarte al menos 1.500 euros, y aún así seguro que sigues comprando una moto que en el fondo será una amalgama de piezas de diferentes donantes.

COMPARTE
Sobre mí

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

2
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Pedro Ivan
Mecánico
Pedro Ivan

La última versión que comparte estética con la YZF 750 me «flipa», desde luego la fama de «aceiteras» siempre estuvo presente en cada una de sus versiones.

Toni
Invitado
Toni

Las primeras FZR600 (’89 y ’90) llevaban neumático trasero 130/70 18. El 140 llegó en la renovación estética de finales del año 90 en la que se eliminaron los dos faros redondos


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.