Menu

Moto del día: Ducati 175

La primera moto que dio la vuelta al mundo

Moto del día: Ducati 175

Después de que Ducati se separase en dos empresas (Meccanica y Elettrotecnica), la división motociclística metió en nómina a Fabio Taglioni (Dr. T.) y con él llegaron los éxitos deportivos en 125 cc a partir de 1956. El ingeniero venía despechado de trabajar con F.B Mondial, ya que no fue invitado a la fiesta de celebración de la victoria absoluta de la Mondial 175 en el Motogiro d’Italia de 1954 con Tarquinio Provini a los mandos.

El salto siguiente en cilindrada fue a 175 centímetros cúbicos con la Ducati 175, presentada en el Salón de Milán de 1956 con un motor de dos cilindros en paralelo. El motor resultó ser complejo y poco fiable, y en el Motogiro de 1957 tuvo que retirarse en la tercera etapa por problemas eléctricos. Además, era una moto un poco pesada, resultaba mejor un solo cilindro para esa capacidad. El monocilíndrico era el heredero del motor de la Grand Sport (“Marianna”) de 98 cc diseñada por Taglioni.

Las Ducati 175 Sport y 175 Turismo (o 175 T) se pusieron en producción en 1957 con un chasis de acero adaptado de la “Marianna” que se apoyaba en el propio motor (elemento estresado)

Nacía así una saga que se mantuvo en producción hasta bien entrados los 60. Ducati estrenaba la arquitectura de árbol de levas en cabeza (OHC) y llegó en un buen momento, la venta de motocicletas estaba en auge. En septiembre de 1957 Ducati inició una vuelta al mundo de 60.000 kilómetros en moto para promocionarla. Durante un año, Leopoldo Tartarini y Giorgio Monetti -que trabajaban en Ducati- recorrieron con las 175 T 36 países y cinco continentes, demostrando así su fiabilidad. Nadie había hecho algo así antes en moto y la acción tuvo su impacto en publicidad y apertura de mercados nuevos.

Ducati 175 Sport 1958

Esta Ducati 175 Sport de 1958 fue subastada por RM Sothebys por 4.680 euros en 2012

La Ducati 175 Sport tenía una potencia de 14 CV a 8.000 RPM, un cuatro tiempos refrigerado por aire, compresión 8:1 y carburador Dell’Orto MB22.5B. El diseño de la moto se caracteriza por llantas de radios de 18″, horquilla telescópica, doble amortiguador trasero, escape cromado de cola simple o doble, frenos de tambor (180 mm delante y 160 mm detrás) y un faro redondo, lo típico de la época. El cambio era manual de cuatro velocidades. Pesaba 106 kg en seco y era capaz de alcanzar los 130 km/h.

La 175 Sport fue en su momento la moto de 175 que tenía mejor comportamiento y capacidad de frenada de su clase

Estuvo a la venta hasta 1962 en colores rojo y cobre. Para el mercado estadounidense se hizo una versión derivada, la 175 Americano, con una estética más familiar para los gustos de la zona: manillar elevado, guardabarros equilibrados, barras anti colisión, doble bocina, asiento remachado para el pasajero y colín de escape doble. Su número es escaso en Estados Unidos, solo se vendió durante 1958 y 1959.

Por su parte, la 175 Turismo tenía menos relación de compresión en el motor -7:1- y un carburador más pequeño, por lo que rendía 12 CV a 6.000 RPM. Era un poco más ligera, 2 kg menos, con llantas de 17 pulgadas y una velocidad punta sensiblemente inferior, 110 km/h. Los primeros ejemplares tenían el mismo chasis que la 175 Sport. Más adelante adoptaron otro chasis y las llantas de 18 pulgadas. Se pueden diferenciar por el tanque de gasolina y unos guardabarros más grandes. Su esquema de color fue rojo oscuro con contraste en blanco o negro.

Ducati 175 Americano 1958

Ducati 175 Americano (1958), subastada por RM Sothebys por 3.803 euros en 2012

En 1959 apareció una versión pensada para la Fórmula 3, es decir, una carreras cliente. Sin embargo, prácticamente ninguna llegó a usarse en esa categoría, resultaba cara y le penalizaban las cuatro marchas. Hay diferencias a nivel de chasis (más bajo y ligero), manillar bajo, basculante trasero recortado y una horquilla de 35 mm. Respecto a la 175 Sport era más potente, 16 CV a 9.000 RPM. Se vendió hasta 1962, en torno a un centenar de unidades.

La versión más conocida fue la 175 TS o Turismo Sport. Tenía un planteamiento más utilitario, para ser conducida todos los días. El motor iba menos apretado (12 CV a 7.500 RPM), alcanzaba los 115 km/h y se diferencia fundamentalmente en un manillar más ancho y cómodo.

En 1962 apareció la Gran Sport, que tenía un depósito de gasolina más grande y permitía viajar con más desahogo

En España la Ducati 175 TS fue fabricada bajo licencia por Mototrans. Se presentó en el Salón de Barcelona de 1960 y se empezó a vender al año siguiente. Cuando salió a la venta, en 1961, tenía un precio de unas 28.000 pesetas (unos 6.370 euros de hoy), superior a modelos de la competencia como Bultaco Tralla 101 o Montesa Brio 110, pero justificado por la calidad de los componentes.

Ducati 175 TS 1965

Ducati 175 TS (1965)

La Ducati 175 TS fue empleada por los pilotos Ricardo Fargas y José Mª Arenas en el Rallye de los 1.000 kilómetros en 1961

Eso no fue óbice para que fuese un éxito de ventas en nuestro país, pues destacó por sus prestaciones y su fiabilidad. Por citar algún punto débil, su sistema de alternador y regulador con platinos y condensador, externos al volante magnético y la batería; a veces a la moto le daba por no arrancar, pero el problema se iba de la misma forma que venía, sin intervención ajena. Fue el modelo más fabricado por Mototrans.

La 175 TS dejó de fabricarse por Ducati en 1965, la empresa barcelonesa la tuvo en su catálogo hasta 1967, después de que fuese reemplazada por la Ducati 200 TS. El fabricante italiano abandonó las mecánicas monocilíndricas en 1974, pero esa es otra historia…

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!