Moto del día: Yamaha TZ 750

Moto del día: Yamaha TZ 750

Creada para dominar la Fórmula 750, la TZ 750 resultó ser una de las motocicletas más decisivas en la evolución de las máquinas enfocadas a la velocidad.


Tiempo de lectura: 5 min.

Con varios mundiales de velocidad ganados tanto en 125 como en 250, a Yamaha se le resistían las cilindradas más generosas aún a comienzos de los años setenta. De hecho, debido a la increíble hegemonía de MV Agusta -invicta de manera consecutiva desde 1958 en el medio litro- bien podría decirse que, a decir verdad, éstas se le resistían a todos y cada uno de los fabricantes. Sin embargo, la inauguración de la Fórmula 750 en 1973 abrió nuevas puertas a las posibilidades del fabricante nipón.

Eso sí, éstas tenían mucho que ver con su apuesta redoblada por el Mundial, llegando a contratar al mismísimo Giacomo Agostini en 1973 tras años del mismo siempre fiel al asiento de MV Agusta. De hecho, en 1975 el italiano rompió la hegemonía de su antigua marca ganando para él y Yamaha el Mundial de 500. Eso sí, aprovechando el claro declive tecnológico y financiero de la histórica casa italiana, por el cual se había despeñado desde la muerte en 1971 de su fundador el conde Domenico Augusta. En fin, todo hay que decirlo. Es más, aquella victoria también fue la última para Giacomo Agostini, quien en sus dos últimas temporadas en el Mundial -1976 y 1977- apenas firmó resultados anecdóticos.

No obstante, sea como fuese lo cierto es que Yamaha había logrado al fin coronarse en la categoría reina del motociclismo y, además, gracias a la TZ 750 también se hizo con ni más ni menos que seis títulos consecutivos en la Fórmula 750. De hecho, la cifra total de temporadas celebradas en esta competición es de siete, por lo que echen ustedes cuentas sobre el abrumador dominio jugado por la casa nipona en aquellas carreras. Sencillamente soberbio. Y bueno, lo cierto es que no era para menos pues, más allá de las virtudes a los mandos desplegadas por los pilotos las excelencias técnicas de la TZ 750 resultaron ser soberbias. Tanto así que, sin ánimo de ser grandilocuentes, esta motocicleta bien podría ser una de las más influyentes en la historia de la velocidad gracias a su suspensión, chasis, neumáticos y, obviamente, rendimiento de su motor. En fin, una máquina realmente sensacional.

yamaha TZ 750 giacomo (2)

Curiosamente, Yamaha logró romper con el dominio absoluto ejercido por MV Agusta gracias al pilotaje de Giacomo Agostini, quien, durante años, había cosechado todos sus grandes éxitos a lomos de estas motocicletas italianas

Yamaha TZ 750, una máquina creada para la victoria

Vamos a ser sinceros, la explicación técnica de la Yamaha TZ 750 sobrepasa ampliamente los límites de esta pequeña sección diaria. Dicho esto, creemos que hay imágenes que por sí solas bien pueden sugerir la calidad de una máquina y, en referencia a esta motocicleta, ésta podría ser la de su prohibición para las carreras en óvalo en los Estados Unidos ya en 1975. Y es que, no en vano, se imponía en todas de una manera abrumadora. Es más, su motor fue el usado como base para propulsar la Silver Bird con la que Don Vesco alcanzase en Bonneville los 480 kilómetros por hora.

Además, desde su primera generación -llegó a tener hasta seis evoluciones oficiales por parte de la fábrica- la TZ 750 tuvo que montar neumáticos especialmente anchos a fin de poner sobre el suelo el enérgico empuje de su motor de dos tiempos con cuatro cilindros en línea y 696 centímetros cúbicos. Capaz de entregar 90 CV a 10.500 revoluciones por minuto aunque, en su última generación -la TZ 750F- llegó a alcanzar los 747 centímetros cúbicos para desarrollar hasta 120 CV a 11.000 revoluciones por minuto. Algo que, sencillamente, dejaba sin palabras a no pocos técnicos y pilotos de la época.

Respecto a la amortiguación, la TZ 750 se benefició de todo el trabajo realizado por Yamaha de cara ser competitiva en el Mundial de Motocross. Y es que, ya en 1972, se habían hecho con una patente holandesa relativa a un tipo de suspensión basado en un único amortiguador oculto bajo el depósito de gasolina. Capaz de coronar a la casa nipona en el Mundial de Motocross de 250 en 1973, este sistema fue completamente revolucionario gracias a la estabilidad con la que lograba negociar la relación con el firme. Vital en el ámbito del Off-Road pero, obviamente, también en el de la velocidad sobre asfalto.

yamaha TZ 750 giacomo (1)

Si bien su historial en carreras es absolutamente brillante, su diseño es sensacional tanto en lo relativo a motor como en otros elementos entre los cuales destaca la suspensión trasera

Además, la rigidez de su bastidor resultaba admirable, cobijando a la perfección el bloque con los cuatro cilindros en posición transversal. En suma, la Yamaha TZ 750 fue una máquina icónica gracias a la cual se asentaron nuevos patrones para el ámbito más prestacional del motociclismo. Asimismo, resultó ser la confirmación plena de la casa nipona en las cilindradas más generosas y, sin duda ya que los datos están a la luz pública, la indiscutible dominadora en la Fórmula 750. ¿Se pueden sumar más elementos para la mitomanía? Bueno, sí. La primera aparición de Giacomo Agostini bajo los colores de Yamaha fue a lomos de ésta, llevó a Victor Palomo a ganar la Fórmula 750 en 1976… Toda una panoplia de gestas así que, piénsese colaborar con esta cabecera a través del Patreon pues, al fin y al cabo, como ve tenemos material al que dar salida si ustedes, lectores, nos propician seguir escribiendo.

COMPARTE
Sobre mí

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto, la charla sería de órdago.

Miguel Sánchez

Todo vehículo tiene al menos dos vidas. Así, normalmente pensamos en aquella donde disfrutamos de sus cualidades. Aquella en la que nos hace felices o nos sirve fielmente para un simple propósito práctico. Sin embargo, antes ha habido toda una fase de diseño en la que la ingeniería y la planificación financiera se han conjugado para hacerlo posible. Como redactor, es ésta la fase que analizo. Porque sólo podemos disfrutar completamente de algo comprendiendo de dónde proviene.

Ángel Arias

La historia del automóvil está llena de grandes emprendedores, de ideas arriesgadas, curiosas casualidades, irreconciliables enemistades y muchos fracasos. Es un mundo intenso y fascinante del que muchos hemos quedado cautivados. Cualquier vehículo con un motor me parece interesante, ya sean motocicletas, automóviles, camiones, aviones o barcos; es estupendo sentir la brisa del viento en la cara sobre uno de ellos. Si estáis aquí es porque compartimos afición.

Alejandro Delgado