Menu

Moto del día: Yamaha XJ 650 Turbo

La más correcta de las turboalimentadas niponas

Moto del día: Yamaha XJ 650 Turbo

Yamaha fue la segunda de las cuatro grandes marcas japoneses en lanzar una motocicleta turboalimentada de producción, siguiendo los pasos de la Honda CX 500 Turbo. Y, al igual que Honda, eligieron atornillar el turbo a un modelo existente: la Yamaha XJ 650, una sport turismo de modestas aspiraciones deportivas.

Con una velocidad máxima que rondaba los 200-210 km/h, la Yamaha XJ 650 Turbo ganó una gran mejora respecto al modelo del que partía (185 km/h), pero la presencia de un carenado la hizo algo más pesada. Sin embargo, se consideró que ese carenado era uno de los mejores que había, permitiendo una conducción perfectamente cómoda a más de 160 km/h.

La Yamaha XJ 650 Turbo fue lanzada en 1983 y combinó dos tendencias de vanguardia de su época: potencia turboalimentada y estilo aerodinámico futurista. Ninguna de las dos estaba destinada a durar mucho en el tiempo. Pisándole los talones a las primeras motocicletas de producción turbo del mundo, la XJ 650 Turbo estaba basada en el bloque de cuatro cilindros de 653 cm3 de la compañía.

Yamaha XJ 650 Turbo

A diferencia de otros propulsores con turbo, el motor de la Yamaha XJ 650 Turbo inhalaba gasolina a través de cuatro carburadores separados y la exhalaba a través de uno de sus escapes gemelos. El otro servía para desahogar el overboost del turbo. El resultado era de 90 CV de potencia a 9.000 RPM y 81,7 Nm a 7.000 RPM. Marcando un peso en seco de 235 kilos, podía cubrir el cuarto de milla (400 metros) en 12,68 segundos a 171 km/h.

Su motor de cuatro cilindros en línea contaba con doble árbol de levas en cabeza (DOHC), estaba refrigerado por aire y su transmisión era mediante cardán

Al igual que su homóloga del ala dorada, la motocicleta de Yamaha estableció nuevos estándares aerodinámicos, al menos en apariencia. Llevaba un carenado completo con una profunda toma de absorción de aire bajo el motor para conseguir una refrigeración óptima. El depósito de combustible y los paneles laterales fluían juntos como una sola sección que rodeaba el asiento. En todo caso, parecía incluso más futurista que la CX 500 Turbo.

Yamaha XJ 650 Turbo (2)

También era más barata, gozaba de mayor fiabilidad y tuvo mayor aceptación entre el público. España venía de una cultura del motociclismo donde ensuciarse las manos estaba a la orden del día. Fuera de las marcas locales, predominaban las italianas Moto Morini 350 y 500, las Benelli de cuatro y seis cilindros, y las Moto Guzzi bicilíndricas. La Yamaha XJ 650 Turbo fue la primera japonesa potente y económica ­-no llegaba al millón de pesetas- en nuestro país.

Por más interesante que fuera, la Yamaha XJ 650 Turbo no proporcionó la potencia de una moto “grande” como prometía, y tampoco duró mucho en el mercado. Yamaha ofreció este modelo tan solo durante un par de años. Acabarían siendo construidas unas 6.500 unidades en 1982 y otras 1.500 más en 1983. Esta última recibió unas suspensiones mejoradas y una presión de soplado de 0,82 bar frente a los 0,48 que ofrecía inicialmente.

COMPARTE
Sobre mí

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

Jesús Guillermo Pozo Gallego

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!