Ebroh pone a la venta el scooter eléctrico Spuma Li 5K

Ebroh pone a la venta el scooter eléctrico Spuma Li 5K

Es la versión equivalente a 125 cc y carné A1


Tiempo de lectura: 4 min.

Hace dos años llegó al mercado español el Spuma Li, un scooter eléctrico con homologación de ciclomotor, de la mano del fabricante zaragozano Ebroh. Este mes se ha puesto a la venta la versión equivalente a 125 centímetros cúbicos, con más potencia y velocidad punta. La Ebroh Spuma Li 5k se posiciona como alternativa a modelos como Torrot Muvi, con prestaciones medias para lo que es la categoría A1 o de convalidación.

El Ebroh Spuma Li 5K está animado por un motor Bosch sin escobillas integrado en el buje trasero. Con una potencia de 4,7 kW/7 CV es capaz de alcanzar los 80 km/h, una ventaja sustancial respecto a la versión ciclomotor. Además, el motor es capaz de lidiar con pendientes de hasta 15 grados, importante para ciudades con importantes desniveles.

Este modelo es de clara inspiración clásica italiana, con llantas de 12 pulgadas, neumáticos 110/70 y unos trazos del carrozado muy limpios. Tiene algunos guiños a la modernidad, como la iluminación íntegra a base de ledes que se integra en el diseño sin piezas salientes. Las cotas del Spuma Li 5K han sido pensadas para conductores de talla europea, incluyendo algún que otro talludito, según explica Ebroh.

Mide 1.925 mm de largo y el manillar abarca 690 mm de ancho, si consideramos los espejos la anchura total es de 730 mm.

Ebroh Spuma Li 5K 4

El espacio bajo el asiento con ambas baterías es suficiente para algunos objetos pequeños, documentación, etc.

Para no depender de infraestructura de recarga alguna, este modelo tiene dos baterías de litio extraíbles y transportables mediante asa. Son dos módulos de 70 voltios y 20 amperios hora, cada uno pesa 12,5 kg. La recarga se puede hacer en cualquier enchufe. Cada módulo cuenta con un testigo de capacidad para saber en qué estado se encuentra.

El scooter puede moverse con una de las baterías si la otra está cargando, hace falta más capacidad de almacenamiento o se quiere aligerar un poco el scooter. El proceso de sacar las baterías es sumamente sencillo y puede verse en un vídeo aportado por Ebroh. También es posible cargar el scooter sin sacar las baterías, tiene una toma eléctrica en el piso que se abre con la llave.

Pesa 100 kg con los dos módulos a bordo

Se puede circular con pasajero, el asiento de símil cuero es suficientemente amplio y dispone de estriberas plegables así como asideros traseros. El conductor puede acomodarse en la superficie plana del piso. A la hora de detenerse tiene fácil llegar al suelo, el asiento está a 740 mm de altura. Si se viaja con alguna bolsa o mochila, detrás del escudo cuenta con un gancho para sujetarla.

Ebroh Spuma Li 5K 3

El diseño clásico no está reñido con la practicidad, la instrumentación no oculta que es una moto moderna y tiene una pantalla LCD monocroma de 4,4 pulgadas. La información que muestra es muy básica: nivel de carga (gráfico y en porcentaje), velocímetro digital, odómetro, “marcha” seleccionada y los testigos elementales. Tiene un mando para controlar la entrega de potencia del motor con tres posiciones en la piña derecha, ese es el “cambio” de marchas; la relación de transmisión es siempre la misma.

Como es habitual en las motos de su gama de precios, la frenada está asistida por el sistema CBS cuando se aprieta la maneta izquierda, frenando la trasera y parcialmente la delantera. Tiene tanto pata de cabra como caballete central.

Ebroh pide por ella 3.790 euros y viene con dos años de garantía para la propia moto y un año para las baterías. La versión ciclomotor (Spuma Li “a secas”) cuesta 1.400 euros menos y tiene una gama de colores más amplia, algo a tener en cuenta si no vamos a sacarla del ámbito urbano. De momento el scooter Spuma Li 5K está disponible en colores blanco y negro, más adelante se podrá adquirir en un llamativo rojo.

Ebroh Spuma Li 5K 1

Para ser un modelo eléctrico tiene un precio tan razonable que es más fácil descartar la gasolina como opción. Respecto a una monocilíndrica de 125 cc de 9-10 CV este modelo es mucho más económico de mantener -porque apenas tiene mantenimiento-, por no hablar de otras ventajas como un mayor silencio de marcha y una salida desde parado y semáforos más contundente. Además, el coste de recargarla es prácticamente despreciable.

COMPARTE
Sobre mí

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.