Convierte las llantas de radios a “tubeless” de forma sencilla y económica

Convierte las llantas de radios a “tubeless” de forma sencilla y económica

El truco consiste en utilizar una cámara interna que hace las veces de sellante


Tiempo de lectura: 3 min.

Las llantas de radios tienen ventajas, pero también inconvenientes. Entre las primeras encontramos que son más resistentes a los golpes y que se pueden reparar (el aro, los radios y el buje son desmontables). Pero por contra son más pesadas que las de aleación, y en la mayoría de los casos es necesario instalar una cámara para el aire ya que no están selladas. Pero existe la posibilidad de convertir las llantas de radios a tubeless (sin cámara) de forma económica.

Es cierto que en el mercado ya existen llantas de radios que no necesitan cámara interna, pero son mucho más caras que las normales. Obviamente, eliminando la cámara interna nos ahorramos peso y, lo que es más importante, se facilita la reparación en caso de pinchazo y minimiza las posibilidades de reventón. Esto es importante si tenemos una trail que usamos habitualmente sobre asfalto.

¿Se puede convertir una llanta de radios normal a una sin cámara o tubeless? Sí, por supuesto, y existen algunos kits para ello, pero son bastante caros. Sin embargo, hay una solución mucho más económica y que se lleva años utilizando en países de América Latina, tal y como podemos ver en el siguiente vídeo.

Antes de ahondar en la explicación, conviene hacer cierto apunte si uno no está familiarizado con el vocabulario sudamericano. Con la palabra “rin” o “rines” se refiere a la llanta o llantas, mientras que “neumático” lo usan para referirse a lo que aquí llamamos cámara. Por último y cuando habla de “rueda” se refiere, lógicamente, a la cubierta.

El proceso es muy sencillo. Tras desmontar la cubierta (neumático), limpia en profundidad el interior de la llanta sin retirar la protección de goma que aísla las cabezas de los radios. A continuación coge una cámara de dos medidas inferior al de la llanta con el fin de que quede perfectamente ajustada. Esto es, si tenemos una llanta de 17″, la cámara es de 15″. Si es de 19″ usaremos de 17″, y por último, si es de 21″ usaremos de 19″. La anchura no es importante, pues el sobrante lo cortaremos.

Colocamos la cámara centrada en la garganta de la llanta y la hinchamos. A continuación se corta por el medio de forma longitudinal y la abrimos para que sobresalga por los bordes de la llanta. El siguiente paso es montar el neumático, hincharlo hasta que talone y cortar el sobrante de la cámara por ambos bordes.

Rueda BMW

De esta forma, el neumático queda sellado contra la llanta gracias a la cámara interna que hemos instalado. En el borde, ejerce como zona sellante entre el talón del neumático y la llanta, mientras que de igual forma evita pérdidas de presión a través de la unión de los radios.

Puede que no sea una solución perfecta -pero sí económica- para aquellos que tienen una moto y quieren convertir las llantas de radios a tubeless por poco dinero. Hay que tener en cuenta que cuando se cambia el neumático, también hay que cambiar la cámara, ya que no volverá a ajustar correctamente. Esto supone un coste de aproximadamente 13 euros (precio medio de una cámara 130/90 R15) que tenemos que sumar al del neumático y el montaje. Por otro lado nos ahorramos (en el caso de las llantas sin cámara) el tener que cambiar la propia válvula.

¿Alguno ha transformado sus llantas con este método?

COMPARTE
Sobre mí

ender

Japan Rules!!

3
COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
el más nuevo el más antiguo
Notificar de
Gonzalo Lara Camarón
Editor

Hombre, en tiempos de guerra se agudiza el ingenio, pero lo de tener que reventar un par de cámaras cada vez que queremos cambiar la cubierta… es un poco despilfarro Al final pinchar con una moto no es tan facil, especialmente si la usas por afalto que es cuando más te interesa tenerlas tubeless. En cualquier caso un pinchazo en una moto tubetype no es tan dramático. A base de práctica es una operación que a mi me lleva media hora de reloj en la himalayan (reparando con parche) si es sustituir una cámara por otra, incluso algo menos. Pinchar… Leer más »

Pablo Mayo
Editor

Estoy contigo. No veo la ventaja de hacer esto. Por peso, una cámara apenas añade unos pocos gramos y es más sencillo de reparar sin talleres cerca que un neumático sin cámara.


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.

Laura Salas

Quise ser periodista porque campeona del mundo de motociclismo ya no podía. De pequeña jugaba con los cochecitos de los huevos de chocolate y con cualquier coche que mi padre dejara desprotegido y a la vista. Le rompí la puerta a su miniatura de un Ferrari. Nunca volvió a ser el mismo (el Ferrari). Siempre intento aprender algo nuevo todos los días. Soy curiosa por naturaleza, qué se le va a hacer.

Enrique Delgado

Terminando la carrera de audiovisuales y empezando en el mundo del periodismo con el espíritu de aprender sobre motor. Siempre tengo un ojo para lo que ocurre en el mundo y otro en absorber todo el conocimiento que pueda sobre él para escribir literatura, mi hobby personal.