Menu

KTM 1290 Super Duke R, desparrame a la austriaca

Con 180 CV y 189 kilos en seco promete sensaciones fuertes

KTM 1290 Super Duke R, desparrame a la austriaca

Mucho ha cambiado la saga de las KTM Duke desde que en 1994 apareciera su primer integrante. Aquella primera iteración no tuvo un éxito tan salvaje como lo tienen ahora, ni tampoco tenía una personalidad tan desbordante. Ahora, escuchas KTM y Duke, y es sinónimo de prestaciones, de potencia y de carácter.

Tampoco se parecen en nada estéticamente, pues hoy día la saga Duke se ha convertido en una auténtica naked de armas tomar y la 1290 Super Duke R es la máxima expresión del concepto. Una moto espectacular en todos los sentidos y que, gracias a esta renovación, va un paso más allá en cada apartado.

Más potente, más ligera y más efectiva. La KTM 1290 Super Duke R es uno de esos modelos que no se andan con milongas. Su motor, un bicilíndrico en V a 75º de 1.301 centímetros cúbicos, anuncia 180 CV (132 kW) a 9.500 RPM y unos nada despreciables 140 Nm de par, encargados de mover 189 kilos en seco.

ktm 1290 super duke r 2020 (1)

Los inyectores son nuevos, situados en la parte superior con cuerpos de acelerador de 56 milímetros, mientras que la caja de cambios ha recibido modificaciones para permitir cambios mucho más rápidos y un nuevo escape con conductos de hasta 60 milímetros de diámetro le permiten al propulsor expulsar los gases mucho mejor.

Se beneficia también de un nuevo cárter más ligero gracias a unas paredes más delgadas, así como nuevos soportes para los radiadores de agua y aceite. Un nuevo conducto para el aceite fabricado en aluminio elimina la necesidad de una doble pared y el soporte del motor y del sistema de bieletas se han integrado en los propios cárteres. Esto permite que la sujeción del basculante sea más rígida y que el eje del mismo se coloque 5 milímetros más alto.

El actual proyector frontal de KTM, que otorga a sus motos una mirada que parece la de un insecto, esconde en su centro la toma de aire del sistema de admisión que, en el caso de la nueva KTM 1290 Super Duke R, es de tipo dinámica y ha sido optimizada mediante dinámica computacional de fluidos (CFD). Monta nuevas cámaras de resonancia internas de menor tamaño, que minimizan las pérdidas y reducen la posibilidad de una baja presión de aire.

ktm 1290 super duke r 2020 (2)

La estructura encargada de soportar los envites del V2 es un entramado tubular que, según la marca, es tres veces más rígido que el chasis del modelo saliente. También permite una posición de conducción más natural y cómoda, o eso afirman desde la marca. Los tubos que forma el chasis son de mayor diámetro, pero tienen paredes más delgadas permitiendo un ahorro de 2 kilos de peso. Se añade un subchasis trasero nuevo más ligero y tiene el asiento del acompañante, el soporte de la matrícula y el piloto trasero anclado.

El resto del bastidor de la KTM 1290 Super Duke R sigue la misma senda que la anterior generación, con una horquilla WP APEX más ligera, con las funciones de compresión y extensión separadas. Horquilla que recibe a su vez nuevas tijas forjadas y se ve complementada por un monoamortiguador WP APEX con depósitos de gas y aceite separados.

La electrónica está presente, de eso ninguna moto se salva. Pero KTM les manda un mensaje a los detractores de estos sistemas y les comenta que, aunque se lleven las manos a la cabeza, esta tecnología ha sido desarrollada para ofrecer un menor intrusismo en la conducción. Cuenta con cuatro modos de conducción: Rain, Street, Sport y Track. A estos hay que añadir el modo Performance, control de tracción, control de freno motor que se desactiva en los modos de conducción más deportivos, control de velocidad de crucero y control de presión de los neumáticos.

Galería de fotos

COMPARTE
Sobre mí

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

COMENTARIOS

avatar
2000
 
smilegrinwinkmrgreenneutraltwistedarrowshockunamusedcooleviloopsrazzrollcryeeklolmadsadexclamationquestionideahmmbegwhewchucklesillyenvyshutmouth
Foto
 
 
 
  Suscribir  
Notificar de


NUESTRO EQUIPO

Pablo Mayo

Ingeniero de profesión, la mayor pasión de mi vida son los coches, y ahora también las motos. El olor a aceite, gasolina, neumático...hace que todos mis sentidos despierten. Embarcado en esta nueva aventura, espero que llegue a buen puerto con vuestra ayuda. Gracias por estar ahí.

Javier Costas

Me gustan los coches desde que tengo uso de razón (o antes), las motos siempre me han inspirado mucho respeto, y sin saber cómo, ya me han enganchado.

Luis Blázquez

Aficionado al mundo del motor desde que fui concebido. Aprendí a leer con revistas de coches y, desde entonces, soy un completo enamorado de la gasolina. Como no se nace sabiendo todo, cada día es importante aprender algo nuevo y así ampliar los conocimientos. Este mundillo tiene mucho que ofrecer, al igual que un servidor a vosotros los lectores.

Gonzalo Lara Camarón

Ingeniero de software a tiempo completo y apasionado del motor en mis ratos libres. Los coches me gustan desde que tengo memoria, pero fue descubrir las motos y la “enfermedad” fue a peor. Mi sueño es recorrer todos los rincones del mundo sobre dos ruedas.

J. Guillermo Pozo

Nací entre las historias de mi abuelo sobre su Derbi “cabeza de hormiga” y el terrorífico sonido del escape 4 en 1 de la GPX 600 de mi tío y la belleza de su Vmax 1200. Mi padre, fue mi primer profesor con su viejo SEAT 127, y mi madre, cuenta que aprendí las marcas de los coches antes que el alfabeto.

ender

Japan Rules!!

Javi Martín

Con 20 años no ponía ni una sola tilde y llegaba a cometer faltas como escribir 'hiba'. Algo digno de que me cortaran los dedos. Hoy, me gano un sueldo como redactor. ¡Las vueltas que da la vida! Si me vieran mis profesores del colegio o del instituto la charla sería de órdago. Pero aquí estoy, escribiendo sobre mi pasión donde me dejan. Si hace unos años me dicen que terminaría así, las carcajadas se habrían escuchado hasta en Australia, pero ahora no sabría vivir sin ello.

Delco

Más que la Historia, me gustan las viejas historias que huelen a asfalto, carreras y gasolina.